aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Las extorsiones se disparan en el país

La delincuencia ha encontrado la manera de dar con los grupos económicamente “rentables”, a los que les cobran cuotas fijas a cambio de no ser molestados, golpeados e, incluso, asesinados
Las extorsiones se disparan en el país

Desde extorsionadores recluidos en un penal que fingen ser miembros de Los Zetas, hasta verdaderos sicarios de La Familia o algún cártel, se han aprovechado del temor generado por la violencia extrema del narco para intimidar. (Foto: Especial )

Domingo 22 de febrero de 2009 Carlos Benavides y Francisco Gómez | El Universal
Comenta la Nota

carlos.benavides@eluniversal.com.mxfrancisco.gomez@eluniversal.com.mx

El cobro de cuotas o “derecho de piso” por venta de protección para empresas, comercios, vendedores ambulantes, profesionistas e incluso en las prisiones, es la nueva modalidad de extorsión, que ya es considerada un asunto de prioridad nacional por las autoridades federales.

La delincuencia ha encontrado la manera de dar con los grupos económicamente “rentables”, a los que les cobran cuotas fijas a cambio de no ser molestados, golpeados e, incluso, asesinados.

Desde extorsionadores recluidos en un penal que fingen ser miembros de Los Zetas, hasta verdaderos sicarios de La Familia o algún cártel, se han aprovechado del temor generado por la violencia extrema del narco para intimidar, detalla la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP).

 

Esto ha obligado a empresarios y profesionistas de algunas ciudades a retirar los anuncios para ofertar sus productos o servicios, con el fin de no dar señales de éxito que los haga víctimas de extorsionadores.

Tan rentable ha resultado este ilícito para el crimen organizado, que ya es la tarea principal del cártel de Tijuana, por encima del narcotráfico. Un sicario de esa organización relata que no sólo cobran derecho de piso a narcotraficantes, también a gente dedicada a actividades lícitas.

La Familia ha hecho lo suyo en el estado de México, donde exige pagos fijos a cambio de tranquilidad. Tal fue el caso de un dueño de un aserradero, quien por denunciar, los delincuentes le advirtieron: “Por avisar a la policía, la cuota que debes pagar por esta ocasión es de 30 mil pesos y mensualmente 10 mil pesos”, de lo contrario, amagaron con asesinarlo.

De acuerdo con la SSP, en 2007 y 2008 se registraron en promedio 50 mil casos de extorsión al año, mientras que en 2002 la cifra fue de sólo 53 casos, lo que refleja el crecimiento exponencial de ese delito en los últimos años.

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD