aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Alerta INAH por El Caballito

Personal del instituto determinó que los trabajos de limpieza a la figura ecuestre son inadecuados y pueden afectar al monumento de manera irreversible

Video. El método empleado por los restauradores es muy agresivo y ha afectado en un 35 por ciento la obra de manera irreparable


Alerta INAH por <i>El Caballito</i>

OBRAS. La escultura, que se encuentra en la Plaza Tolsá de la calle de Tacuba, está rodeada por andamios y una malla. (Foto: CÉSAR PALMA / EL UNIVERSAL )

Miércoles 25 de septiembre de 2013 Abida Ventura | El Universal
Comenta la Nota

abida.ventura@eluniversal.com.mx

En su largo cabalgar por diversos puntos de la ciudad de México, la escultura del rey Carlos IV, conocida como “El Caballito”, sacó a relucir el bronce con el que fue forjada hace más de 200 años. Pero esta vez lo hizo debido a un procedimiento inadecuado de limpieza al que fue sometido la semana pasada.

La emblemática estatua ecuestre creada por el escultor Manuel Tolsá, actualmente ubicada en la calle Tacuba, en la plaza que lleva el nombre del artista valenciano, ha sido dañada debido a un mal proceso de intervención que, además, no contó con el aval del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Cinco días después de que el despacho especializado “Marina, restauración de monumentos”, encabezado por Javier Marina, comenzó con los trabajos de limpieza en la escultura, sin tener los permisos necesarios, el INAH dio a conocer el dictamen ejecutado por restauradores de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, el cual incluye posibles daños irreversibles.

“De acuerdo con los restauradores especializados, los tratamientos realizados a la escultura son inadecuados. Se está haciendo una limpieza total, con un método sumamente agresivo, ácido nítrico al 30%, lo que elimina la pátina que ha protegido de manera natural al metal original desde su creación”, declaró ayer César Moheno, secretario técnico del INAH.

En una conferencia de prensa realizada en el Museo Nacional de Antropología, el funcionario detalló que las fotografías y el informe recabado por los especialistas durante una visita de inspección realizada el pasado viernes muestran numerosas manchas y escurrimientos, lo que refleja una mala ejecución del procedimiento de restauración. “El método parece estar generando reacciones en la aleación del bronce, que en ningún momento debería tener el aspecto cobrizo que se puede ver en diversas imágenes”. Por si fuera poco, Moheno confirmó que esa intervención, que “probablemente sea irreversible y cubre ya 35% de la escultura”, se inició sin contar con los permisos necesarios.

El historiador indicó que el Fideicomiso del Centro Histórico ingresó ante la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos una solicitud para intervenir la plaza donde se encuentra la escultura para el mejoramiento de pavimento y mobiliario urbano, más no de la escultura. La solicitud de restauración de la escultura llegó a la Ventanilla Única del INAH, que es el área encargada de recibir estas solicitudes, ayer por la mañana, cinco días después de que la obra comenzó a ser intervenida.

Ante estas irregularidades, Inti Muñoz, titular del Fideicomiso del Centro Histórico, comentó ayer en entrevista telefónica que todo se debió a una “lamentable falta de coordinación” entre el INAH y los organismos del Gobierno del Distrito Federal, que tienen a cargo la gestión del centro de la ciudad, el Fideicomiso y la Autoridad del Centro Histórico.

“El INAH tenía conocimiento de la intención de llevar a cabo trabajos de mantenimiento en ‘El Caballito’, sin embargo reconocemos que no se habían realizado todas las gestiones hasta el final para obtener la licencia”, señaló Muñoz luego de explicar que la propuesta de intervención a la escultura había sido aprobada hace unos meses por el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México, en el que participan distintas instancias del GDF y el INAH como miembro observador.

Más tarde, en un comunicado, el Fideicomiso precisó que luego de contratar al despacho que realizaría la obra, el 19 de septiembre el equipo de Javier Marina procedió a colocar andamios y a realizar la limpieza sobre la escultura, sin esperar la confirmación de las autorizaciones del INAH, además de que tampoco “informó cabalmente a los titulares de la Autoridad y el Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México sobre el arranque de los procedimientos”.

No obstante, Muñoz señaló que el despacho de Marina cuenta con una larga experiencia en restauración de esculturas metálicas de la ciudad, entre las que destaca la intervención de las esculturas y fuentes de la Alameda Central.

Muñoz señaló que la intervención en la obra de Tolsá se dio luego de un diagnóstico que detectó fracturas y fisuras, así como degradaciones y una densa capa de dióxido de carbono, polvo y grasa producida por la acidez de la lluvia y los impactos de la vida urbana.

Los trabajos de intervención están detenidos, y aunque el INAH señaló que se actuará con apego a la normatividad, no confirmó si se tomarán medidas legales por daños al patrimonio histórico. Mientras tanto, el instituto informó que un grupo de restauradores especializados en metales analiza la forma de revertir las afectaciones a la pátina de la escultura.

La estatua de “El Caballito” fue realizada por deseo expreso y con recursos del virrey don Melchor de la Grúa Talamantes, marqués de Branciforte y originalmente debía colocarse en el centro de la Plaza de Armas de la capital de la Nueva España. Fue colocada en el Zócalo el 9 de diciembre de 1803 y en 1824 trasladada a la Universidad de México. Años después se ubicó en la esquina de Paseo de la Reforma y Bucareli, donde permaneció por más de 120 años, hasta que en 1979 fue llevada a la calle de Tacuba.



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD