Se encuentra usted aquí

México celebra el Moonwatch

La familia Omega tuvo una velada única, donde coleccionistas y expertos se unieron para conversar acerca de una de las piezas icónicas no sólo de la firma, sino de la relojería entera.
Speedmaster Moonwatch, primer reloj en llegar a la luna (1965).
01/02/2018
19:55
Israel Pompa-Alcalá
Ciudad de México
-A +A

omega-3_1.jpg
Petros Protopapas, Director del Museo Omega, y Jairo Solano, Director de Omega México.

Omega y el Club de Lectores de Tiempo de Relojes convocaron a 20 coleccionistas a una velada en el restaurante Cipriani de Polanco, en la Ciudad de México, para celebrar a uno de los grandes iconos de la relojería: el Speedmaster, también conocido como Moonwatch.

omega-2_0.jpg
Los coleccionista Moisés Pérez Peñaloza, José Ramón Mariel, Moisés Pérez Grimaldo.

Y es que el Speedmaster es un reloj que fascina por la riqueza de su legado e historia. Para conocer sus secretos, la firma presentó como invitado de honor a Petros Protopapas, Director del Museo Omega, quien compartió varias anécdotas respecto a la  la colección Speedmaster.

omega-4_1.jpg
Antonio Carranza Mena y Francisco Fuentes Villalón, también coleccionistas.

Protopapas ha compilado varios documentos que explican cómo el modelo se convirtió en el elegido por la NASA para llegar a la superficie lunar en la misión del Apolo 11, al ser portado por Buzz Aldrin, segundo al mando de la misión.

omega-8.jpg
Petros Protopapas en su exposición a los asistentes a la velada.

Durante la primera parte de la noche, Petros presentó a los asistentes las copias de algunos archivos históricos, como la convocatoria oficial de la NASA, donde aparecen los nombres de las marcas concursantes, entre las que destacan Rolex, Longines, Mido, Bulova y, por supuesto, Omega. 

Protopapas también mostró las pruebas a las que fueron sometidos los relojes, que consistían en medir su resistencia en rubros como temperatura (bajos y altos grados), presión atmosférica, humedad, exposición masiva al oxígeno, golpes, aceleración, descompresión y vibración. Se dice que la mayoría de las piezas terminaban hechas añicos, excepto los Speedmaster de Omega, de ahí que la NASA eligiera al modelo como el reloj oficial de la misiones espaciales estadounidenses.

1957-omega.jpg
El primer Speedmaster de la historia, conocido como Broad Arrow (1957).

Pero el hecho de haber resistido las duras pruebas espaciales no fue asunto de generación espontánea, sino resultado del trabajo de la marca. En 1957, 12 años antes de la llega del hombre de la Luna, Omega presentó el primer modelo de la familia, llamado Broad Arrow, en referencia a sus llamativas agujas. Además de este detalle visual, también fue el primer cronógrafo de la historia en presentar la escala taquimétrica en el bisel. Esta pieza se convirtió en herramienta fundamental para los pilotos de carreras, pues les permitía medir sus tiempos con precisión, al tiempo que la legibilidad, durabilidad y uso resultaron óptimos para las exigencias de las competencias.

1959-omega.jpg
Speedmaster Segunda Generación (1959).

Cinco años después llegaría la "prueba beta" del Speedmaster en el espacio, pues la segunda generación del modelo (1959) fue utilizada por el astronauta Walter Schirra en la misión Mercury-Atlas 8 de 1962. El reloj introdujo el bisel negro de aluminio.

1963-omega.jpg
Primer Speedmaster en pasar todas las pruebas de la NASA (1963).

En 1963, otro Speedmaster se convirtió en el primer reloj capaz de superar todas las pruebas impuestas por la NASA, con lo cual se convirtió en prototipo de la versión 1965, misma que llegaría a la luna y presentaría una caja asimétrica como principal innovación. Esta modificación fue realizada para proteger la corona y los pulsadores.

1965-omega.jpg
Speedmaster Moonwatch, primer reloj en llegar a la luna (1965).

Una de las versiones más recientes del Speedmaster, nombrada Racing Master Chronometer y lanzada en 2017, recupera el estilo característico del modelo de 1968, además de rememorar sus prestaciones automovilísticas, con lo cual queda claro el respeto de los artesanos actuales por la tradición y sus raíces. 

2017-omega.jpg
Speedmaster Racing Master Chronometer (2017).

De regreso a la cena (y ya que hablamos de rendir tributo a los códigos originales de la casa), los organizadores pidieron a los invitados que, como código de etiqueta, llevaran una pieza Omega de su colección particular, con el fin de intercambiar impresiones de sus posesiones durante la velada, al tiempo que Petros contestaba cualquier duda o contaba anécdotas de los relojes presentados. Durante esta dinámica, uno de los coleccionistas mostró un reloj de bolsillo que impactó a Protopapas, pues como señaló el Director del Museo, el mecanismo del guardatiempo es una auténtica excentricidad porque se ha dejado de producir. Su emoción fue tal que externó sus ganas de abrir el reloj para comprobar su belleza y singularidad, pero lamentablemente no llevaba con él la herramienta adecuada para hacerlo.

omega-5.jpg
Nino Aloisi, gerente de retail de Omega México,  Antonio Carranza Mena y Francisco Fuente Villalón.

Petros, en un ambiente cordial, instó a los presentes a hacerle más preguntas sobre la marca. Los coleccionistas, siempre ávidos de noticias, cuestionaron lo que vendría en el futuro, particularmente sobre si existiría en el futuro cercano un smartwatch Omega. La respuesta de Petropapas fue contundente: no existen planes por ahora de ello, pues la casa está concentrada en las especialidades mecánicas. El argumento fue apoyado por los asistentes, pues coincidieron en que uno de los factores que convierte a Omega en una marca líder del sector, es su maestría mecánica.

omega-4_2.jpg
Carlos Alonso, Petros Protopapas y Jairo Solano, Director de Omega en México.

Para finalizar, Carlos Alonso, Director General de Tiempo de Relojes, invitó a los presentes a tomarse una fotografía conjunta donde pudieran dejar constancia de esta reunión, que sirvió  para afianzar los lazos de la familia Omega en México.

omega-6.jpg
La familia Omega México unida.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios