Bell & Ross, cuestión de códigos

Bruno Belamich, director creativo de Bell & Ross, ha sido capaz de imaginar un mundo propio de vehículos que sirven como base para el diseño de los relojes de la marca. Si no hay un camino, lo mejor es crearlo tú mismo.
20/03/2018
14:35
Andrés Moreno
Ciudad de México
-A +A

Algunos creadores independientes dicen que empezaron a hacer relojes porque no encontraban lo que ellos querían en el mercado. Un razonamiento similar ha tenido que venir a la mente de Bruno Belamich, director creativo de Bell & Ross, cuando decidió que él mismo diseñaría los vehículos que inspiraran sus relojes. Lo ha vuelto a hacer con el BR-Bird, avión surgido de su mundo interior como antes ocurrió con la motocicleta B-Rocket (2014) y el súperdeportivo Aéro GT (2016).

Belamich demuestra que la imaginación es capaz de autoalimentarse. En este sentido, es como un artista que da vida a la musa que nunca ha a llegado a conocer o un cocinero que inventa los ingredientes que necesita para su plato soñado.

bellross-4_0.jpg

Recordemos que él no es un director creativo común. Con Carlos Rosillo, su amigo de la juventud, Belamich creó Bell & Ross en 1992 para hacer de su pasión compartida por los relojes un modo de vida. Una pasión a la que un joven Bruno llegó de la mano de su interés por la tecnología y el diseño provenientes de Japón.

Ese país era el destino soñado de todo adolescente a comienzos de los años 80. Y es que quién no deseaba conocer en persona el lugar donde se fabricaban los objetos más extraordinarios del momento, quizá vistos en la televisión o en las revistas sobre la Exposición Internacional realizada en Tsukuba (1985).

Bruno tuvo la oportunidad de viajar a Asia más tarde, cuando el servicio militar le llevó a Nueva Caledonia y aprovechó ese desplazamiento de dos años para conocer, entre otros sitios, Hong Kong. Allí se estableció seis meses en los que trabajó en una agencia de diseño.

br-5_0.jpg
Bruno Belamich y Carlos Rosillo

Belamich cada vez tenía más claro que su carrera creativa se encaminaría hacia los relojes y, al regresar a Europa, consiguió empleo en Sinn, la firma alemana especializada en instrumentos profesionales. Esa experiencia fue el trampolín para comenzar después su propia firma con Rosillo.

Apoyado por el éxito que esta aventura tan personal ha conseguido y con la única ayuda de un lápiz y un cuaderno, Bruno decidió volver la vista a su interior y reconocerse en aquel niño capaz de dibujar motos fantásticas, los coches más rápidos del mundo y aviones que desafían las leyes de la física. Porque, ¿alguien se imagina a un niño dibujando relojes, sillas o lámparas, la clase de objetos que trazan los diseñadores para ganarse la vida cuando son adultos?

Visto de este modo, los atractivos guardatiempos BR V1-92 y BR V2-94 Racing Bird de Bell & Ross —limitados a 99 ejemplares— son la clase de cosas que hace un adulto, mientras el BR-Bird es la inspiradora creación de un niño, aunque ambos sean la misma persona.

Cuestión de códigos

bellross-1.jpg

Como es habitual en Bell & Ross, las ediciones limitadas en la línea BR V llegan por partida doble, con una versión básica de tres agujas y otra con cronógrafo. La serie Racing Bird ya responde al nuevo sistema de código establecido por la marca el año pasado, donde la primera secuencia de letras y números hace referencia al diámetro del reloj (BR V1 para los relojes de 38.5 milímetros y BR V2 para los de 41 milímetros) y la segunda numérica para el tipo de calibre (92 tres agujas y 94 cronógrafo).

Dicho esto, las características son similares a otras ediciones recientes como Garde-Côtes, Aeronavale o Bellytanker, con una caja de acero en acabados satinados protegida con un cristal de zafiro de marcada curvatura y, en el caso de los cronógrafos, con protectores de pulsadores para remarcar su carácter profesional. Los movimientos son automáticos también en ambos casos.

La singularidad de esta doble edición viene marcada por el código cromático usado en sus carátulas, con un blanco inmaculado que remite al fuselaje del Racing Bird al igual que el azul de las correas, bisel y tramos de la escala, tomado de la cola del avión. El juego cromático se remata con detalles en naranja, color propio de los instrumentos de navegación, y el gris.

A simple vista puede parecer una combinación inusual para lo que conocemos de Bell & Ross, y aquí es precisamente donde radica su atractivo: una perspectiva diferente de un modelo sobradamente asentado en el mercado.

Un avión ¿imposible?

br-1_0.jpg

Inspirado en los aviones deportivos que compiten en el desierto de Nevada desde 1924, el BR-Bird es un aeroplano de diseño tan imposible como atractivo, con la cabina de piloto atrasada lo más posible y unas alas cortas y anchas pensadas para tomar con precisión los gigantes pilones que delimitan el circuito de velocidad de la pista. Bruno Belamich lo ha concebido con materiales como grafito, titanio y aluminio, y equipado con un potente motor V12 Rolls Royce Falcon. ¿Lo veremos alguna vez hecho realidad?

Fuego en la pista

br-3_0.jpg

El súperauto-concepto AeroGT está inspirado en dos mundos: el de los coches Gran Turismo, en particular el Ferrari 250 GTO de los años 60, y el de la aviación, la fuente de ideas de Bell & Ross. La moto-concepto B-Rocket también reinterpreta la estética de los años 60, una época radical en el diseño de motos y aviones. Así es el mood neo-retro.

br-4_0.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS