aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ejecuta Texas a mexicano; pide perdón antes de morir

Una inyección terminó con la vida de Humberto Leal; en sus últimas palabras pidió perdón por sus actos. México protestó por el “desacato” a la Corte Internacional de Justicia
Ejecuta Texas a mexicano; pide perdón antes de morir

PENA. En Guadalupe, Nuevo León, amigos y parientes de Humberto Leal recibieron la noticia de su muerte. (Foto: TOMAS BRAVO REUTERS )

Viernes 08 de julio de 2011 Silvia Otero | El Universal
Comenta la Nota

silvia.otero@eluniversal.com.mx

La muerte llegó a las 18:21 horas. Humberto Leal García recibió la inyección letal, ya que el gobierno de Texas y la corte suprema de Estados Unidos rechazaron postergar la ejecución para que el caso fuera revisado ante las deficiencias de su juicio. El gobierno de México envió una nota de protesta al Departamento de Estado de la vecina nación por esta violación al derecho internacional, y “condenó enérgicamente” este precedente negativo para más de 50 mexicanos sentenciados a la pena capital en ese país.

El regiomontano, de 38 años de edad, “estaba calmado” aseguraron guardias que lo condujeron a la “cámara de la muerte” de la prisión texana de Hunstville, donde se cumplió la condena. Según versiones de medios estadounidenses, sus últimas palabras fueron: “Viva México. Viva México. Viva México”.

La abogada Sandra Babcock lamentó la cerrazón de las autoridades estadounidenses, que tenían en sus manos evitar lo que calificó como una tragedia, pues “se le negó la posibilidad de probar que no era culpable” del asesinato de Adria Sauceda, perpetrado en 1994, cuando ni siquiera se practicaron peritajes de ADN para confirmar la responsabilidad del acusado.

Toda esperanza se extinguió una hora antes del momento fijado para la ejecución. La corte suprema esperó casi hasta el último momento para notificar su rechazó a las peticiones de la defensa, de los gobiernos de Barack Obama y México —entre otros—, Naciones Unidas y Amnistía Internacional, para que pospusiera la sentencia con cinco votos a favor y cuatro en contra. El gobernador de Texas, Rick Perry se negó a hacer uso de su facultad de suspender la condena o conmutarla por cadena perpetua.

La espera de Leal García que se prolongó durante más de 16 años terminó. Aún antes de que se diluyera toda posibilidad de que su destino fatal cambiara, ya todo estaba listo para recibir a la muerte: se despidió de sus seres queridos, comió su última cena, y entre vidrios blindados aguardó a que el reloj marcara las 16:00 horas.

Aunque la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya —en el llamado caso Avena— ordenó desde marzo de 2004 a Estados Unidos que revisara los casos de 51 mexicanos sentenciados a muerte, la suprema corte estadounidense desde 2008 decretó que el fallo no era obligatorio y ninguna gestión legal emprendida ha revertido esa postura. La guadaña pende para decenas de mexicanos a pesar de anomalías en sus juicios.

Tuvo 20 horas para despedirse de su familia: ocho el martes, ocho el miércoles y las últimas cuatro ayer por la mañana. Se cumplió el protocolo.

Ayer al mediodía, Humberto hizo su viaje de 72 kilómetros hacia la muerte. Fue trasladado de su celda en la Unidad Polunsky, a las afueras de Livingston, a la Unidad Huntsville, del Departamento de Justicia Penal de Texas, para aguardar las horas restantes de su vida en un cuarto adyacente a la cámara de ejecuciones

Su última gracia se cumplió. A las 14:00 horas le sirvieron la cena: seis piezas de pollo frito, un tazón de salsa pico de gallo, seis tacos de carne: tres de asada y tres de cocida, un plato de legumbres y dos refrescos de cola. Quería comida mexicana.

Aunque rechazó la asistencia de un párroco o guía espiritual. Espero en solitario la hora en que se puso fin a sus días, por medio de la inyección letal. Sólo quiso para ese momento, como testigos, a su hermana Mary Ángel Tello, su abogada y sus amigos Tom Wagonner, Miriam Corbin y Marianne Hablitzel

El gobierno de México, por medio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, indicó que “condena en los términos más enérgicos la ejecución”, pues es un claro desacato a la CIJ.

Indicó que también “deplora la decisión del ejecutivo del estado de Texas de no ejercer su facultad legal de suspender la ejecución del señor Leal García para dar tiempo al cumplimiento con el fallo de la CIJ”.

México envió una nota de protesta al Departamento de Estado “por esta violación al derecho internacional, manifestando su preocupación por el precedente negativo que este caso sienta para el resto de los nacionales mexicanos incluidos en el fallo Avena de la CIJ y para los derechos de los mexicanos que puedan ser detenidos en ese país”.

Aunque también reconoció la voluntad mostrada por el presidente estadounidense para dar cumplimiento al fallo Avena por hacer gestiones al más alto nivel ante las autoridades de Texas, y presentar un escrito de “Amigo de la Corte”, en el que solicitó que se pospusiera la sentencia.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD