FOCUS
Irreverente... mente

Se encuentra usted aquí

05/03/2018
10:49
-A +A

Roberta Jacobson, quien ha sido embajadora de Estados Unidos en México durante los últimos años, acaba de renunciar a este cargo.

Ella llegó a México en 2016 para reemplazar al embajador Earl Anthony Wayne y ha sido fundamental para mantener abierta la comunicación con el gobierno norteamericano pese a los intentos del presidente Donald Trump por distanciarnos con sus frases y actitudes desafortunadas.

Roberta, de 57 años de edad, habla español perfectamente, pero, además, tiene una gran sensibilidad y mucha experiencia en asuntos internacionales.

Seguramente si los conflictos generados por el lenguaje imprudente del presidente Donald Trump no han logrado un rompimiento diplomático, o por lo menos un distanciamiento entre ambos gobiernos, debe haber sido por su sutil intervención, convirtiéndose ella en una confiable interlocutora, conocedora de la piel sensible que tenemos los mexicanos.

Por ello será muy importante la decisión que tome el gobierno norteamericano respecto de quien será quien le reemplace.

Sin embargo, hay posibilidades de que este relevo lo tome alguien demasiado cercano a México, como lo es Larry Rubin, quien nació en nuestro país hace 43 años, donde ha vivido la mayor parte de su vida, incluyendo haber cursado sus estudios profesionales en la Universidad Anáhuac.

Su vida ha transcurrido entre la Ciudad de México, El Paso, Texas y Cleveland, Ohio.

Recuerdo haberle conocido como director general de la American Chamber of Commerce, conocida como Cámara Americana de Comercio, la cual encabezó durante casi 12 años, a través de Will Meyers, quien había sido presidente de ese organismo binacional. Esta trayectoria profesional le da a Larry todo el conocimiento de las relaciones comerciales entre México y Estados Unidos, en este momento crítico de la renegociación conflictiva del TLC.

Su nacimiento en México, de padres norteamericanos, le convierte en mexicano. Sin embargo, su carrera profesional y política ha estado ligada a los Estados Unidos. Es el representante en México del Partido Republicano, por lo cual le recordamos haciendo campaña en los medios de comunicación a favor de Donald Trump, de modo muy institucional.

Que alguien hable nuestro idioma no garantiza que entienda el alma del mexicano, ya que poseemos una muy complicada idiosincrasia, producto de nuestros orígenes como nación y de la fusión de dos culturas antagónicamente diferentes, lo cual generó un choque cultural que aún hoy no hemos asimilado del todo, pero que es precisamente la fuente de nuestra riqueza cultural, diversa, mística, profunda, de grandes matices.

Nuestro manejo del idioma va mucho más allá de los matices semánticos de las palabras. Somos una sociedad que se comunica a través de indicadores no verbales, pues las palabras no generan compromisos, ni siquiera en el ámbito jurídico y de la justicia, donde se puede mentir impunemente, sin consecuencias.

Los mexicanos nos comunicamos por medio de un metalenguaje simbólico, que sólo es entendible entre nosotros mismos, quienes tenemos la llave para descifrar esos códigos culturales que están en el inconsciente colectivo de los mexicanos, pero que son indescifrables para los extranjeros que no se esfuercen por entendernos.

Por ello, el próximo embajador de Estados Unidos debe ser no solamente bilingüe, sino bicultural, como lo es Larry Rubin, o por lo menos poseedor de una extraordinaria sensibilidad, como la que ha caracterizado a Roberta Jacobson.

Debemos estar atentos a las nuevas señales que llegarán de Washington.

¿Usted cómo lo ve?
Facebook: @ricardo.homs1
Twitter: @homsricardo
Linkedin: Ricardo Homs
www.ricardohoms.com
 

Presidente de la Academia Mexicana de la Comunicación AC. 25 libros publicados Fundó en México la oficina local de la empresa global de consultoría creada por Al Ries, uno de los dos creadores del...

ENTRADAS ANTERIORES

 

COMENTARIOS