Maestría contra juventud

Los quarterbacks veteranos, con currículum en Playoffs, son favoritos en sus duelos divisionales
ESPECIAL
09/01/2018
00:57
Ariel Velázquez / Enviado
-A +A

[email protected]

Cuando Tom Brady disputó su primer partido de postemporada en enero de 2002, Marcus Mariota tenía ocho años de edad y soñaba con jugar algún día en la NFL.

El sábado por la noche, Brady (40 años) y Mariota (24 años) protagonizarán el juego de Playoffs con la mayor diferencia de edades entre quarterbacks y partidos disputados en instancias finales.

Un choque de experiencia contra juventud que se extenderá al resto de los compromisos divisionales de este fin de semana.

Drew Brees de los Saints de Nueva Orleans, con una docena de juegos de postemporada, viaja a Minneapolis para enfrentar a los Vikings, con los que Case Keenum hará su debut.

Ben Roethlisberger de Pittsburgh (20) vs. Blake Bortles de Jacksonville (1).

Matt Ryan de Atlanta (9 ) contra Nick Foles de Philadelphia (1), completan el cuadro.

En cada juego, hay un pasador experimentado de un lado y un recién llegado en el otro. Un viaje de nostalgia por las olas bravías de la juventud.

Cuando Mariota llegó a la liga, Brady acababa de conseguir su cuarto triunfo de Super Bowl.

En aquella tarde de enero de 2002, Brady comenzó a construir su legado que hasta ahora incluye 25 triunfos en postemporada (la mayor cantidad en la historia).

La experiencia cuenta, algo que fue evidente en la victoria de primera ronda de los Falcons en Los Ángeles. Ese juego enfrentó a un equipo que venía de una experiencia de Super Bowl, aunque un colapso histórico en la segunda mitad, y un club que no había jugado en la postemporada desde 2004.

A excepción de los Saints, el resto de los equipos que cuentan con un quarterback veterano con currículum en Playoffs son favoritos en su duelo.

Brees intentará derrumbar las pretensiones de los Vikings de jugar el SB en casa.

El pasador de Nueva Orleans es un futuro miembro del Salón de la Fama, donde es casi un hecho lo acompañarán Tom Brady y Ben Roethlisberger cuando se retiren y muy probablemente Matt Ryan.

Los Jaguars están buscando sorprender al mundo por segunda vez, luego de una victoria por 30-9 en Pittsburgh en octubre cuando regresaron dos intercepciones de Roethlisberger para touchdowns. Fue después de ese juego que el ganador del Super Bowl pensó que podría ser el fin de su carrera.

Los Eagles a pesar de terminar como el equipo uno de la Conferencia Nacional, no son favoritos y en gran medida es a que Nick Foles es quien está en los controles. Enfrente Ryan, quien si bien no ha ganado un título de Super Bowl, cuenta con un expediente que lo sitúa para jugar su segunda final de la NFC consecutiva.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS