“México está a la altura de grandes eventos”

Traer al país a la elite del golf mundial fue casi un milagro, dice el exitoso empresario
“ No hay una posibilidad para que se remueva el torneo del país”. Junto a Salinas Sada, estuvo Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la CDMX. Foto: NÉSTOR HERRERA. EL UNIVERSAL
02/03/2018
03:02
Ramón Treviño
-A +A

[email protected]

El golf empezó como un pasatiempo para Benjamín Salinas Sada, sin la idea de que un día estaría encargado de un Campeonato Mundial.

La primera ronda del WGC México Championship arrancó ayer con 65 profesionales dentro de la élite del PGA Tour. Con la experiencia del año pasado, cuando nada más hubo un margen de seis meses para organizar el torneo, el empresario afirmó que el cupo para el Club Chapultepec está totalmente vendido.

Salinas Sada, director general de TV Azteca, busca con el certamen en suelo mexicano dos objetivos locales y uno internacional: espectáculo deportivo, interés total en los valores del golf y una imagen positiva del país ante los ojos del mundo.

Desde muy pequeño, el ejecutivo de la televisora del Ajusco jugó mucho este deporte; los viajes familiares giraban alrededor de los campos. Cuando se dio la oportunidad de hacer de su pasión un negocio, fue un trayecto “cercano al milagro” para conseguir los derechos del WGC. La fortuna cayó en sus manos al momento de que Cadillac dejó de ser el patrocinador oficial, por lo que el Trump National Doral –propiedad del presidente de Estados Unidos, Donald Trump–, dejaría de ser sede.

—¿Cuál es la importancia de tener un WGC en el país?

“Hay dos ejes. Primero, el espectáculo como tal. Es increíble por sí solo tener a los mejores golfistas del mundo. [Segundo] lo más importante es crear interés. Que la gente se involucre, ya que por su integridad, podemos tejer a México; implementar valores, en diferentes formas, a la juventud”.

—¿Más de 227 países transmitirán el torneo, ¿se podrá dar una buena imagen de México?

“Lo más importante es que se dejan de decir malas noticias del país y se dicen las buenas. ¿Cuáles buenas? Que nuestro país está a la altura de este tipo de eventos y que los jugadores se van felices”.

—¿Qué fue lo más complicado para traerlo?

“No fue solamente complicado. La pura verdad es que fue cercano al milagro traer este torneo. El [Trump National] Doral lo tuvo por muchos años. Son espacios asignados en el tiempo. No es como que puedes dar una oferta mayor para quitarlo, eso no es posible. La ventana que se abrió y que, en ese momento, tuvimos el interés de fomentar el golf y que el PGA Tour estuviera dispuesto a traerlo a aquí”.

—Ya es el segundo año, ¿qué se aprendió de 2017 y que se espera para el fin de semana?

“En la primera edición, nadie sabía lo que iba a ser: ‘Un torneo de golf ¿qué es eso?’. Cuando ves todo el evento social y el espectáculo, sí crea un furor. Estamos completamente vendidos, lo cual también es sorpresa. El campo tiene una capacidad y no puede haber más de lo que hay. Lo que a nosotros nos interesa es ver niños. Ahí sí, estamos contentos”.

—Si el PGA Tour decide mudar el WGC a otro lugar, ¿estaría en todo su poder?

“No. No hay una posibilidad para que se remueva el torneo del país. Sí hay la oportunidad de renovarlo. Por lo que queda del tiempo [cinco año más], será el Club Chapultpec, por la logística”.

Salinas dio a conocer que hay varios patrocinadores interesados para poner su marca en el nombre del certamen.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS