aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Elba: no aceptaré amenazas ni riesgos para maestros

La presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, afirmó que no permitirá riesgos para la permanencia de docentes en el sistema educativo y que ninguna amenaza la va a intimidar
Juan Díaz de la Torre, secretario general del SNTE; Elba Esther Gordillo y Eruviel Ávila, gobernador

CELEBRACIÓN. Juan Díaz de la Torre, secretario general del SNTE; Elba Esther Gordillo y Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, durante el 36 aniversario de la sección 36 del sindicato. (Foto: SAÚL LÓPEZ / CUARTOSCURO )

Jueves 07 de febrero de 2013 Nurit Martínez Carballo | El Universal04:00

nurit.martinez@eluniversal.com.mx

Elba Esther Gordillo Morales, presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), demandó una reforma a fondo del sistema educativo y no una que sea producto de la negociación entre los partidos, luego de asegurar que los maestros —“amigos” del presidente Enrique Peña Nieto— no van a “permitir” que se ponga en riesgo su permanencia en las aulas.

Gordillo Morales dijo que el SNTE está al lado del Presidente en el esfuerzo por la modernización educativa, pero advirtió que la reforma constitucional acordada por el PAN, el PRD y el PRI, proclamada en el Congreso, “no es la reforma del presidente (Enrique) Peña. Es la reforma de una mesa de negociación, donde un presidente tiene que negociar con otros actores”.

En el marco de su cumpleaños número 68, Gordillo Morales dijo que el momento es propicio para enfrentar “ruidos y especulaciones. Me podría ir mañana… pero me voy a ir cuando los maestros quieran que me vaya.

“Ni amenazas, ni nada, me van a intimidar. Para morir nací, quiero morir con un epitafio: aquí yace una guerrera, como guerrera murió”, dijo durante la celebración de los 36 años de “unidad” de la sección 36 del sindicato.

La respuesta fue de algarabía que se fundió en gritos de “¡Elba! ¡Elba ¡Elba!”. Estaban ahí más de mil asistentes al auditorio de la sección 36, ubicado en Los Reyes Iztacala.

Relató que hay quienes la quieren jubilar, y a quienes especulan sobre su futuro lanzó: “¡No, hombre! A darle duro, a trabajar, a darle…”.

Gordillo Morales, presidenta del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, advirtió que podrá caer uno, dos, tres o cuatro dirigentes, “pero no caerá el SNTE”.

Señaló que no se puede perder el rumbo del patrimonio nacional: la educación pública. Al magisterio, refirió, no se le amenaza, ni actúa bajo esos principios. Luego definió el esquema bajo el que actúa el SNTE: A “buen trato, buen trato. Lealtades obligan, gratitud es el don divino”.

Sobre la reforma educativa, Elba Esther Gordillo describió que se trata de un acuerdo entre el PAN, el PRD y el PRI. “Lo más vergonzoso de Acción Nacional, y se los digo de frente, es que ellos con sus gobiernos panistas, logramos hacer estos avances. En una actitud demagógica e irresponsable niegan lo que lograron sus gobiernos panistas. Son los que impugnan y exigen la palabra permanencia, con los (dirigentes y legisladores) del PRD”.

Consideró que por ello la iniciativa de modificación a los artículos 3 y 73 de la Constitución “no es la reforma del presidente (Enrique) Peña, es la reforma de una mesa de negociación, donde un presidente tiene que negociar con otros actores”.

Indicó que el SNTE respalda la modernización del sector y eleva la calidad de la educación. “No estamos con el Congreso por la palabra permanencia. No la vamos a permitir. Exigimos que respeten nuestros derechos. Evaluar no es amenazar. Evaluar no es decir: si no cumples te vas”.

Entre nuevas consignas de “¡Duro, duro!”, Gordillo aseguró que “evaluar es ver dónde están nuestras deficiencias para atacarlas, para ir todos juntos: gobierno, maestros y sociedad, a revisar esos conflictos”.

La dirigente estuvo acompañada por los integrantes del comité ejecutivo y la coordinadora de la bancada de Nueva Alianza, Lucía Garfias, y el secretario general, Juan Díaz.

Presente en la ceremonia, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, dijo que el gobierno de la entidad apoya la reforma del presidente Peña Nieto porque tiene como fin mejorar la calidad de la educación, garantiza los derechos de los maestros en lo social y en lo laboral, y les reconoce méritos, formación y logros.

En su intervención, Gordillo Morales también anunció la creación del Observatorio Nacional del SNTE, en el Consejo que habrá de convocar en los próximos días. Ese Observatorio tendrá como tarea ser la instancia de transparencia y rendición de cuentas a los agremiados respecto a las cuotas sindicales, pero también sobre las labores que realizan las dirigencias y comisionados.

“Donde bimestralmente ustedes tengan un informe de en qué se invierten sus cuotas, y qué hacemos los dirigentes. El que no cumpla con su trabajo que se vaya, que no ande tras la comisión, y habrá un teléfono público, uno de esos 00, para que denuncie cualquier anomalía”.

La profesora, quien fue interrumpida casi 20 veces con aplausos y gritos de “¡Duro! ¡Duro! ¡Duro!”, volvió después de varios años a la sección en la que se formó como dirigente en la disidencia, entre las escuelas de Nezahualcóyotl y Ecatepec, en el Estado de México.

Tras recordarlo, les dijo a los dirigentes y maestros que “vuelve uno cuando necesita fuerzas”. Mientras identificaba a algunos que le acompañaron “en la lucha” en la década de los 70, se conmovió hasta las lágrimas al recordar sus inicios. Cuando la llamaban “Elba y sus pollitos”, “los mandilones”, pero también cuando “encabecé la disidencia”.

“Que no les asuste el petate del muerto. ¡Por favor!”, enfatizó al reivindicar que el concurso de plazas, la evaluación a maestros y las escuelas del tiempo completo las presentó el SNTE al gobierno.

La dirigente reconoció que el Estado perdió la rectoría de la educación en la nula supervisión a las normales privadas. “Proliferan las normales patitos, particulares”. Con el cambio de normalistas a egresados con licenciaturas, agregó, lo que se obtuvo es egresados que tienen errores ortográficos, pedagógicos y sin vocación.



PUBLICIDAD