"Stream Ripping", el otro desafío en la web

En 2015, cinco millones de usuarios en México utilizaron plataformas como YouTubemp3, que permite descargar y separar audios y videos, informa Amprofon
(ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
30/10/2017
00:12
Janet Mérida
-A +A

[email protected]

El nuevo reto en cuanto al combate a la piratería va directamente al formato digital. Así lo refería Gilda González Carmona, ex directora de la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas (Amprofón). Y particularmente con un nuevo modelo de descarga llamado Stream Ripping.

Se trata de una forma de convertir videos de YouTube en Mp3 para posteriormente descargarlos en tu computadora. La página más concurrida para esto se llama justo así, Youtubemp3. Lo único que tienes que hacer es elegir la canción que deseas descargar, copiar el link, pegarlo en la página y bajarlo.

“Toda la gente piensa que es legal y entre lo que tuvimos que hacer —en México no está el sistema jurídico para poderles notificar pero en EU y UK sí— fue que nos unimos como industria y ya se demandó a youTubemp3, por lo mismo que queremos que se bloquee esa página”, dijo la ejecutiva en entrevista con EL UNIVERSAL a principios de este año.

Las acciones legales se emprendieron en septiembre pasado.

A través de un comunicado publicado en la página de Amprofon se recalca los millones de dólares generados por este tipo de páginas que no pagan “remuneración alguna a artistas titulares de los derechos” y agregan que “las actividades rompen los Términos de Servicio de YouTube”, además de utilizar su nombre.

En nuestro país el uso de este tipo de plataformas se disparó desde 2015, por lo que ahora 5 millones de usuarios mexicanos aproximadamente las han utilizado, comentó Gilda, pero eso no incluye el total de descargas realizadas por persona.

El mismo comunicado señala que 49% de los usuarios de internet entre 16 y 24 años utilizan este servicio de conversión.

“Hay dos infracciones muy grandes, una por supuesto la reproducción de la obra que es de los titulares, pero otra es cambiar de formato la obra porque como lo estás bajando de un video (videogramas) cuando separas el sonido lo estás transformando, modificando y eso está prohibido en cualquier sistema de derechos de autor”, explicó.

Afortunadamente, dijo, desde el anuncio de las medidas legales el uso de estas páginas ha disminuido 6% en México.

Otras de las páginas que ofrecen el mismo servicio y que se encuentran en la mira de Amprofon son Onlinevideoconverter, una página reciente con alrededor de un millón de usuarios que por lo menos hacen un clic para entrar; saveFrom.net, clipconverter y descargayoutube.

“Lo que tratamos de hacer nosotros es transmitir a la gente dónde puede consumir música legal y que no está financiando ningún otro derecho; la piratería financia armas, drogas y terrorismo”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS