aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cae el jefe de los Arellano

Fue capturado en Puebla, "sin un solo tiro" y tras cuatro meses de acciones de inteligencia. Fuerzas especiales del Ejército actuaron con sigilo y superaron sofisticadas medidas de seguridad: SDN. También cayó La Mojarra, su lugarteniente. No parecían lo que eran: vecinos
Domingo 10 de marzo de 2002 Julián Sánchez y Carlos Avilés Allende | El Universal

Fuerzas especiales del Ejército capturaron la madrugada de ayer, en un fraccionamiento de la ciudad de Puebla, al narcotraficante Benjamín Arellano Félix y su lugarteniente Manuel González, La Mojarra .

El secretario de la Defensa, Ricardo Clemente Vega García, dijo que la aprehensión se logró "sin un solo disparo" y respetando la vida y los derechos de la gente que allí estaba.

En tanto, el procurador Rafael Macedo aseguró que con ese hecho el cártel de Tijuana "quedó totalmente desarticulado", y coincidió con Vega García en que "parte de la leyenda se va terminado", aunque aclararon que el asunto no está concluido "bajo ninguna circunstancia", pues seguirán las investigaciones.

Indicaron que el operativo fue resultado de cuatro meses de trabajo de inteligencia, y que "las tropas del Ejército, conociendo las prácticas evasivas de ese criminal, actuaron con sigilo, superando sus sofisticadas medidas de seguridad".

Los delincuentes fueron entregados a la PGR y trasladados al Distrito Federal, donde fueron presentados ante el Ministerio Público Federal; luego serían llevados al penal de La Palma.

Según vecinos, la de los Arellano era una familia "normal", nunca organizó una fiesta ni realizó escándalos. "No parecían lo que eran".



Nuevo golpe al cártel de Tijuana

En una operación realizada con precisión quirúrgica, fuerzas especiales del Ejército capturaron la madrugada del sábado, en un fraccionamiento de la ciudad de Puebla, al narcotraficante Benjamín Arellano Félix y a su lugarteniente Manuel Martínez González, alias La Mojarra , informó el secretario de la Defensa Nacional (SDN), Gerardo Clemente Vega García.

Con este hecho, que se sumó a la confirmación de la muerte de Ramón Arellano Félix "quedó totalmente desarticulado" el cártel de Tijuana, aseguró por su parte el procurador general de la República (PGR), Rafael Macedo de la Concha, quien coincidió con Vega García en que "parte de la leyenda se va terminando".

La operación tomó por sorpresa al jefe del cártel de los Arellano, según se puede observar en fotografías de los hechos, donde se muestra que en la casa donde se le ubicó sólo había dos armas largas y una corta.

Las gráficas detallan que para someterlo a su primer interrogatorio Benjamín fue llevado a un baño, donde le mostraron en la pantalla de una computadora portátil seis fotografías de su hermano Ramón, para que confirmara su muerte.

De acuerdo con vecinos, era una familia "normal", nunca organizó una fiesta ni realizó escándalos. Sus integrantes eran amables. Los niños jugaban en la calle, donde tenían su canasta de básquetbol. Cumplían puntualmente con las cuotas de 750 pesos mensuales para el mantenimiento. "Eran buenas personas", dijo un recolector de basura, quien sin conocer la noticia de la detención tocó infructuosamente a la puerta de la residencia con la intención de llevarse los desperdicios y también los 15 o 20 pesos que de propina le daba Benjamín.

Entre las pertenencias que las autoridades aseguraron en la casa destaca una cartera negra que contenía lo mismo boletos del Metro de la ciudad de México que imágenes de San Judas Tadeo.

El contenido de la cartera incluía 21 billetes de 100 dólares y dos billetes de 500 pesos, fotografías de dos niñas y un niño, junto a dos escapularios, una medallita con la imagen de la virgen de Guadalupe y dos tarjetas de presentación, una de ella de un médico en Puebla.

Entre los papeles también destaca una "Alabanza a la sombra de San Pedro", que dice a la letra: "Pedro tu sombra me valga/ cargo tu estampa y tu medalla/líbrame de ser perseguido/ cuando yo al camino salga".

Además de un papel con datos en clave, que tiene líneas como la siguiente: "Jmizaderwx".

Mientras que en otro apartado, se observan diversas joyas entre las que destacan cadenas, relojes con incrustaciones de piedras preciosas, collares, medallas con la imagen de la Virgen de Guadalupe y anillos.

Tanto el secretario de la Defensa como el procurador resaltaron que con la detención de Benjamín Arellano y La Mojarra , quien estaba encargado de la seguridad de la familia del capo y de actividades de lavado de dinero de esa organización criminal, el asunto no está concluido "bajo ninguna circunstancia" para las dos dependencias, sino que se seguirá actuando.

Luego de que Fuerzas Especiales del Ejército, en coadyuvancia con la PGR, detuvieran a Benjamín Arellano después de cuatro meses de acciones de inteligencia de la SDN, se confirmó que fue Ramón Arellano quien murió junto con uno de sus gatilleros durante un enfrentamiento con policías ministeriales el 10 de febrero en la Zona Dorada de Mazatlán.

En la conferencia de prensa, donde se dio a conocer que durante la detención de Benjamín Arellano se encontraban en esos momentos su esposa, Ruth Lizeth Serrano Corona y sus dos hijos, "quienes continúan en libertad", Vega García comentó que en la casa ubicada en el fraccionamiento La Escondida se observó un altar con una fotografía de Ramón Arellano.

Macedo de la Concha abundó sobre el particular y mencionó que existen datos obtenidos durante la investigación y otras evidencias de carácter científico que han sido obtenidos hasta el momento, como pruebas dactilares, "que al ser confrontadas también nos permiten establecer esa hipótesis de que se trata de Ramón Arellano".

Aunque dijo que el DNA de Ramón Arellano aún no ha sido entregado a la PGR, insistió en que con las pruebas que se tienen se ratifica la hipótesis en cuestión.



La detención

De acuerdo con el secretario de la Defensa, las acciones para la captura en cuestión comenzaron desde el norte del país y señaló que por seguridad no podía ampliar sobre la estrategia realizada por los soldados de las Fuerzas Especiales.

Sin embargo, en un comunicado conjunto de la SDN y PGR, se precisa que "en la actividad militar, en la que sobresale el trabajo de inteligencia desarrollado durante varios meses (cuatro) por personal especialista de la Secretaría de la Defensa Nacional, resalta también el hecho de que las tropas del Ejército, conociendo las prácticas evasivas de este criminal (Benjamín Arellano), actuaron con todo sigilo".

Con esto, se señala, se evitó que las acciones militares fueran detectadas, "superando las sofisticadas medidas de seguridad que por mucho tiempo permitieron la protección a Benjamín Arellano, logrando su captura sin que se haya suscitado algún enfrentamiento armado, observando en todo momento el apego a la ley y dentro del marco de respeto a los derechos humanos, incluyendo la integridad física del detenido".

Después de la detención, los dos delincuentes fueron entregados a autoridades de la PGR y trasladados al Distrito Federal, donde fueron presentados ante el Ministerio Público Federal y después serían llevados al penal de La Palma a disposición del juez correspondiente, según informó Macedo de la Concha.



Cuentas pendientes

Cabe consignar que Benjamín Arellano, también conocido con el seudónimo de Alberto Arredondo Zazueta y los alias de Licenciado Sánchez y Colores , cuenta en su contra con varias órdenes de aprehensión relacionadas con los delitos contra la salud en sus modalidades de posesión, transporte, acondicionamiento y tráfico de mariguana, así como cocaína y heroína.

Benjamín uno de los integrantes de una familia de siete hermanos y cuatro hermanas, originarios de Sinaloa y radicados desde principios de los 80 en Tijuana deberá enfrentar cargos por delincuencia organizada.

Al menor del clan el cual operaba en toda la península de Baja California y en estados como Sinaloa, Sonora, Nayarit, Jalisco Coahuila y Durango principalmente se le acusa de acopio de armas e introducción clandestina al país de armas de fuego reservada para el uso exclusivo del Ejército, entre otros delitos.

En Estados Unidos, Benjamín Arellano tiene orden de aprehensión por el delito de conspiración y otras violaciones a la ley. La DEA ofreció por éste 2 millones de dólares.



PUBLICIDAD