Joseph Blatter tacha de ridícula acusación de acoso

Hope Solo, de 36 años, acusó al antiguo dirigente del fútbol mundial de "tocarle el trasero"
AFP
11/11/2017
19:59
AFP
-A +A

"Ridícula y absurda": el expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, rechazó con rotundidad este sábado la acusación de agresión sexual vertida en su contra por la aquera estadounidense Hope Solo, una de las grandes figuras del fútbol femenino.

Hope Solo, de 36 años, acusó al antiguo dirigente del fútbol mundial, de 77 años en el momento de los hechos acusatorios, de "tocarle el trasero" durante la ceremonia de entrega del Balón de Oro 2013 en Zúrich.

"Esa acusación es ridícula, es absurda", reaccionó Joseph Blatter, interrogado por la AFP.

"Joseph Blatter me tocó el trasero. Fue en una entrega del Balón de Oro, justo antes de que subiera al escenario", declaró Solo en una entrevista que el semanario portugués Expresso publica este sábado y de la que salieron algunos extractos en su web el viernes.

Hope Solo, campeona del Mundo y dos veces medallista de oro olímpico, que se hallaba esta semana en Lisboa para participar en el Web Summit, afirmó a Expresso que este tipo de situaciones eran habituales en el fútbol femenino.

Ese tipo de comportamiento "es frecuente. Así lo he constatado a lo largo de mi carrera. "Espero que más deportistas se atrevan a hablar. Es algo fuera de control, no solo en Hollywood, sino en todas partes", denunció la veterana jugadora de 36 años, en referencia a los numerosos casos de agresiones y abusos sexuales que se están destapando tras las denuncias contra el productor Harvey Weinstein.

"Una parte de esos agresores mantienen sus trabajos y siguen incurriendo en esos actos", prosiguió Solo.

"Yo misma tuve malas experiencias con jugadoras que siguen en la selección", confesó.

"Creo que es importante destacar que eso no sólo ocurre con hombres blancos y con poder. Puede pasar en cualquier ambiente, entre mujeres, en cualquier lado", añadió la portera.

Joseph Blatter, de 81 años, tuvo que dimitir de su puesto de presidente de la FIFA en plena oleada de escándalos en 2015, después de 17 años al frente.

El suizo fue suspendido 6 años, de "toda actividad ligada al fútbol" por la justicia interna de la FIFA por un controvertido pago de 2 millones de francos suizos (1,8 millones de euros), a su antiguo amigo y aliado Michel Platini.

Pero esta suspensión no le impedirá acudir a Rusia en unos meses para asistir al Mundial-2018, a "invitación" del presidente ruso Vladimir Putin, así como confirmó a la AFP a finales de octubre.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS