De mundo a mundo

Se encuentra usted aquí

Es 8 de marzo, por favor, no nos regales flores.

El 8 de marzo no es un día para "felicitar a las mujeres por ser bellas, lindas y frágiles”, no es un día para regalarles flores y decirles lo maravillosas que son porque son madres, porque están llenas de bondad, ternura y abnegación. El 8 de marzo es un día para reflexionar... 70% de las víctimas de violencia en el noviazgo son mujeres; 1 de cada 5 mujeres contrae matrimonio antes de los 18 años; 60% de los casos de embarazo adolescente (en menores de 15 años) está relacionado con el abuso por parte de un familiar o persona cercana; las mujeres no sólo perciben menor salario por el mismo trabajo sino que están más expuestas a perder su empleo al convertirse en madres...
07/03/2018
23:41
-A +A

Hoy es el Día Internacional de la Mujer. 8 de marzo de 2018, día en que contabilizamos los más de mil doscientos feminicidios cometidos en México sólo el año anterior, cifra que nos hace ocupar el deshonroso lugar 16 en la lista de países con mayor número de homicidios cometidos contra mujeres precisamente por su condición de género. 

El 8 de marzo no es un día para "felicitar a las mujeres por ser bellas, lindas y frágiles”, no es un día para regalarles flores y decirles lo maravillosas que son. El 8 de marzo es un día para reflexionar y hacer conciencia, para seguir trabajando en mejorar las cosas para quienes somos un poco más del 50% de la población.

Se trata de una conmemoración no sólo necesaria sino indispensable porque aún cuando hay muchos que creen que es exagerado seguir peleando por los derechos de la mujer la realidad muestra que no es así, que las desigualdades aún marcan grandes diferencias. Quienes aseguran que la igualdad ya existe cierran los ojos a verdades tan lamentables como el matrimonio de niñas con hombres que les triplican la edad; la mutilación genital femenina (hecha, además, con métodos de lo más atroces); la falta de acceso a la educación; de acceso a un empleo con salario igual por las mismas responsabilidades.

En la actualidad más de 600 millones de mujeres viven en países donde la violencia doméstica no es considerada un delito. Donde el 70% de las víctimas de violencia en el noviazgo son mujeres. Las estadísticas retratan una situación que ya es prácticamente insostenible: 1 de cada 5 mujeres contrae matrimonio antes de los 18 años, en una gran parte de los casos obligada a hacerlo. El 60% de los casos de embarazo adolescente (en menores de 15 años) está relacionado con el abuso por parte de un familiar o persona cercana.  6 de cada 10 mujeres mayores de 15 años declaran que han sufrido un incidente de violencia alguna vez en su vida y 5 de cada 10 han sido agredidas por su pareja.

En los últimos meses, movimientos como #MeToo han puesto el dedo en la llaga: la normalización de cosas que no deberían serlo: como mujer en realidad, pocas veces te detienes a pensar si tal o cual cosa son un acoso. Te acostumbras a vivir con eso. Por las mañanas al elegir la ropa que habrás de llevar al trabajo piensas si tendrás que tomar transporte público y quizá no te pongas esa falda, que casi nunca te pones, porque sabes que alguien podría meterte la mano y más si el transporte va lleno. 

Creemos normal que un niño moleste a una niña “sólo porque se supone que le gusta”. Nos acostumbramos a que desde pequeñas y ya como profesionales nos llamen: preciosa, hermosura, guapa en lugar de Licenciada, Doctora, Ingeniera. Nos tragamos el orgullo y la indignación. Todos los días debes pensar si saludarás o no de beso a alguien, no vaya a pensar que le “estás dando alas”, si te sentarás de tal o cual forma, si arreglarás tu cabello, si te maquillarás como te gusta.

El 8 de marzo es un día para exigir un futuro donde las mujeres puedan decidir en libertad ser o no ser madres sin que ello conlleve un estigma o la pérdida del empleo o de oportunidades futuras truncando su carrera o su propia vida; donde la paternidad se considere igual de importante que la maternidad para la formación y la educación de los hijos; donde las decisiones sean tomadas por hombres y mujeres que hayan contado con las mismas oportunidades de acceder a los espacios para ello; donde las niñas y mujeres no sean discriminadas, acosadas, violadas, humilladas y vejadas…

Hasta que esas cosas no cambien, es justo seguir preguntando, es justo seguir exigiendo y es indispensable seguir luchando. Por eso hoy no, no nos regales flores ni palabras lindas. Hoy hagamos consciencia y unámonos en una lucha que debe ser de todos por una sociedad más equitativa y justa para todos.

De Mundo a Mundo, un blog para contar realidades de aquí y de allá. Un espacio para comentar, debatir y construir sobre nuestro México hasta el fin del mundo. Ideas de la actualidad internacional y,...
 

COMENTARIOS