aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Enseñan en primaria con smartphone

El Tecnológico de Monterrey, la Secretaría de Educación Pública y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología buscan ampliar un programa para que alumnos de cuarto, quinto y sexto grados de primaria reciban smartphones
Se pretende crecer a nivel nacional y hoy se trabaja también con una versión para la materia de espa

PLAN. Se pretende crecer a nivel nacional y hoy se trabaja también con una versión para la materia de español. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Domingo 02 de junio de 2013 Natalia Gómez Quintero | El Universal04:10

natalia.gomez@eluniversal.com.mx

En un intento por mejorar la enseñanza y el aprendizaje en las aulas, se ha entregado un smartphone (teléfono inteligente) en resguardo, a alumnos de quinto de primaria.

A través de este dispositivo se les enseña matemáticas, y se ha comprobado, según los especialistas, tras su implementación en las escuelas, una mejora de más de 10% respecto a los resultados del año anterior, en su desempeño en el área de matemáticas de la prueba ENLACE.

El programa se llama Mati-Tec, creado por el Tec de Monterrey, la Secretaría de Educación Pública y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y en una primera etapa en enero de 2011 se proporcionaron 180 dispositivos móviles en dos instituciones, con capacidad de navegación web, pero hoy ha sido ampliado a 12 escuelas públicas del DF y del Estado de México.

Se pretende crecer a nivel nacional y hoy se trabaja también con una versión para la materia de español. Se prevé que esta nueva fase inicie en el próximo ciclo escolar de agosto pero con alumnos de cuarto, quinto y sexto de primaria y con las materias de matemáticas y español.

Esta iniciativa avanza de manera conjunta con la que pretende entregar 240 mil laptops a los alumnos de quinto y sexto de primaria de Colima, Tabasco y Sonora.

La participación en el modelo de aprendizaje diseñado por Mati–Tec es voluntaria para alumnos, padres de familia, profesores y escuelas, por lo cual debe haber de por medio un contrato donde se otorgue el consentimiento de los padres de familia y se firme una carta compromiso por parte de los estudiantes. La intención es involucrar a todos en el proceso activo de enseñanza-aprendizaje y fomentar un sentido compartido de responsabilidad.

La segunda fase involucrará a más de 2 mil alumnos, docentes, directivos e inspectores de la Secretaría de Educación Pública (SEP), así como a 4 mil padres de familia.

Mati-Tec, de acuerdo con los investigadores, se ha dado a la tarea de desarrollar materiales innovadores para enseñar los temas del currículum oficial de la SEP, a través de ejercicios en un formato interesante, y colocados en una plataforma interactiva que facilitan la retención del conocimiento adquirido.

“Los equipos tenían acceso a un sitio web con juegos donde, sin darse cuenta, los alumnos resolvían ejercicios de matemáticas similares a los de la prueba ENLACE”, señala el Tec de Monterrey.

Los estudiantes pueden utilizar esta plataforma en sus dispositivos móviles dentro y fuera de la escuela, “lo que resulta en un proceso de aprendizaje activo”. Cada alumno tiene credenciales únicas que le permiten rastrear su progreso y compararse con los otros.

Enrique Tamés Muñoz, director de la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales del Tecnológico de Monterrey, campus ciudad de México, señala que el proyecto mide el impacto del uso de dispositivos móviles como complemento en la enseñanza oficial de educación primaria.

En 2011, en la fase piloto del proyecto, bajo el nombre Harppi-Tec, participaron dos escuelas primarias públicas: Martín Torres Padilla y Teófilo Álvarez Borboa. En ese periodo fue cuando, luego de una intervención de tres semanas con este proceso, ambas escuelas mejoraron su desempeño en matemáticas de la prueba ENLACE.

Cada alumno fue beneficiado con un smartphone de la empresa Huawei, con servicio de internet, y que utilizó redes inalámbricas de las escuelas, públicas o de sus casas. Al final, los dispositivos son devueltos al Tec de Monterrey.



PUBLICIDAD