Jaeger-LeCoultre Polaris reinterpreta la elegancia deportiva

Cinco nuevas piezas evolucionan un modelo icónico de la firma de Le Sentier reconocido como uno de los relojes vintage más cool. Los nuevos guardatiempos convierten los códigos de Memovox Polaris de 1968 en algo superlativo.
Jaeger-LeCoultre Polaris Chronograph WT
18/01/2018
12:12
Israel Pompa-Alcalá
Ciudad de México
-A +A

El modelo Memovox Polaris de 1968 es, para Jaeger-LeCoultre, uno de los relojes vintage más cool que existen. Y no lo dicen sólo por ser los creadores, sino por sus características: su rareza, la introducción de una alarma mecánica, los discos que hacen funcionar dicha función, el fondo de la caja (que en algunos casos tiene 16 agujeros distribuidos de forma circular) y hasta su disponibilidad, pues sólo se hicieron 1,714 piezas (algunas de ellas todavía disponibles para los coleccionistas).

La Manufactura, inspirada por este guardatiempo, lanza una colección que resulta más que un simple homenaje, pues se trata de piezas que convierten los códigos de dicho reloj en algo superlativo. La nueva colección Polaris está conformada por un reloj automático de tres agujas, un cronógrafo, un cronógrafo worldtimer, un reloj llamado Jaeger-LeCultre Polaris Date y otro nombrado Jaeger-LeCoultre Polaris Memovox. Veamos a detalle cada uno de ellos.

Jaeger-LeCoultre Polaris Automatic

jlc-1_1.jpg

La primera pieza de la colección incorpora dos coronas: una para el ajuste de las horas y otra para hacer girar el bisel interno. Esta última está inspirada en los relojes de buceo, mismos que se caracterizan por simplificar el control del tiempo durante la inmersión. Las coronas, exclusivas de esta colección, llevan la silueta icónica de la casa. Su diseño deportivo es equilibrado por una esfera de carácter refinado.

jlc-2_1.jpg

41 mm, acero inoxidable, movimiento automático calibre Jaeger-LeCoultre 898/1, reserva de marcha de 40 horas, funciones de horas, minutos y segundos, esfera negra o azul océano, ambas con tratamiento soleado, granallado y opalino e inmersión al agua hasta 100 m.

Jaeger-LeCoultre Polaris Chronograph Acero

jlc-3.jpg

Como muestra de su estrecho lazo con los deportes motor, este reloj está equipado con un bisel de escala taquimétrica, que permite calcular la velocidad de una distancia dada, con lo cual se coloca como herramienta ideal para entrenamientos en competición o controlar la velocidad en autopista. Para hacerlo aún más preciso, los pulsadores se han replanteado para ofrecer una manipulación práctica y fácil. El bisel estrecho permite abrir visualmente la esfera para una mejor legibilidad. Sus índices triángulo de gran tamaño prometen una lectura más rápida.

42 mm, acero inoxidable, movimiento automático calibre Jaeger-LeCoultre 751, reserva de marcha de 65 horas, funciones de horas, minutos, segundos y cronógrafo, esfera negra o azul océano (con el mismo tratamiento que el Polaris Automatic, que se repite en el resto de la colección) y hermeticidad de 100 m.

Jaeger-LeCoultre Polaris Chronograph Oro Rosa

jlc-9.jpg

Único modelo de la colección manufacturado en un metal precioso. Está dotado con una bella esfera antracita, así como una masa oscilante también construida con oro rosa.

42 mm, movimiento automático calibre Jaeger-LeCoultre 751, reserva de marcha de 65 horas, funciones de horas, minutos y segundos, función de cronógrafo, escala taquimétrica, tratamiento soleado, granallado y opalino en la esfera y resistencia al agua de 100 m.

Jaeger-LeCoultre Polaris Chronograph WT

jlc-4.jpg

Este reloj lo tiene todo: calibre de cronógrafo manufactura, hora universal, dos pulsadores de cronógrafo, segunda corona a las 10 h que dirige el disco giratorio de las ciudades, el cual permite leer la hora en 32 sitios distintos. La función de hora universal puede ser complicada de leer, por ello el guardatiempo ofrece un generoso diámetro de 44 mm.

Caja de titanio, movimiento automático calibre Jaeger-LeCoultre 752, reserva de marcha de 65 horas, funciones de horas, minutos y segundos, cronógrafo, esfera negra o azul y hermeticidad de 100 m.

Jaeger-LeCoultre Polaris Date

jlc-7.jpg

Pieza que adopta los códigos de su ancestro para conectarse con el ADN de 1968: SuperLuminova color vainilla, triángulo e índices trapecio combinados con dígitos arábigos, minutería ferrocarril y fecha a las 3 horas. La caja lleva un cristal abombado que evoca la inspiración vintage. El fondo de la caja lleva un grabado que simboliza una escafandra, similar a la que ostentaba el modelo del 68.

Caja de acero inoxidable, 42 mm, movimiento automático calibre Jaeger-LeCoultre 899/1, reserva de marcha de 38 horas, funciones de horas, minutos y segundos, fecha, bisel interior giratorio, esfera negra y estanqueidad de 200 m.

Jaeger-LeCoultre Polaris Memovox

jlc-10.jpg

Limitado a 1,000 piezas, este reloj lleva una función de despertador única, como la que hizo célebre al modelo de los sesenta. Posee tres coronas: una para el despertador (arriba), otra para el bisel interior giratorio (en medio) y la última para ajustar la hora (abajo). Los detalles vintage en la esfera también están tomados del modelo original. Su calibre es descendiente directo del primer movimiento para reloj automático con despertador creado por la casa.

Caja de acero inoxidable, 42 mm, movimiento automático calibre Jaeger-LeCpultre 956, reserva de marcha de 44 horas, funciones de horas, minutos y segundos, fecha, esfera negra, hermeticidad de 200 m y correa de caucho con una hebilla desplegable inédita.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS