aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Casas de ‘El Chapo’, guaridas de adictos

En Tijuana, Baja California, durante el año 2010 se incautaron tres viviendas a presuntos narcotraficantes; en 2011, lograron asegurar 14 bienes inmuebles

El 25 de noviembre de 2010, la DEA descubrió un túnel en San Diego, Estados Unidos, que conectaba con una gran casona en Tijuana. Era una de las residencias del "Chapo", usadas para el trasiego de drogas. Laura Sánchez / EL UNIVERSAL

Al igual que muchas otras, esta casona ubicada en la delegación Centenario de Tijuana, está en ruinas, sus paredes ya no están llenas de lujos y excesos. Laura Sánchez / EL UNIVERSAL

Las columnas griegas y el azulejo italiano fueron remplazados por toneladas de basura. Las jeringas ocupadas por pandilleros e indigentes para inyectarse drogas abundan en el lugar; se convirtió en un "picadero". Laura Sánchez / EL UNIVERSAL

Los vecinos consideran que la casa del "Chapo" es un foco de infección, una plaga que no deja de crecer y atraer a más indigentes, pandilleros y narcomenudistas. Laura Sánchez / EL UNIVERSAL

Habitantes de la zona cuestionan el porqué las autoridades no construyen un centro de rehabilitación en los "picaderos", donde incluso mujeres tienen a sus bebés entre botellas de cerveza, pañales, heces, periódicos viejos, jeringas y "pintas". Laura Sánchez / EL UNIVERSAL

Los adictos sólo reciben la

PREVENCIÓN. Los adictos sólo reciben la "visita" de empleados de Prevencasa, una organización dedicada al intercambio de jeringas, que además regala condones. (Foto: LAURA SÁNCHEZ EL UNIVERSAL )

Domingo 19 de mayo de 2013 Laura Sánchez / corresponsal | El Universal04:20
Comenta la Nota

TIJUANA
estados@eluniversal.com.mx

Las grandes entradas cuadrangulares, que alguna vez se adornaron con ventanales y ahora son huecos, dejan entrar los primeros destellos de luz al interior del domicilio marcado con el número 19309. La mañana soleada despunta afuera de una de las casas de Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

Las primeras pisadas son precavidas. Una media tonelada de basura cubre la primera planta de la casona, localizada en la calle Sor Juana Inés de la Cruz, de la delegación Centenario, un barrio bravo de la frontera de Tijuana, Baja California.

Ya no hay puertas, tampoco ventanas, pero el sol de mayo a las 9:30 horas permite ver los detalles del fantasmagórico y triste inmueble. Las reminiscencias de lo que fue una guarida que sirvió al narcotraficante Joaquín Guzmán para mandar su droga a Estados Unidos.

Esas paredes ya no están llenas de lujos y excesos: la lámpara fluorescente de dos metros desapareció; las columnas griegas de la sala ya no se asemejan en nada al Partenón y los detalles del azulejo italiano en los baños, apenas dejan rastro.

De las casonas del Cártel de Sinaloa sólo quedan ruinas. Decenas de indigentes lograron reutilizar los inmuebles donde el capo escondió los pasadizos de droga más sofisticados de todos los tiempos.

Si hoy el negocio no es tan despampanante, los indigentes se han esforzado en mantener la esencia del lugar: distribución, comercialización, trasiego de heroína, cocaína y mariguana. Las convirtieron en “picaderos”.

Las casonas que debieron ser resguardadas por agentes de la Procuraduría General de la República fueron desmanteladas y de su cuidado sólo quedan rastros: pequeños sellos de papel decolorados advierten “PGR”.

Las notificaciones de la PGR resultan insignificantes en proporción a las letras que adornan sus paredes, que anuncian la presencia de la SUR 13, una de las pandillas más violentas de la ciudad, Los Sureños, quienes con los indigentes se han convertido en los dueños de las propiedades.

Los nuevos amos

Mario se siente a sus anchas. Y cómo no estarlo. Desde hace más de dos años es un huésped distinguido en otra de las casonas de El Chapo.

“Aquí es un buen lugar para ‘picarse’, nadie entra, ni la policía. En sus buenos tiempos le tenían miedo al señor Chapo, yo creo. Ahora, la cosa está que piensan que los vamos a picar con las jeringas”.

Mario es hombre ligero de cuerpo, piel color chocolate, ojos grandes, barbado. Lleva puestos unos pantalones arremangados que en algún tiempo se coloreaban de azul y hoy se tiñen de negro. Pero lo que salta a la vista son los vendajes que envuelven su pierna izquierda. “Una mala picada de heroína”, ya se le infectó y comienza a gangrenarse.

Ya no camina. Vive de planta en un rincón de la casa 19311 de la calle Sor Juana Inés de la Cruz, otra casona con un túnel, descubierto por la DEA el 25 de noviembre de 2010. Los estadounidenses la recuerdan bien porque ellos la encontraron desde el otro lado de la valla fronteriza.

“Jorge” (nombre ficticio de un militar) recuerda aquel día, repiqueteó y repiqueteó el teléfono. Iban a dar las tres de la tarde. El “pitazo” vino de la Agencia Federal Anti Drogas. En San Diego encontraban una bodega con casi 20 toneladas de mariguana, presumían se conectaba con un inmueble en Tijuana.

Lo primero fue casi inentendible: ni él hablaba inglés ni el agente español, “what espéreme…” aunque unas palabras se le quedaron bien grabadas: “…Túnel, Joaquín Guzmán, Tijuana”.

“La segunda Región Militar convoca a los medios de comunicación a la presentación de un narcotúnel localizado en la delegación Centenario”. Las cámaras, 50 reporteros, y el tradicional recorrido al interior del túnel.

La PGR y el Ejército clausuraron la entrada del túnel con un recubrimiento de cemento, pedazos de madera, sillones destartalados y piedras. Tres sellos de 30 centímetros se colocaron en las puertas.

Un foco de infección

Dos años más tarde, don Jorge Ríos, un albañil, estaba haciendo una “chambita” con la que se ganaría 25 mil pesos. Había que amurallar un terreno baldío localizado a un costado de la “casa de Mario”, ex casa de El Chapo Guzmán.

Afortunado él, desafortunados los dueños: se dieron cuenta que indigentes se estaban apropiando del terreno, “ya hasta tenían montadas casas de campaña” y la SUR 13 marcaba con spray la conquista de su nuevo territorio.

Consideran los vecinos, que la casa de El Chapo es un foco de infección, una plaga que no deja de crecer y atrae más indigentes, más adictos, pandilleros y narcomenudistas. Todos en la delegación Centenario piensan lo mismo.

Aquí en esta casa, cinco indigentes se extienden a sus anchas, platican cómodamente y se inyectan heroína entre el marco de la puerta del atrio central y la cochera de la casa. Están recostados sobre dos cobijas ralas.

Es inevitable hacer crujidos al caminar hacia ellos. Botellas de cerveza, pañales, heces, periódicos viejos, y jeringas en el suelo sustituyeron —tras el saqueo— la loseta del lugar. Remover con cada pisada la basura chamuscada en el piso provoca nauseas. El aire se vuelve caliente y la pestilencia impregna la cochera.

“¡Abusada, abusada, que no son gatos, son ratas!”, sonriente Mario bromea, quien a pesar del dolor, está de buen humor. Acaba de inyectarse “una cura”, dosis de heroína que cuesta 50 pesos. Aprovecha su momento de felicidad para hacer una aclaración:

“Algo sí te quiero decir, esta basura, este basural nosotros no lo echamos. A ver ¿cómo íbamos a traer tanto? Yo vi como gente de otras colonias traen sus trocas cargados de basura y lo echan aquí porque están solas las casas”.

Otro hombre, Ariel Mejía, un migrante compañero de casa de Mario, se ofrece a dar un recorrido por el lugar.

—“Mira allá atrás, ¿qué ves?, pregunta excitado.

—Tierra, bolsas con tierra.

Es la tierra que los trabajadores del Cártel de Sinaloa sacaron para hacer el túnel. La apilaron en los cuartos del fondo del domicilio, luego la extraían en un tracto camión, que entraba hasta la cochera que, según cálculos de Ariel, es de al menos ocho metros de alto.

“Se construyó por allá en el año de 1998, desde el principio se me hizo rara. ¿Por qué carajos alguien mandaría construir una cochera de más de ocho metros de alto?”.

La tierra sigue ahí. Esa nadie se la llevó, ni la PGR, ni los indigentes o los colonos del área. Es la prueba irrefutable que demuestra el origen del lugar. Ese que todos quieren olvidar, pero que los ha marcado y los volvió desconfiados.

El señor Pérez tiene una casa en la calle Sor Juana Inés de la Cruz. Con área para sala y comedor, dos recámaras y un baño. Dos mil quinientos pesos cuesta la renta, porque está cerca de la garita internacional para cruzar a Estados Unidos.

“Nos sentimos paranoicos, aquí ya no sabemos si debemos rentar nuestras casas, porque sentimos que les van a construir túneles para cruzar droga, pues ya ves que estamos a menos de 100 metros de la garita de Otay”, relata.

La vivienda del túnel

Fue el 12 de agosto de 2011, cuando las autoridades lograron asegurar a una cuadrilla de nueve peones. Dentro del inmueble marcado con numero el número 27 de la calle Edna María Contreras, en la colonia Aeropuerto.

Nadie los había molestado, parecía que construían una casa monumental de dos pisos, que asemejaba un castillo, por las dos torres que se construían en su exterior. Salían camiones repletos de tierra todos los días.

La casa fue incautada, y aunque no ha sido destrozada como las otras viviendas, vecinos de la zona aseguran que indigentes brincan por las noches la reja. No hay vigilancia, ni sellos de la PGR, los vecinos temen que la delincuencia pueda reutilizar el túnel para delinquir.

Justo como pasó el 3 de agosto de ese año, con un túnel en Otay que fue reutilizado, aunque no se traficaba droga, sirvió a polleros para pasar indocumentados a Estados Unidos.

La delegación de la Procuraduría General de Justicia en Baja California no quiso ofrecer datos, ni explicar por qué las casas que debieron estar resguardadas se encuentra en total abandono.

Sin embargo, mediante una solicitud de información la Procuraduría General de la República detalló que en Tijuana durante el año 2010 se incautaron tres viviendas a los narcotraficantes; en 2011, lograron asegurar 14 bienes inmuebles. De 2012 y 2013 no proporcionaron datos, además de que no dan direcciones por tratarse de inmuebles en custodia y en litigio.

Rosario Lozada es una mujer bajita, de voz dulce. Trabaja en Prevencasa, una organización dedica al intercambio de jeringas en la ciudad. Lleva desde hace más de tres años jeringas, condones y alcohol a los indigentes de las casas.

“Nosotros las conocemos como las casas del túnel, empezamos a venir y conforme pasan los días nos damos cuenta que hay más muchachos que se inyectan aquí adentro. Normalmente se juntan como 25 personas entre hombres y mujeres”, cuenta.

Relata que incluso en una de las casas una mujer tuvo a su bebé “y como ves es muy insalubre, mucho riesgo y peligro”. A “Charo”, como la llaman, le parece incomprensible que esos túneles que tenían los sistemas más sofisticados se convirtieran en “picadero” y basurero. “Vemos que viene la policía se los lleva y otra vez regresan”.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD