Lupe y la ansiada vuelta olímpica

El ex lateral quería festejar en León, pero la gente estaba molesta
Castañeda pudo celebrar cuando regresaron a la Ciudad de México (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
07/12/2017
00:12
Édgar Luna Cruz
-A +A

[email protected]

Cuando terminó aquel partido en León hace 20 años, José Guadalupe Castañeda sintió que algo faltaba. La corona ya estaba en las cienes de Cruz Azul; el trofeo era levantado por su capitán Carlos Hermosillo, pero algo tenía vacío a Lupillo, “no hemos dado la vuelta olímpica”, dijo cuando se dio cuenta.

Así que comenzó a arengar a sus compañeros, pero hubo una voz “con autoridad y sabiduría, la de Carlos, quien me dijo: ’La gente está enojada Lupe, hay que tomarlo con calma’”.

A pesar de eso, Lupe insistió: “voy a dar la vuelta olímpica”. Pero para que eso se diera, la historia tuvo que escribirse. “El partido de ida”, recuerda, quien también apodan Lucas, “terminó calientito. Hubo un expulsado de León [Fabián Prátola], así que las cosas quedaron encendidas”.

La vuelta, “la teníamos que ganar... Tuvimos varias opciones, una de [Juan Francisco] Palencia, no sé con qué le pegó el güey... La tenía clarita para meterla y se acaba todo, todo”, aún se lamenta al recordarlo.

Para ser campeón había que sufrir... “Vino una jugada de Missael [Espinoza], se quitó al Conejo y tenía la cabaña abierta, tiró a la portería y llegué a cortarla, la salvé en la línea” y ahí vino la recordada reacción de Lupillo, “estaba tan encendido, esa final no la podíamos perder, que acabando la jugada le pegué una patada a los anuncios, y no sé de dónde me cayó una mandarina, lo primero que pensé fue aventarla a la tribuna, porque se habían metido mucho conmigo, pero la pensé mejor..., y con quién me desquité fue con el Conejo le di un madrazo al pobre”.

Y llegó aquella jugada, la artera agresión de Ángel David Comizzo sobre Carlos Hermosillo, que derivó en el penalti que a la postre dio el gol del título. Hace 20 años ya.

Pero Castañeda no lo vio, “Brizio ya me había expulsado, creo que fue rigorista lo que hizo, pero bueno”. Para los festejos regresó a la cancha y fue ahí donde dio su vuelta olímpica, la última que ha dado Cruz Azul desde hace 20 años, y ha llegado a una conclusión, “nos ha faltado ser matones, ir ganando por un gol e ir por más y más, no dejar que el rival se levante. Son detalles los que faltan para que Cruz Azul vuelva a dar su vuelta olímpica”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios