Uruguay no se siente favorita en el Grupo A en el Mundial Rusia 2018

Óscar Tabárez aprovechó para elogiar a Egipto y a su técnico Héctor Cúper
REUTERS. Taárez dirigiendo a Uruguay
06/12/2017
09:23
DPA
-A +A

El técnico de la selección uruguaya de fútbol, Óscar Tabárez, elogió a Egipto y a su entrenador, el argentino Héctor Cúper, y negó cualquier favoritismo en la primera fase del Mundial de Rusia 2018.

Tabárez recordó que Egipto, su primer rival del 15 de junio, "tiene un entrenador que fue elegido el mejor en el año en 2002, fue finalista de la Champions, del Scudetto (italiano) y fue alumno de (su compatriota) Carlos Timoteo Griguol", que con un equipo menor salió campeón en Argentina

El sorteo del Mundial celebrado el viernes en Moscú dejó a Uruguay en el Grupo A junto a Rusia, Egipto y Arabia Saudí.

En declaraciones publicadas hoy por el diario local "El Observador", Tabárez destaca de Cúper trabaja muy bien en la defensa y casi siempre termina en cero su arco. Además, "el 50 por ciento del equipo titular juega en la Premier (de Inglaterra) y que el goleador de la Premier, (Mohamed) Salah, es un jugador con una capacidad técnica y de definición muy importante".
"Y me acuerdo del Mundial de Brasil, que tuvieron estas mismas sensaciones y muchos expresaron que Costa Rica era la cenicienta", recordó el entrenador.

Uruguay perdió en su debut en Brasil 2014 ante Costa Rica, que fue el líder del Grupo D por delante de los "celestes", Italia e Inglaterra.

"Hay cosas que van a pasar en el Mundial (de Rusia) que van a sorprender. Pasó en todos los mundiales. Quién iba a decir que en 1966 Corea del Norte le iba a ganarle a Italia. O quién iba a decir que Italia iba a quedar afuera del Mundial 2018. El fútbol es muy abierto y es otra cosa, diferente a aquellos que se manejan solo con sensaciones", insistió.

Tabárez solamente espera que su equipo realice un buen Mundial, para lo cual intentará llevar todo el potencial disponible en su momento, incluyendo posiblemente algunos futbolistas que aún no han participado del proceso que inició en el 2006.

El técnico uruguayo tiene 70 años y ha sufrido algunos problemas de salud que le dificultaron la motricidad en los últimos años, pero se considera con ganas y con fuerza para seguir trabajando en el fútbol, aunque no tiene claro que ocurrirá después del Mundial de Rusia.

"No es tiempo de andar pensando qué va a suceder después que Uruguay juegue su último partido en el Mundial. Lo único real es que ese día se termina mi contrato. Y tampoco quiero referirme al tema por una cuestión de conveniencia. ¿Cuáles son los efectos si digo que me voy a quedar o si me voy a ir? Son todos negativos", declaró.

"El futuro hoy no es tema de mi preocupación. Soy consciente de la edad que tengo y las dificultades que tuve últimamente, pero me siento satisfecho con lo que hice para superar esas cosas y hacer mi trabajo. En todo este tiempo tuve un apoyo de mis colaboradores más cercanos, con lo que evolucionamos mucho", completó el entrenador uruguayo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS