Chopard presume músculo rumbo a Baselworld

Del circuito de carreras a la pasarela, pasando por la relojería más sofisticada y hedonista. Las novedades de Chopard evolucionan sus líneas más emblemáticas. Mille Miglia, Happy Sport y L.U.C sorprenden para seguir seduciendo a los aficionados a la firma suiza independiente
Mille Miglia Racing Colours Speed Yellow
Mille Miglia Racing Colours Speed Yellow representaba a los pilotos de Bélgica.
14/03/2018
09:26
Yolanda Ruiz
Ciudad de México
-A +A

La triada virtuosa de Chopard comienza con la nueva colección Mille Miglia Racing Colours. La propuesta de esferas coloridas se viste de los tonos Rosso Corsa, Speed Silver, British Racing Green, Vintage Blue y Speed Yellow, que se atribuyeron a las naciones que competían en los inicios de las carreras automovilísticas más célebres.

Para celebrar el 30 aniversario de la asociación entre Chopard y la Mille Migila, la nueva colección incluye cinco relojes que son una reedición de una línea histórica de la firma ginebrina, con esferas únicas para los gentlemen drivers coleccionistas. Estas carátulas rinden homenaje a la edad de oro del deporte motor y a una competencia exclusiva: la Mille Miglia, conocida como la carrera más bella del mundo.

chopard-7.jpg

Desde hace tres décadas, los corazones de Chopard y la Mille Miglia laten al mismo ritmo gracias a la pasión por los autos clásicos de Karl-Friedrich Scheufele, co-presidente de la firma helvética. Esta unión que se selló en 1988, cuando Chopard se convirtió en socio y cronometrador oficial del rally de la carrera, inspiró la creación de una colección de relojes del mismo nombre. Cada primavera el prestigioso rally reúne a más de 400 coches históricos que compiten en un trayecto de mil millas entre Brescia y Roma.

chopard-13.jpg

La adjudicación de colores tiene su origen en los primeros años del siglo pasado. Para distinguir la nacionalidad de los pilotos, se les designaba un color por país. El rosso scuderia italiano, el british racing green inglés, el gris de las flechas de plata alemanas, el amarillo de la bandera belga y el azul de los Bugatti y Talbot para Francia. Ésta es la explicación de los colores históricos de los bólidos. Que los Ferrari sean rojos o los Aston Martin verdes no es fruto del azar, sino de esta tradición.

chopard-15.jpg

Estos Mille Miglia Racing Colours son cronógrafos con caja de 42 mm en acero y están limitados a 300 piezas por tonalidad. Su mecanismo late a 28,800 alt/h, garantiza 42 horas de reserva de marcha y presume certificado COSC.

chopard-5.jpg

Los Mille Miglia Racing Colours están inspirados en los bólidos que compitieron en las Mille Miglia de los años 1927 a 1940. Las esferas ofrecen una perfecta legibilidad nocturna gracias a la luminiscencia de los grandes números árabes y las manecillas. Tanto la delicada tipografía, en cursiva, como los contadores se han inspirado en los cuadros de a bordo de finales de los años 1920 y destacan por su tono plateado. El segundero presenta un extremo de color rojo vivo. El logotipo de la Mille Miglia, tambièn rojo y en forma de flecha, está en el centro de la esfera, a las 12 h. A las funciones del cronógrafo se añaden el taquímetro y la fecha.
 
PROPUESTA MECÁNICA FEMENINA

Chopard ha sostenido su prestigio sobre su savoir faire y sus pasiones. Los Mille Miglia nacieron de la devoción de Karl-Friedrich Scheufele. Su hermana Caroline, también co-presidenta de la casa, convirtió su concepto alegre de la vida en un colección exitosa que cumple 25 años este 2018.

El concepto Happy Diamonds conquistó las muñecas femeninas desde 1993. Ahora año inicia una nueva época con un mecanismo automático hecho en casa que lo dota de elevadas cualidades técnicas. Así ha nacido Happy Sport Manufacture. La técnica se ha vestido de luz y cadencia. Alta mecánica con las dosis exactas de feminidad.

Chopard y su primer calibre de manufactura para la colección Happy Sport se expresa en madreperla, diamantes y colores pastel. Un ejercicio estilístico para crear estos relojes haute couture.

chopard-1.jpg

Todo empezó en 1993, cuando Caroline Scheufele diseñó un reloj deportivo basado en una asociación sorprendente: el acero y los diamantes. Femenino y técnico, lúdico y radical, lujoso y moderno, el nuevo modelo que se declina en tonos blanco, rosa y azul late con un movimiento automático propio que lo encumbra al Olimpo mecánico.

Además, las esferas ultradelicadas están animadas por la fascinante presencia de los cinco diamantes móviles, ligeros e inocentes, que giran al menor movimiento de muñeca. Un espectáculo de un baile infinito que transmite alegría y felicidad. La magia se concentra en una caja de 30 milímetros en oro rosa o acero, una esfera de nácar perlado y un bisel con o sin diamantes.
 
EL HEDONISMO SE LLAMA L.U.C QUATTRO

Para terminar, la sofisticación de la técnica se manifiesta en un nuevo integrante de la colección L.U.C Quattro. Este reloj, que late con el mecanismo automático L.U.C 98.01-L, tiene una reserva de marcha de 9 días (216 horas) gracias a cuatro barriletes. También tiene certificado COSC y Punzón de Ginebra.

Este año se renueva con una nueva carátula de plata con acabados satinados en vertical que se combina con una caja de oro rosa de 43 milímetros. Con sus nuevas correas de piel de becerro, su estilo distinguido rompe los códigos y actualiza su diseño con sutiles detalles que dan un estilo depurado, elegante y distintivo. El nuevo L.U.C Quattro es un accesorio hedonista, sólo para el gentleman contemporáneo.
chopard-4.jpg

Este lanzamiento tiene a las 6 horas una subesfera, característica del L.U.C Quattro, que incluye el segundero pequeño y la indicación de la fecha mediante una aguja. A las 12 está situado el indicador de la reserva de marcha con forma de abanico abierto a 180 grados. El minutero se ve acentuado por dos grandes números árabes situados a las 3 y a las 9, y los índices en aplicaciones azuladas. Es una edición limitada de 50 piezas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS