¿México en paz?

Se encuentra usted aquí

Comportamiento y focalización de los robos a transeúnte durante 2017

12/04/2018
23:06
-A +A

Diariamente en los medios de comunicación, pláticas entre amigos o vivencias propias hemos escuchado y/o sido víctimas de algún tipo de robo en lugares públicos y/o el transporte público, hasta llegar a un punto en el que pareciera ser que es cuestión de tiempo en que nosotros o nuestros seres queridos pudieran ser víctimas de la delincuencia que ocurre a nuestro alrededor. Sin embargo, estos delitos no solo reflejan la precariedad de las condiciones de seguridad, también reflejan la impunidad de la delincuencia y nuestra desconfianza en las autoridades como lo demuestran sus altos niveles de cifra negra [1] que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE, 2017) para el caso de los robos o asaltos en la calle o en el transporte público fue de alrededor del 95% en 2016.

A partir de la nueva metodología de registro de la incidencia delictiva, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP, 2018) amplió los subtipos y modalidades de diversos delitos entre los que se encuentra el robo a transeúnte, por lo que actualmente este delito se subdivide en robo a transeúnte en espacio abierto al público y en vía pública, ambos separados en dos modalidades: con y sin violencia. Por lo que en términos generales este delito puede ser definido como el “apoderarse de una cosa ajena mueble con ánimo de dominio y sin consentimiento de quien legítimamente pueda otorgarlo, siempre y cuando la persona se encuentre en la vía pública o en …espacios abiertos que permitan el acceso público”.

De acuerdo con los datos del SESNSP (2018) los robos a transeúntes en México tuvieron un incremento anual de 23.72%, al pasar de 61 541 carpetas de investigación (CI) en 2016 a 76 137 carpetas en 2017. Esto posicionó al delito con una tasa nacional de 61.64 carpetas por cada 100 mil habitantes y un promedio diario de 209 carpetas durante 2017. Por su parte las entidades con mayores incrementos en el número de CI en el mismo periodo fueron Estado de México con 11 976 CI más, Jalisco con 2 420 CI más, Ciudad de México con 733 CI, Puebla con 599 CI y Aguascalientes con un aumento de 596 CI entre 2016 y 2017. Mientras que las entidades con mayor número de carpetas en 2017 fueron Estado de México con el 26.9% del total nacional, seguido de la Ciudad de México con el 20.28%, en tercer lugar, se ubicó Tabasco al aportar el 10.6%, y en cuarto y quinto lugar se posicionaron Baja California y Jalisco al sumar el 7.4 y 6.1% nacional, respectivamente (SESNSP, 2018).

No obstante, al pasar los datos a términos de tasas por cada 100 mil habitantes con el objetivo de hacer comparables los niveles de robo sin importar el tamaño de cada una de las entidades del país, podemos observar que la entidad con los peores problemas en 2017 fue Tabasco al obtener una tasa de 315 CI por cada 100 mil habitantes, seguido de la Ciudad de México con una tasa muy por debajo de 175, en tercer lugar se situó Baja California con una incidencia de 157, en cuarto lugar Aguascalientes con una tasa de 148, en quinto lugar el Estado de México con una tasa de 115, seguido de Querétaro con 106 y finalmente Morelos con una tasa de 71 por cada 100 mil habitantes. Al comparar estas cifras con lo sucedido en términos nacionales podemos ver que estas siete entidades tuvieron niveles de incidencia 411, 184, 155, 139, 86, 71 y 16% superiores al nivel nacional, respectivamente.

Por modalidades del robo a transeúnte se tiene que las entidades con más robos con violencia en 2017 fueron Estado de México (19 723 CI), Ciudad de México (11 602 CI), Tabasco (7 658 CI), Jalisco (3 774 CI) y Baja California (3 359 CI); mientras que las entidades con más robos sin violencia fueron Ciudad de México (3 840 CI), Baja California (2 273 CI), Querétaro (1 320 CI), Aguascalientes (1 295 CI) y Jalisco (869 CI). En términos de incidencia las entidades con mayores tasas de robos a transeúnte en su modalidad con violencia fueron Tabasco con una tasa de 315 por cada 100 mil habitantes (539% mayor a la nacional), seguido de Ciudad de México con una tasa de 132 (167% mayor a la del país), Estado de México con un nivel de 114 (130% mayor al país), Baja California con una incidencia de 93 CI y Morelos con una tasa de 73 CI por cada 100 mil habitantes.

Para complementar este análisis debemos observar el comportamiento al interior de los municipios y delegaciones de México, lo cual nos permite identificar las regiones del país en donde más se concentra este delito y en donde se ha incrementado en años recientes. En principio podemos ver que el municipio con más CI en 2017 fue Centro, Tabasco con un total de 4 022 registros, seguido de Ecatepec, Estado de México con 3 866 CI, en tercer y cuarto lugar se posicionaron Cuauhtémoc e Iztapalapa en la Ciudad de México con 3150 y 2 717 casos respectivamente, seguidos de Tijuana y Mexicali en Baja California con 2 635 y 2 091 CI. Dentro de los primeros 10 municipios con más CI en 2017 también se encuentran Naucalpan, Estado de México (2 479 caso); Guadalajara, Jalisco (1 987 casos); Aguascalientes, Aguascalientes (1 697 casos) y Querétaro, Querétaro (1 664 casos).

De los municipios o delegaciones de 100 mil habitantes o más con las mayores incidencias en 2017 se ubican la delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México con una tasa 8.6 veces mayor a la nacional, en segundo lugar el municipio de Centro en Tabasco con una tasa 8.2 veces mayor a la nacional, las delegaciones Benito Juárez y Miguel Hidalgo de la Ciudad de México se colocaron en tercer y cuarto lugar con niveles 4.7 y 4.1 veces mayores al país, seguidos del municipio de Oaxaca de Juárez en Oaxaca con una incidencia 4.0 veces superior a la nacional, en sexto lugar se encontró  Cunduacán en Tabasco con un nivel 3.4 veces por encima del país. Dentro de los 20 municipios y delegaciones de más de 100 mil habitantes con las mayores tasas de robo a transeúnte en 2017 se ubican: cinco municipios de Tabasco, cinco municipios del Estado de México y seis delegaciones de la Ciudad de México.

Al contrastar las CI municipales con lo sucedido en 2016 se puede observar que, de los 25 municipios o delegaciones con más incrementos, 14 ocurrieron en municipios del Estado de México, destacando Ecatepec con un incremento de 2 268 casos, pasando de 1 598 CI en 2016 a 3 866 en 2017 (aumento de 142%). En tanto que, de los 25 municipios de más de 100 mil habitantes con los mayores crecimientos absolutos de tasas, 16 pertenecen al Estado de México, en donde se acentúa Naucalpan con un aumento de la incidencia de 179 unidades (equivalente a 194% más), al transitar de 92 CI en 2016 a 270 CI por cada 100 mil habitantes en 2017. Por lo que este delito no solo es uno de los más frecuentes en la entidad, sino que también tuvo un incremento de forma alarmante en 2017, sin que hasta la fecha se tengan estrategias y acciones concretas del gobierno del Estado de México que ataquen y reduzcan esta problemática que a diario afecta a cientos de mexiquenses.

En conclusión, pese al aumento generalizado de los robos a transeúnte en todo el país durante 2017, de acuerdo con los datos de incidencia delictiva del SESNSP, es necesario poner especial atención en el incremento de los robos en siete entidades del país:  Tabasco, Ciudad de México, Baja California, Aguascalientes, Estado de México, Querétaro y Morelos, y en particular en algunas regiones del Estado de México y Ciudad de México (centro y norte de la Zona Metropolitana del Valle de México) y en prácticamente todos los municipios de Tabasco y Baja California (ver mapa), puesto que su problemática  parece tener un crecimiento e incidencia mayor a la del resto del país, por lo que urge el compromiso y acción de las autoridades para tratar de reducir los niveles de inseguridad en estas regiones, que a diario merman la seguridad y bienestar de miles de mexicanos que transitan por los espacios y vías públicas de nuestro país.   

[1] Refiere al porcentaje de delitos no denunciados más los delitos denunciados sin averiguación previa/carpeta respecto al total de delitos cometidos en 2016.

Referencias:

CONAPO (2018). Estimaciones y proyecciones de la población por entidad federativa y por municipio: 2010-2030. Consultadas el 10 de abril de 2018. Disponibles en: http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Proyecciones_Datos

INEGI (2017). Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública: Estimaciones de la denuncia del delito (2016). Consultada el 10 de abril de 2018. Disponible en: http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/enchogares/regulares/envipe/2017/

SESNSP (2018). Incidencia Delictiva del Fuero Común (Nueva Metodología): Datos Estatales y Municipales (2015-2018). Actualizados al 20 de febrero de 2018. Disponibles en: http://secretariadoejecutivo.gob.mx/incidencia-delictiva/incidencia-delictiva-fuero-comun-nm.php

SESNSP (2018). Instrumento para el Registro, Clasificación y Reporte de los Delitos y las Víctimas CNSP/38/15. Consultado el 10 de abril de 2018. Disponibles en: http://secretariadoejecutivo.gob.mx/incidencia-delictiva/incidencia-delictiva-manual-lineamientos-nm.php

Oscar Rodríguez Chávez

Investigador del Observatorio Nacional Ciudadano

@RdCh85 @ObsNalCiudadano

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.
 

COMENTARIOS