aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Analiza Pemex modelo vikingo

Cuando la industria petrolera de Noruega presentó una menor producción de crudo extrajo más gas y de ese modo sostuvo su economía

Especial

Especial

Especial

Pemex busca nuevas estrategias

CAMBIOS. Pemex busca nuevas estrategias . (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Jueves 27 de junio de 2013 Luis Carriles | El Universal04:05

luis.carriles@eluniversal.com.mx 

Las diferencias entre el modelo usado en Noruega para su explotación petrolera y el mexicano son importantes y es, en este momento, una de las experiencias más estudiadas por especialistas y funcionarios del gobierno, incluso más que en la pasada administración donde una de las opciones más vistas fue Petrobras.

Parte de estos estudios realizados sobre el modelo en Noruega fue revisado por una delegación de legisladores de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.

El embajador de Noruega, Arne Aasheim, dijo que en la visita de los legisladores mexicanos se explicó el funcionamiento del esquema fiscal, la competencia y la industria alrededor de las petroleras.

Hay una compañía nacional, controlada por el Estado, Statoil que compite con otras 40 empresas tanto en el Mar del Norte como en la zona exclusiva de Noruega.

El modelo Noruego que se aplica a la industria más grande de ese país, nació en 1965 y hoy además de trabajar en su plataforma continental lo hacen en tierra. Stataoil invierte en exploración, desarrollo del campo e infraestructura pero necesita un amplio consenso sobre política petrolera para las decisiones a largo plazo.

“Noruega se enfrenta al reto de la caída de la producción petrolera. Hoy en día, nuestra producción de petróleo es casi la mitad de la de 2001”, señala el ministro del Petróleo y Energía, Ola Borten Moe.

En su reciente visita a México el funcionario explicó que la caída en producción de aceite fue compensada con más producción de gas. “Hoy somos el séptimo mayor exportador de petróleo y el tercer más grande exportador de gas del mundo”, dijo.

El derecho a los depósitos submarinos de petróleo es del Estado y las empresas obtienen la propiedad cuando pasan a la parte superior de la instalación y tienen el derecho a disponer de los recursos. La compensación del Estado se asegura a través del sistema de impuestos y de inversiones directas del Estado para maximizar la creación de valor a través de las licencias otorgadas, gestión de recursos, desarrollo industrial, investigación y desarrollo.

El Estado recibe el flujo de caja de la industria petrolera de varias fuentes. Sin embargo, el sector tiene dos principales maneras de captar la renta económica: los impuestos y el interés financiero directo del Estado; el dividendo de Statoil no es una fuente importante de ingresos, pero los impuestos de Statoil sí.

Se aplica una tasa especial de 50% más un impuesto de sociedades normal del 28%; el ingreso de la empresa se calcula sobre la base de un precio de objetivo establecido por el Ministerio de Energía y la empresa Petoro es encargada del negocio, maneja los ingresos y gastos como cualquier otra compañía.

“Nuestro sistema ha generado una enorme riqueza en Noruega y nos puso en una situación financiera cómoda. A través de la regla de gasto —todos los ingresos del petróleo van al fondo de pensiones y sólo 4% del fondo al presupuesto— hemos evitado la “enfermedad holandesa”.

“Manejar así estos recursos evita que petróleo y gas se conviertan en una maldición para el país, sino todo lo contrario, una bendición”, dice Ola Borten Moe.

La organización del sector petrolero implica una amplia participación del Estado no sólo desde el gobierno sino también del parlamento. Las decisiones originales salen de la oficina de Ola Borten Moe y el Ministerio de Petróleo y Energía, y de las oficinas especializadas, pero luego las decisiones en estrategia petrolera se debaten en el entorno parlamentario.

Por decir algo, es la Dirección General de Petróleo de Noruega quien proporciona la información pero, tras un proceso que incluye la aprobación del parlamento y una serie de consultas públicas, es cuando se decide poner en marcha la división en bloques y que empresa es la encargada de llevar a cabo la explotación.

Para controlar al sector tienen además dos empresas estatales una de ellas es Gassco para el tema de la logística de transporte y la otra es Petoro, sociedad anónima propiedad del gobierno que controla a la empresa de la que posee 65%.

El resto está atomizado en inversionistas globales en Nueva York y Oslo, por ejemplo. Y la empresa tiene que hacer sus planes de largo plazo. Por ejemplo, Statoil acaba de dar a conocer su análisis de prospectiva de demanda cuyos puntos son:

El desarrollo económico sigue impulsando la demanda de energía, aumento de la demanda esperada para todas las fuentes, pero una considerable mejora de la eficiencia energética global. Prevén aumentar el papel del gas natural, lo que reducirá las emisiones de carbono, y que las emisiones de CO2 proyectadas para 2030 aumenten pero bajen hacia 2040.



PUBLICIDAD