aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Jefe de aduana tiene vida de lujo en Houston

Jorge Ramos / Enviado y Silvia Otero| El Universal
00:15Lunes 17 de junio de 2013
Esta es una de las casas y automóviles de lujo que posee el titular de la Aduana en Tijuana; la cami

PROPIEDADES. Esta es una de las casas y automóviles de lujo que posee el titular de la Aduana en Tijuana; la camioneta Lexus 2011 tiene un valor aproximado de 85 mil dólares; en la imagen también aparece una BMW modelo 2007. (Foto: RAMÓN ROMERO EL UNIVERSAL )

El agente que está al frente de la Aduana de Tijuana, uno de los cruces más importantes del país con EU, tiene un sueldo mensual de más de 104 mil pesos, pero posee dos residencias y varios autos en la ciudad texana

politica@eluniversal.com.mx

HOUSTON.- Alejandro Amadeo González Guilbot, administrador central de la Aduana de Tijuana, tiene un sueldo mensual de 104 mil 113 pesos. Sin embargo, su vida es más parecida a la de un millonario, que a la de un servidor público.

Posee en Houston, Texas, dos casas con un valor cercano al millón de dólares, vehículos de lujo valuados en al menos 600 mil dólares, entre ellos un Rolls-Royce Ghost.

El funcionario del Servicio de Administración Tributaria (SAT), de la Secretaría de Hacienda, también aparece como titular de dos negocios en Houston.

González Guilbot ha sido funcionario público por casi dos décadas. En 1994 fue director del Reclusorio Preventivo conocido como El Torito; de 1995 a 1998, director del Reclusorio Sur del Distrito Federal; en 1999 fungió como subdirector de la aduana en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

De 2001 a 2003 estuvo en la Presidencia de la República en la Dirección de Atención Ciudadana; de junio de 2003 a 2006 trabajó para Pemex -en PMI, Houston-, pero entabló una demanda laboral contra la paraestatal, que lo indemnizó con un pago de 783 mil pesos.

Fue hasta 2011 cuando reapareció en el servicio público en el SAT como Administrador Regional de Evaluación del Pacífico Norte. Desde el 16 de marzo pasado González Guilbot es el administrador central de la Aduana de Tijuana.

El funcionario está al frente de uno de los cruces más importantes del país con Estados Unidos -con cerca de diez mil operaciones diarias-, su sueldo mensual de poco más de 104 mil pesos, unos 8 mil dólares, contrasta con su casa en Wynden Estates, en una privada que comparte con siete vecinos.

 

La vida en Houston

Registros de las oficinas de Impuestos y de la Propiedad del Condado de Harris en Texas, obtenidos por EL UNIVERSAL, indican que González Guilbot adquirió en enero de 2006 una residencia ubicada en 111 N Wynden Estates Ct, Houston, valuada en 896 mil 453 dólares y clasificada como residencial bajo el número 0670740020006.

González Guilbot escogió un barrio céntrico en Houston para comprar la propiedad, en una de las zonas más lujosas de esta ciudad donde viven unos 600 mil mexicanos, casi 10% de la población total. Algunos de los vecinos que comparten el complejo residencial dijeron no conocerlo, aunque una mujer madura respondió que se necesitaría consultar a una persona de nombre "Alexander González" para confirmar si podía hablar de González Guilbot.

El barrio está a menos de 5 kilómetros de Galleria, el principal centro comercial de Houston, donde además de restaurantes, en los que se venden cortes de carne de 80 dólares, hay tiendas con las mejores marcas de ropa. Ahí mismo hay una sucursal de Neiman Marcus, exclusivo sitio para compras departamentales en Estados Unidos.

No es la zona más cara de Houston, comenta un hombre jubilado, pues hay otras, por ejemplo, donde habitó alguna vez el ex presidente de Estados Unidos, George Bush padre, cerca de la avenida San Felipe, en River Oaks, a donde se puede llegar caminando en 10 minutos desde la casa de González Guilbot. En River Oaks viven algunos empresarios petroleros, una de las industrias más boyantes en Texas, además de la hospitalaria.

Wynden Estates Court es muy tranquilo. Los vecinos sacan a sus perros a pasear y señalan que aquí no hay crímenes ni inseguridad. El pasto luce verde, como si lo acabaran de cortar, y el pavimento no tiene un sólo bache. Por sus calles circulan BMW, Mercedes Benz y otros autos de marcas caras, mientras en las cocheras el más humilde puede ser un Cadillac de más de medio millón de pesos.

La casa marcada con el 111 del conjunto residencial donde tiene su casa González Guilbot está en venta, dispone de 4 recámaras, una principal con tina y amplia estancia, así como 3 baños. En total son mil 450 metros cuadrados en dos pisos de construcción. Cuentan con un cubo que podría albergar un elevador, si hubiese el deseo de instalarlo. Rentarla costaría entre 5 mil y 6 mil dólares mensuales.

Las 8 viviendas de la privada son semejantes. La ventaja de vivir en Wynden Estates es la privacidad, cuentan vecinos. Sonriente, una mujer de unos 60 años permite ingresar a la privada, tras teclear su clave personal se abre una reja de un metro y medio de alto que da acceso al conjunto residencial, que es vigilado por cámaras de seguridad y la policía local que realiza rondines cotidianos.

Dentro, en el 111, que es propiedad del titular de la aduana en Tijuana, se encuentra estacionado uno de los siete vehículos de lujo que posee González, una camioneta Lexus 2011 con un valor aproximado de 85 mil dólares. El Rolls-Royce, que según los registros oficiales de automotores tiene, no se aprecia en el exterior, aunque la cochera del domicilio está cerrada.

Un joven de unos 20 años sale del 111. Titubeante dice que Alejandro Amadeo no está. Fue el enlace con González Guilbot, a quien se solicitó una entrevista cuando se comunicó por teléfono con el reportero. No aceptó.

 

Otros bienes

En los registros del gobierno de Texas aparece otro domicilio como propiedad de Guilbot Alejandro Amadeo G., ubicado a 35 minutos del centro de Houston, a donde se llega por la carretera I 610 y luego por la interestatal Sur 59.

En el 8527 de Atascocita Lake Way, Humble TX 77346, está la otra residencia, valuada en 162 mil 187 dólares. Es muy parecida a la de Wynden Estates Court, pero carece de alberca como las de sus vecinos.

En esta zona abundan los fraccionamientos con lujosas casas. Cerca, además, hay grandes almacenes o restaurantes. Los habitantes no tienen necesidad de viajar hasta el centro de Houston, aunque el tráfico apenas afecte las grandes arterias vehiculares.

En la entrada de la casa está tirado un ejemplar de la Sección Amarilla y en la puerta atorada la publicidad de pizzas, lo que denota que en varios días nadie ha ingresado al inmueble. La seguridad está a cargo de cámaras de monitoreadas las 24 horas desde un lugar remoto, según un letrero de advertencia.

Un par de mexicanos remodelaban la loseta de la alberca de la casa vecina al 8527. "Aquí viven, no son casas de descanso. Para eso tienen ranchos fuera. Estas casas tienen hasta seis recámaras", dijo Emmanuel, originario del Estado de México, quien lleva 10 años trabajando en esta zona de Houston.

En estas propiedades sólo se encontró uno de los siete vehículos registrados por González Guilbot ante el Departamento de Vehículos Motorizados de Texas, adquiridos entre 2004 y 2012.

El servidor público compró en febrero de 2004 un Cadillac Escalade de la serie Luxury del año, placa 80SLV6, con un valor estimado en 52 mil dólares; al año siguiente registró un Nissan Altima S/SL; y en diciembre de 2006 adquirió un Mercedes Benz S550 modelo 2007, que cuenta con la matrícula 308TRJ, con un valor aproximado de 95 mil dólares.

La relación de los vehículos propiedad del administrador incluyen un Lexus LS 460 con placa RRK390, que adquirió del año en marzo de 2009, y que se cotiza en 75 mil dólares. También tiene un BMW X3, modelo 2007 y matrícula HBF742, que adquirió en enero de 2010.

En junio de 2012 compró además un Rolls-Royce Ghost del año, placas RRG82, valuado en 325 mil dólares; en febrero de ese mismo año compró un Lexus LX 570 modelo 2011, con matrícula DK1Y894, con un valor aproximado en el mercado de 85 mil dólares.


Las empresas

Ante la Secretaría de Estado del gobierno de Texas, donde se registran las empresas que operan en la entidad, Alejandro Amadeo González Guilbot aparece como propietario de dos en Houston. Sin embargo, en ambos casos los domicilios de referencia son sedes de negocios de mensajería donde se recibe correspondencia.

Loyc Investments, LTD Co., es una sociedad que se conformó en 2004 (cuando el administrador trabajaba para Pemex), junto con María Caraza, Juan Uriarte y Carmen I. González. Es una importadora de alimentos diversos, así como avena y salmuera, según datos de las autoridades aduanales de Estados Unidos.

En 2007 abrió otra empresa: Allofe LTD Co., dedicada a la importación de papel para bolsas de té, y uno de sus clientes es Lagg's de México, empresa propiedad de su familia.

En el caso de Loyc Investments, LTD Co., el domicilio está en Dr. Kingwood 4582, pero en ese sitio hay una oficina de una empresa de mensajería y a lado un restaurante de comida china y un negocio de belleza. Esta dirección está a escasos cinco minutos en auto de una de las casas de González Guilbot, la ubicada en el número 8527 de Atascocita Lake Way.

Como domicilio de Allofe registró la calle San Felipe, con el número 5161, sólo que ahí también es el de otra empresa de mensajería, donde el encargado dijo que se reciben las cartas y documentos de sus clientes, quienes las recogen. Se le preguntó por González Guilbot y dijo no saber quién era. San Felipe 5161 está a unos cinco minutos en auto de la otra casa de González Guilbot, en Wynden Estates Court 111, en el centro de Houston.

Se le solicitó personalmente una entrevista, pero no aceptó. El servidor público habló brevemente vía telefónica con el reportero, pero no quiso responder a ninguno de los cuestionamientos respecto a los bienes de su propiedad que se detectaron en Houston, que contrastan con sus percepciones como funcionario del Servicio de Administración Tributaria, y aunque se insistió en cuestionarle sobre estos recursos, declinó responder.

Ofreció una conversación con el abogado de la madre en Houston, Héctor Longoria, quien sólo aceptó hablar de un litigio familiar por una herencia estimada en 200 millones de dólares, pero rechazó a hablar sobre los bienes e ingresos del director de la Aduana de Tijuana.



comentarios
0

Minuto x minuto

  • Ampliado
  • Titulares
  • Video
  • Audio
Opciones
Llévanos a tu web

 

PUBLICIDAD


Destacamos