aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




'Ordeña' en Pemex aumenta 1,127%

Saúl Hernández| El Universal
Lunes 17 de marzo de 2014
<i>'Ordea'</i> en Pemex aumenta 1,127%

MÁS CASOS. Pese a vigilancia militar, las tomas clandestinas siguen creciendo. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

La 'ordeña' de ductos de Petróleos Mexicanos se incrementó de 213 casos en 2006 a 2 mil 614 el año pasado (un alza de 1,127%), a pesar de los mayores recursos

periodismodatos@eluniversal.com.mx 

El gasto millonario que realiza Petróleos Mexicanos (Pemex) para cuidar sus instalaciones y ductos no ha servido de nada para reducir el robo de hidrocarburos y aunque cada año gasta más, el número de ordeñas crece sin parar.

En 2006, la paraestatal destinó 135 millones de pesos a servicios de vigilancia y patrullaje realizados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar), monto que año con año siguió creciendo.

En 2013, el gasto alcanzó los 299 millones de pesos (a precios de 2006), lo que significa un crecimiento en términos reales de 122% respecto a lo derogado siete años antes.

Pese al gasto millonario, que cada año va en aumento, el número de tomas clandestinas se disparó en el mismo periodo 1127%, pasando de 213 en 2006, a dos mil 614 para 2013.

Robo sin control

Semanas atrás, EL UNIVERSAL dio a conocer que en el último año el crimen organizado llegó a perforar en promedio siete ductos de Pemex al día, esto es, una toma clandestina por cada 14 kilómetros de su red.

Este diario se dio a la tarea de procesar la base de datos de tomas clandestinas que tiene la empresa paraestatal, para generar un mapa interactivo que visualiza la expansión de este delito en todo el territorio nacional durante los últimos 14 años.

La visualización de este mapa, hecha con datos municipales, está disponible en el portal de internet de EL UNIVERSAL.

Entre los años 2000 y 2005, el robo de hidrocarburos se mantuvo estable y estaba focalizado en alrededor de 80 municipios.

Fue a partir del año 2006 cuando el problema se extendió rápidamente hasta alcanzar hoy a 233 municipios en todo el país.

Rápido crecimiento de saqueos

Entre 2006 y 2013, las tomas clandestinas crecieron de tres a 539 en Tamaulipas; de 88 a 240 en Veracruz; de 10 a 230 en Jalisco; de 14 a 220 en Sinaloa; de nueve a 211 en Puebla, y de cuatro a 200 en el Estado de México.

También se multiplicaron de ocho a 165 en Guanajuato; de 14 a 141 en Nuevo León; de siete a 120 en Tabasco; de seis a 113 en Hidalgo, y de siete a 83 en Coahuila.

Los municipios tamaulipecos de Altamira y Reynosa concentraron la mayor cantidad de ordeñas en 2013, con 226 y 181 respectivamente. Les siguen Culiacán, con 106 tomas; Zapotlanejo, con 71 y Mocorito, con 60.

El crecimiento sin control de este saqueo ha costado millones a la paraestatal petrolera.

Mientras que en 2008 gastó 559 millones de pesos en la reparación de ductos, atención a emergencias, control de derrames y otros daños, en 2013 derogó seis mil 330 millones de pesos. Esto, sin contar las pérdidas que corresponden al valor del combustible extraído.

Vigilancia desigual

Este diario también solicitó a la Sedena y a Semar, el número y localización de sus efectivos asignados para vigilar y patrullar las instalaciones de Pemex.

Ambas dependencias muestran que su personal destinado a esta tarea no ha variado significativamente en los últimos años ni tampoco por estado, a pesar del incremento en las ordeñas.

De 2006 a 2013, el número de militares que la Secretaría de la Defensa destinó a cuidar las instalaciones de Pemex pasó de mil 116 a mil 332. Los elementos de la Marina incluso bajaron de 472 a 445.

Poco personal

El personal para vigilar una red de 37 mil 651 kilómetros de ductos e instalaciones consideradas estratégicas, es insuficiente. Además, estas cifras contrastan con el notable aumento en el gasto en seguridad reportado por la paraestatal.

La mayor parte las Fuerzas Armadas vigila los estados del Golfo de México, como Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche.

En contraste, son pocos los soldados que cuidan las instalaciones de la paraestatal del lado del Pacífico. En Jalisco, hoy el tercer estado con más tomas clandestinas, sólo patrullan en promedio 32 elementos de la Sedena.

En Sinaloa, cuarta entidad con más ordeñas, están asignados 37 efectivos de la Marina y nueve del Ejército. Fenómenos similares ocurren en Baja California y Sonora.

El centro del país también recibe escasa protección, en especial, Puebla y el Estado de México, donde las ordeñas se ha multiplicado e incluso han provocado explosiones de daños considerables como la ocurrida en San Martín Texmelucan, en diciembre de 2010 o la de Acolman a finales del año pasado.

En Coahuila, un estado donde las ordeñas crecieron de siete a 83, no existe un solo militar que vigile la red de ductos de la paraestatal.

Pemex, a través de su Gerencia de Servicios de Seguridad Pública, no reportó el contrato de otro tipo de empresas para la seguridad de sus instalaciones.

La investigación se hizo con datos obtenidos a través de las solicitudes de información 185720 0211813, 1857200018814, 185760 0007914, 1857700004014, 18575 00073814, 0000700020814 y 000130000- 5514 hechas por este diario.



comentarios
0


 

PUBLICIDAD