Artículo

¿Y después de las transiciones qué?

Las discusiones sobre el cambio democrático se han centrado demasiado en los sistemas electorales y de partidos y poco en la calidad del Estado que ha surgido de las transiciones a la democracia. De acuerdo con los índices elaborados por Polity Project, al menos 167 países en el mundo califican como democráticos por celebrar elecciones periódicas en situaciones predominantemente estables. Sin embargo, cuando se analizan otros factores, estas calificaciones son disparejas tomando el mismo conjunto de países, y aún más si consideramos a los latinoamericanos.

Democracia universitaria

En próximas fechas la UNAM, por medio de la junta de gobierno (órgano honorífico conformado por 15 destacados universitarios en sus respectivas áreas de especialidad), conducirá el proceso institucional, mediante el cual se habrá de llevar a cabo la renovación y designación del próximo Rector o Rectora número 15 desde que entro en vigencia la ley orgánica de 1945, como la referencia normativa más relevante que regula al día de hoy el funcionamiento de las principales estructuras de gobierno y de organización académica, con la que lleva a cabo las tareas sustantivas de investigación, clases

El Papa en su casa

Del 5 al 12 de julio, el Papa visitó Quito y Guayaquil en Ecuador, La Paz y la ciudad carcelera de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia y Asunción en Paraguay; celebró misas, pronunció veintidós discursos, aleccionó a dos presidentes que se creen revolucionarios, el muy católico Correa de Ecuador y el boliviano Evo Morales, y al presidente conservador del Paraguay.

Un asco, la política deportiva en México

Me llamó mucho la atención una nota publicada en Tijuana el pasado viernes que hablaba de Centro de Alto Rendimiento (CAR) construido durante la administración del gobernador Eugenio Elorduy Walther cuando yo era el responsables de la Conade y Saúl Castro del deporte de Baja California.

Las ruinas de Palmira

Desde que me enteré de que las hordas del Califato islámico habían entrado a la antigua ciudad donde reinó Zenobia a principios de la Cristiandad y que tarde o temprano la destruirían, como volaron los talibanes a los budas gigantes de Bamiyán hace más de una década, tomé del librero Las ruinas de Palmira (1791), del conde de Volney (1757–1820).

Donald Trump como Frankenstein

En circunstancias normales el lanzamiento de la campaña de Donald Trump hubiera sido un fracaso rotundo. El evento transcurrió entre lo ridículo y lo vulgar. El precandidato salió a escena desde una escalera eléctrica, al ritmo de una canción de Neil Young, uno de los músicos que más lo ha criticado. Durante su discurso se la pasó hablando de su propia fortuna y dejó en claro su muy particular entendimiento de las relaciones internacionales: “cómo no me va a gustar China, acabo de vender un departamento en 15 millones de dolares a alguien de China.” -dijo el multimillonario.

Síntomas de un mundo nuevo

El pasado lunes, la bolsa de Shanghai hizo temblar a la economía global al registrar una estrepitosa caída de 8.49 por ciento, lo cual generó un efecto dominó en el resto de los mercados, un fenómeno sin precedente desde 2008. Este nuevo “lunes negro” (otros en la historia han marcado inicios de crisis mundiales) hizo recordar que ya es una realidad el vaticinio hecho desde finales del siglo pasado, de que el futuro ya no es de las superpotencias, sino de varias potencias regionales, interconectadas por la economía. Para bien y para mal.

Lo incomprensible

“La educacion es la nueva revolución”, decía una manta que llevaron los jóvenes que hace unos días marcharon en la ciudad de México para protestar porque no fueron aceptados en una universidad pública.

Según mi entendimiento, eso significa que los jóvenes quieren estudiar y protestan porque no se les da la oportunidad. Y parte de la razón por la que no se les da es que, dado que no hay espacio para todos los que lo solicitan, se aplica un examen de admisión y los que responden mejor son los que ingresan.

Es nuestro México

Alguien me dijo en alguna ocasión que los países huelen. Y es cierto.

Por lo que me dicen, España huele a aceite de oliva y a cigarro. Yo no puedo distinguirlo pero es muy probable que sea así.

Recuerdo el olor de Gran Bretaña. Es una mezcla de carbón con vanguardismo y novedad.

Alemania y Suiza huelen a mantequilla y quesos. Recuerdo perfectamente el olor de los países nórdicos. Pareciera que permanentemente uno está comiendo salmón.

La fuerza determina el ataque

El ajedrez es un combate de ideas que combina espacio, tiempo y fuerza. El espacio es el tablero; el tiempo, las jugadas; la fuerza, las piezas. Entre estos tres componentes hay una relación dialéctica. Al comenzar la partida, ambos bandos tienen igualdad de fuerzas, pero durante la lid, quien las combina, potencia y coordina mejor, gana. La filósofa Concepción Arenal (1820- 1893) decía: “Las fuerzas que se asocian para el bien no se suman, se multiplican”.

Pages