De mundo a mundo

Se encuentra usted aquí

Comiendo plástico

Los seres humanos estamos comiendo plástico, todos los días aunque este sea invisible para nosotros
16/08/2018
08:46
-A +A

El problema del plástico en los océanos no es únicamente un asunto de estética, ni tampoco un asunto en el que especies más grandes como aves o anfibios mueran por su ingesta. El problema del plástico nos concierne de la manera más directa que puede haber: en nuestros estómagos.
 

En el 2015 se filmó por primera vez al plancton comiendo micropartículas de plástico, esas que se forman cuando todo el plástico que desechamos a diario llega al mar y se va degradando hasta convertirse en pedazos tan pequeños que aún criaturas tan pequeñas como esas pueden tragarlo
 

¿Por qué importa o debería preocuparnos? El plancton es un organismo que se encuentra en la base de la cadena alimenticia, lo que ellos comen llegará, obligadamente, a nuestros estómagos. El plancton es el alimento de muchos peces pequeños los cuales a su vez constituyen la comida de especies de peces o mariscos más grandes que después terminarán en nuestros platos. 
 

Las partículas de plástico y microplásticos  no son biodegradables, por lo tanto permanecerán en el estómago de las especies de pescado que terminen en nuestros platos. Los seres humanos estamos comiendo plástico, todos los días aunque este sea invisible para nosotros. A ello hay que sumar el hecho comprobado de que los peces comen plástico no por accidente sino que son atraídos por su olor e incluso hay estudios que señalan una probable adicción de los peces más jóvenes a ingerir plástico y cambiar sus hábitos alimenticios. Hoy por hoy, 1 de cada 4 peces tiene plástico en su estómago, las ostras, mejillones y ostras también los contienen.
 

Hemos convertido a los océanos del mundo en nuestros vertederos de basura, sin comprender que todo eso nos afecta directamente en nuestra salud y en nuestra propia subsistencia. Las bolsas, popotes y botellas plásticas son lo que más abunda. Todos los días algo que comemos, que compramos que desenvolvemos tiene plástico. Cada día cada uno de nosotros pone en el bote de basura un pedazo de plástico que probablemente terminará en ríos, lagos o en el mar, imagina ahora multiplicar eso por miles de millones en el mundo, todos los días.
 

Llevar tu bolsa de tela al supermercado o pedir que te empaquen tus compras en una caja de cartón, no usar popote, hacer compras inteligentes y preferiblemente comprar a granel llevando tus propios recipientes son acciones que todos podemos tomar para disminuir la cantidad de plástico en el planeta. Estamos acabando con la vida de cientos o incluso miles de seres vivos y si ello no es razón suficiente para cambiar nuestros hábitos, el hecho de que eso afecte directamente nuestra salud y la de nuestros seres queridos debería servir de incentivo.

De Mundo a Mundo, un blog para contar realidades de aquí y de allá. Un espacio para comentar, debatir y construir sobre nuestro México hasta el fin del mundo. Ideas de la actualidad internacional y,...
 

COMENTARIOS