Paco Jémez carece de ideas ante ausencias

El DT cementero no sabe qué hacer cuando no tiene a su tridente en el medio campo
El español dejó frágil la media y vino la goleada
16/10/2017
23:29
Édgar Luna Cruz
-A +A

[email protected]

Frase hecha en el futbol, pero contundente y cierta: “equipo que gana, repite”, y esto le había funcionado muy bien al Cruz Azul de Francisco Jémez, que durante nueve jornadas fue uno de los equipos, en lo que ha resultados se refiere, casi perfecto.

Fue sólo que le faltara una pieza, para que todo se cayera.

El medio campo fue el soporte del cuadro cementero. El tridente formado por el mexicano Rafael Baca, el chileno Francisco Silva y el argentino Gabriel Peñalba lo llevó de la mano hasta los primeros lugares de la competencia, a pesar de que podía ser catalogado de “corte defensivo”.

Jémez explicó al respecto: “Creo que son tres mediocampistas que son, digamos... 50 y 50, ninguno es totalmente defensivo y ninguno es totalmente atacante. Tenemos un equilibrio en ese aspecto y nos da mucha superioridad en la media, porque hacen llegar pelotas a [Ángel] Mena, [Edgar] Méndez y Felipe Mora”.

Mas no todo dura para siempre, sólo fue cuestión de que una pieza faltara para que La Máquina dejara de andar.

En la fecha 11, Cruz Azul visitó a Pachuca y en su alineación no apareció, debido a una lesión, Peñalba. El resultado fue más que evidente, primera derrota y por goleada (4-0). Sin el argentino, el español prácticamente cambió el esquema, con el Gato Silva sólo en la contención, y Rafa Baca ayudando más en labores de creación.

No funcionó.

En la siguiente jornada, la 12, la ausencia del tridente no se notó. El jugar sólo con Silva y Baca en la media cancha fue más que suficiente para golear a unos desahuciados Pumas (1-4).

Pero ante equipos de mayor prosapia, esto no iba a ser suficiente. Contra el América, Jémez pecó de “valiente”. Sin Silva, lesionado y Peñalba ya en la banca, dejó solo a Baca en labores de recuperación, lo que descubrió al equipo y propició la goleada de las Águilas (1-3).

Así, de ser uno de los equipos señalados para pelear por el título, Cruz Azul pasó nuevamente a pelear, pero por un lugar en la Liguilla. La incapacidad de su director técnico para solventar la ausencia de un sólo jugador, lo que rompió el tridente, fue suficiente para echar a perder un gran arranque de torneo, y ahora se piensa en si alcanzará para clasificar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS