El pitcheo, la clave para el sexto juego de la Serie Mundial

Los Dodgers rechazaron a Justin Verlander; hoy, en pleno Halloween podría ser su pesadilla
AFP. Houston está a un juego de coronarse en Grandes Ligas.
31/10/2017
16:31
Ariel Velázquez / Enviado
-A +A

Los Ángeles.- Alguna vez Diego Armando Maradona dijo “la pelota no se mancha”, pero nunca definió de qué pelota hablaba porque en plena Serie Mundial a la bola de 108 costuras la traen más sucia que un trapo de fonda al señalar que el cuero de la superficie es diferente al utilizado en toda la temporada y las puntadas de hilo rojo más angostas.

En una semana la pelota fue clasificada como el enemigo público número uno de los pitchers y ¡cómo no! si en cinco juegos del clásico de otoño se han conectado 22 cuadrangulares que han avergonzado a los lanzadores millonarios que para exculparse decidieron “echarle la bolita” a la pelota, que total, no habla y por lo tanto no se puede defender.

Justin Verlander es el serpentinero de mayor jerarquía que acuda a Grandes Ligas de modificar la pelota en beneficio de la ofensiva.  

En pleno Halloween, Verlander puede ser la pesadilla de los Dodgers. El lanzador de Astros con una victoria provocaría que el público de Houston festeje su primer título de Serie Mundial y de paso llenaría de arrepentimiento a la gerencia de Los Ángeles, que no lo quiso cuando les coqueteó. 

La clásica historia de cuando uno quiere, el otro no para después llegar al arrepentimiento como en el amor.

Verlander quería ser un Dodger. Ver a su prometida Kate Upton, con la que vive en Beverly Hills, usar la tradicional gorra azul y él lanzar en Dodger Stadium un parque amigable con los pitchers.

Un buen partido es Verlander, pero que fue rechazado por la gerencia del equipo que en estos momentos está rogando porque el derecho no suba a la loma disfrazado de Cy Young o les habrá echado a perder otro años sin campeonato y con gastos de 250 millones de dólares.

Los Dodgers no quisieron tomar el contrato de 56 mdd que tenía Verlander con los Tigers de Detroit y en su lugar tomaron a Yu Darvish, quien en una sola entrada fue vapuleado con seis hits y cuatro carreras  en el Juego 5 en Minute Maind Park.

Ahh, mala selección de pareja ¿dónde escuche eso antes?

Volvamos al beisbol y Verlander.

El novio de Upton tiene marca de 4-0 con una efectividad de 2.05 en cuatro aperturas y una aparición en relevo en la postemporada, y 9-0 con una efectividad de 1.53 desde que fue canjeado a Houston, aunque también hay que recordar que nunca ha ganado una Serie Mundial y en 2006 perdió el Juego 5 con los Tigers que vieron coronar a los Cardinals de San Luis.

"He esperado toda mi vida por esto", dijo Verlander. "Es todo lo que siempre quise. Sueñas con una noche como esta ''.

Hoy podrá ser la noche del campeonato de Verlander y los Astros para bautizar el día como Masacre en Los Ángeles, por todas las cabezas que rodarán por contratar a Verlander cuando él quería.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS