aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Mexicanos en zona de conflicto

Miles de extranjeros han iniciado el éxodo desde Líbano, en tanto que 216 mexicanos aún aguardan su repatriación, que será vía terrestre a Turquía a través de Siria
Miércoles 19 de julio de 2006 El Universal

JERUSALÉN (Notimex).- Mientras decenas de miles de extranjeros han iniciado el éxodo a sus países de origen desde el Líbano, los 216 mexicanos varados en ese país que han manifestado su deseo de abandonarlo, podrán hacerlo en breve, informó ayer la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El empresario mexicano Alfredo Harp Helú, quien se encontraba de vacaciones en Líbano con su familia, ya abandónó el país y está a salvo, informó la Cancillería.

Fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores dijeron que el ex banquero no dejó el país por la misma ruta que lo harán el resto de los connacionales que serán desalojados próximamente, sino que utilizó la ruta de los españoles.

La dependencia indicó que luego de analizar las alternativas de evacuación disponibles el gobierno de México puso en marcha un plan para trasladar a los connacionales por vía terrestre a Turquía, a través de Siria.

Una vez en Turquía, agregó la Embajada de México en esa nación, continuará las gestiones de protección y asistencia consular para garantizar la repatriación de los connacionales y auxiliar a quienes manifiesten tener un destino final o temporal distinto.

Sin embargo, el gobierno de España prefirió la via marítima para evacuar a los súbditos de ese reino, llevándolos por barco a Chipre y de ahí por avión a España.

Harp Helú estaba acompañado de su esposa, hijo y dos sobrinos, según informó El Diario de Monterreyen su edición online citando a la agencia Notimex.

Mexicanos en Israel

En el norte de Israel, que ha sido sistemáticamente atacado con cohetes lanzados desde Líbano por la milicia chiíta de Hezbolá, unas 80 familias de mexicanos están en alerta.

"Tenemos unas 80 familias que residen o bien en la zona fronteriza o en Galilea, con las que hemos estado en contacto, ya que han sido nuestra prioridad", señaló ayer a la prensa el embajador de México en Tel Aviv, Carlos Rico Ferrat.

Al menos 15 familias residentes en la localidad de Nahariya, a pocos kilómetros de la frontera libanesa, fueron apoyadas por las gestiones diplomáticas y trasladadas a un kibutz próximo a Jerusalén, señaló el diplomático.

Trece civiles han fallecido en el norte de Israel a consecuencia de ataques con cohetes de Hezbolá desde el pasado día 12.

Según Rico Ferrat, las familias de mexicanos en esa zona "están en contacto personal" con él y las que decidieron quedarse "siguen las recomendaciones de Defensa Civil israelí, aunque se trata de un grupo pequeño".

El diplomático comentó también el caso de cuatro estudiantes mexicanos, quienes estaban en el Centro Golda Meir en Haifa, norte de Israel, zona que es blanco de los ataques de misiles en los últimos días, y "que con nuestra mediación han sido ubicados en Jerusalén".

Un mexicano atrapado en Gaza

Precisamente en uno de los territorios palestinos, la Franja de Gaza, se encuentra varado un mexicano de origen palestino, quien de manera inútil intenta salir del lugar, luego de acudir a visitar a su familia.

Se trata de Hamuda A-Shurair, de 50 años, oriundo de Gaza y naturalizado mexicano, que se marchó a vivir a México hace ya más de 10 años, donde tiene una mujer y tres hijos. "Entré en Gaza para visitar a mi familia el día 23 de junio a través de Egipto, por el paso fronterizo de Rafah. Entonces estaba la cosa tranquila", dijo a A-Shurair

El palestino naturalizado mexicano explicó que fue a visitar a su familia, que reside en el barrio Rimal de la ciudad de Gaza, a fin de pasar dos semanas de vacaciones.

La situación se complicó el 25 de junio, cuando milicianos palestinos en la frontera sur de Gaza secuestraron a un soldado, acción que desencadenó una dura ofensiva por parte de Israel.

A-Shurair relató que tras los hechos "intenté volver a salir de la Franja de Gaza otra vez vía Rafah, pero me han dicho que no puedo y que tengo que esperar por lo menos dos o tres semanas".

La terminal fronteriza está sometida a constantes cierres, porque Israel sólo autoriza la entrada desde Egipto a la franja palestina.

"Por esta razón hablé con la embajada mexicana para ver cuándo puedo salir y ahora estoy esperando una llamada (de la representación diplomática en Ramalá) para ver cómo puedo salir, porque me tienen que sacar un permiso", dijo.



PUBLICIDAD