"Somos la automotriz número uno del país"

Habla Ernesto Hernández presidente y director general de GM México

Autopistas 13/11/2015 17:13 Actualizada 17:16
Guardando favorito...

General Motors cumple 80 años en México, en donde no sólo ha consolidado y extendido sus operaciones desde 1935 a diferentes partes de la República, sino que también se ha convertido en un referente de la industria automotriz con cuatro complejos, en el Estado de México, Coahuila, Guanajuato y San Luis Potosí, en las genera alrededor de 15 mil empleos directos e invierte 15 mil millones de dólares al año en proveeduría nacional.

Pero el camino no ha sido fácil, como nos platica Ernesto Hernández, presidente y director general de la compañía, desde su bunker en avenida Ejército Nacional. GMM sobrevivió a no sólo a la Segunda Guerra Mundial, también a cambios al decreto automotriz, a la apertura económica que dio paso de cinco grupos a la oferta de más de 40 marcas de autos, a tiempos de crisis, a la invasión de autos “chocolate” desde Estados Unidos y al cambio generacional de consumidores que ahora buscan más tecnología por menos dinero en sus autos nuevos.

Platíquenos de la historia y los éxitos de General Motors México

—Desde su llegada a México, General Motors se ha constituido como una de las empresas importantes, actor y protagonista de los muchos cambios que ha tenido el país, porque pasa por la Segunda Guerra Mundial donde el primer gran reto era mantener en operación una planta fuera de Estados Unidos y en ese momento General Motors toma la decisión no sólo de mantener a su plantilla laborable, sino además expandir las líneas de su producto como las bujías AC Delco o bujías AC, la línea de refrigeradores Figidaire y la contribución al mantenimiento de carros del ferrocarril, eso mantuvo a la planta en operación.

¿Dónde se instala la compañía por primera vez y qué otros cambios ha enfrentado?

—La misma llegada de GM que hizo una gran planta de producción en lo que hoy es Polanco, pero que en su momento era una zona muy alejada del centro de la ciudad, ese es un gran cambio, otro muy fuerte fue en los 60 con el decreto automotriz y GM invierte en Toluca. Después vienen tiempos de cambio y expansión hacia una zona que no tenía vocación industrial como Ramos Arizpe. Un cambio muy importante fue la apertura de la planta Silao y el cierre de Planta México que ya no podía operar en la Ciudad de México. Llega la expansión a San Luis Potosí y toda la renovación en manufactura con una nueva generación de motores pequeños y ahora con una fundición de aluminio.

¿Y en cuestión de vehículos, qué cambios son los más relevantes?

—Hay también una gran cantidad de éxitos, en su momento toda la línea AIX que se conocían como Citation, Celebrity, Century, vehículos muy exitosos e icónicos en el país. En su momento la llegada del Chevy, del que vendimos de un millón. Ese vehículo marcó un cambio de flexibilidad en nuestras plantas.

¿Cuál fue el primer auto que produjo General Motors en México ?

—El primer vehículo fue uno comercial, no hay referencia que pudiéramos equiparar al producto actual, pero sería un vehículo comercial, tipo los 75 o C60, fueron muy exitosos, una línea comercial que ha ido evolucionando hasta lo que hoy sería nuestra línea Silverado.

¿El modelo más exitoso de los que se han

producido en México?

—Podría ser el Citation, el Century, son vehículos muy exitosos, los Malibus de los 70 y 80, el Imapala fue un vehículo grande, apreciado, económico, el Chevy yo le tengo además de respeto un cariño muy especial, fue un vehículo icónico muy bien vendido en México. Hoy estamos de plácemes con el Aveo que es el vehículo más vendido en el país y lo producimos en San Luis Potosí, la Trax está teniendo muchísimo éxito, y otros importantes fueron el Cavalier y el Sunfire; había una dupla interesante, muy exitosos esos vehículos.

¿Cómo festeja GMM sus 80 años ; qué pueden esperar los seguidores de la marca?

—Hemos tenido muchos eventos varios de ellos de tipo público, muchos referentes tanto de periodismo, como de distribución, como de gobierno, varios agentes económicos han participado en diferentes eventos, hemos celebrado tanto en plantas como en oficinas centrales y en muchas locaciones. Estamos de fiesta todo este año en diferentes ubicaciones. Tenemos aquí la presentación de arte de dibujos y grabados mexicanos. Tenemos lanzamientos que han sido exitosos y anuncios de la llegada de nuevos productos como el nuevo Spark, el nuevo Malibu, la nueva S10, la nueva Colorado, así como el lanzamiento de la línea Cadillac ATS, CTS, en fin hay aspectos comerciales y culturales que hemos utilizado para celebrar los 80 años de presencia en México.

¿Cuánto ha invertido General Motors México durante esos 80 años en el país?

—No. En los últimos dos sexenios invertimos 11 millones de peso, pero la huella de GM a nivel manufactura, ingeniería, distribución de partes, oficina central, grupo financiero… es imposible de cuantificar; es un monstruo, es una empresa muy, muy grande, que da empleo a más de 15 mil personas de forma directa, que influye en la creación de más de 105 mil empleos, que tiene compras a proveedores arriba de los 14 millones de dólares, es la verdad una empresa grande que no tiene una forma de valuarse apriori.

¿Cuáles son sus expectativas como director general de GM hacía el futuro?

—Estamos muy optimistas, muy contentos, la posición que ha logrado GM a nivel de industria doméstica y de exportador es relevante, tenemos una participación superior al 18% muy en línea con el portafolio de productos que ofrecemos, con el tamaño de inversión que manejamos en el país, y esperamos mejorarla gradualmente, pero más importante es que estamos comprometidos con el bienestar de nuestros clientes, de nuestro país muy echados para adelante, invirtiendo, apostando por el futuro de México y comprometidos con la gente que tenemos.

 

Temas Relacionados
Guardando favorito...
 

Comentarios