A 42 años de la emblemática atrapada de Lynn Swann

Con 3:02 minutos restantes en el último cuarto, Lynn Swann realizó una de las mejores atrapadas en la historia del Gran Domingo
A 42 años de la emblemática atrapada de Lynn Swann
Tomada de @NFLhistory
18/01/2018
20:22
Ciudad de México
Alfonso García Viñas
-A +A

Hace cuarenta y dos años, los Pittsburgh Steelers ganaban su segundo Super Bowl en la historia de la franquicia, y por segunda vez consecutiva. Lynn Swann hizo una atrapada histórica ese 16 de enero de 1976.

La campaña en cuestión, la de 1975, estuvo marcada por un equipo contundente, basado en su férrea defensa, la Cortina de Acero, que se mantuvo implacable a lo largo de la temporada regular, terminando el año con una marca envidiable de 12-2.

En playoffs vencieron a los Colts de Baltimore y después a los Oakland Raiders para ganar su boleto al Super Bowl número 9 celebrado en Florida. Frente a ellos llegó el equipo de los Dallas Cowboys, quienes contaban con un futuro miembro del Salón de la Fama: Roger Staubach.

La gran final fue muy cerrada durante los primeros dos cuartos, Dallas se fue con la ventaja al medio tiempo de 10-7; hubo mucho juego terrestre por parte de ambos equipos. Para el tercer cuarto, ambos equipos parecían nerviosos y con demasiado respeto uno por el otro, dejaron el marcador sin movimiento; fue hasta los primeros minutos del 4° cuarto cuando con dos anotaciones por patada, los Steelers subieron en el marcador.  
 

Con una desventaja de 15-10, los Cowboys entregaron el balón a los Steelers con 4:25 por jugar. Tras dos downs infructuosos, Pittsburgh ante una tercera oportunidad, mandó atracción a su defensa, y fue cuando Lynn Swann junto a Terry Bradshaw realizaron una de las jugadas más emblemáticas en la historia de la NFL. Swann recorrió su ruta para lograr atrapar el balón sobre Mark Washington, haciendo malabares antes de asegurar el balón y el triunfo para su equipo. Si bien, la atrapada es memorable, fue fugadas antes que el mismo Swann logró una recepción de 64 yardas para el touchdown que les dió la ventaja final: 21-17.

Lynn Swann no solo logró la fantástica atrapada, respaldada por 161 yardas en cuatro pases, sino que se convirtió en el primer receptor (WR) en ser premiado como jugador más valioso (MVP) en un Super Bowl.

A pesar de las siguientes cuarenta y dos ediciones del Gran Partido, ninguna jugada ha logrado trascender en tiempo y épocas como la de aquella que le dio el campeonato a una dinastía como lo fueron los Pittsburgh Steelers y su “Cortina de Acero”.

agv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS