07 | DIC | 2019

BMW armará sedán serie 3 en San Luis Potosí

17/06/2016
01:41
Sara CanteraEnviada
-A +A
La armadora alemana BMW anunció la fabricación del sedán de la Serie 3 en la nueva planta de San Luis Potosí, la cual inicia operaciones en 2019.

[email protected]

 

San Luis Potosí.— La armadora alemana BMW anunció la fabricación del sedán de la Serie 3 en la nueva planta de San Luis Potosí, la cual inicia operaciones en 2019.

La serie 3 es la gama más exitosa de la marca BMW desde hace más de 40 años. En 2015, la compañía vendió 444 mil vehículos Serie 3 en el mundo.

 

Durante la colocación de la primera piedra de la planta en San Luis Potosí, BMW detalló que la producción de la Serie 3 en México complementa la producción de la planta de BMW Group en Rosslyn, Sudáfrica, que en el futuro va a fabricar el nuevo BMW X3.

 

Oliver Zipse, integrante de la Junta Directiva de BMW AG para Producción, destacó que esta planta forma parte de la estrategia de crecimiento de la compañía en la región de Norteamérica.

 

“Desde 2011 comenzamos a buscar un terreno para ampliar nuestras operaciones en Norteamérica. San Luis Potosí compitió con Aguascalientes e Hidalgo y finalmente decidimos que sería San Luis Potosí porque forma un triángulo logístico entre la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara”, explicó Zipse.

 

Otros criterios que favorecieron la inversión en San Luis Potosí fueron la sólida red de proveedores en el estado, la calidad de los trabajadores locales, así como la infraestructura técnica y social.

 

BMW, que cuenta con 31 plantas de producción en 14 países, planea invertir alrededor de mil millones de dólares en la nueva planta, la cual va a crear mil 500 puestos directos de trabajo en 2019.

 

Zipse dijo que la planta tiene terreno para expandirse porque “no sólo se fabricará la Serie 3”.

 

Incentivos. Sobre los incentivos que se le ofrecieron a la armadora para instalarse, Gustavo Puente Orozco, secretario de Desarrollo Económico de San Luis Potosí, comentó que el gobierno local prometió a entregar una tierra preparada de 300 hectáreas con ciertas características, energía eléctrica, agua, gas natural, espuela de ferrocarril, oficinas temporales y exenciones de algunos impuestos.

 

Las exenciones fiscales incluyen impuestos estatales y municipales, impuesto a la nómina y predial.

 

Para dar estos incentivos, en diciembre de 2014, el estado pidió un préstamo de 750 millones de pesos, autorizado por el Congreso.

 

Algunas partes del convenio de incentivos se reservaron desde 2014 por siete años.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios