aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Impresión 3D, el futuro a la medida

No más piezas descontinuadas: ahora es posible elaborar cualquier objeto proyectado sin importar su tamaño o complejidad. Pronto llevará la fábrica a casa
Una nueva tecnología que apunta a convertirse en algo normal en los hogares en los próximos años, ll

IMPRESIONES 3D. Una nueva tecnología que apunta a convertirse en algo normal en los hogares en los próximos años, llevará la fabrica, la manufactura y el diseño al interior de tu casa, todo esto gracias a una impresora 3D. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Martes 29 de enero de 2013 Guillermo Cárdenas Guzmán | El Universal00:15
Comenta la Nota

billthekaiser@gmail.com

Para Hortensia, egresada de arquitectura en la UNAM, siempre fue laborioso y costoso realizar maquetas. Pero cuando supo de los servicios de impresión en 3D acudió a una compañía establecida en México D.F. a solicitar piezas a la medida de sus diseños, mismas que pudo ensamblar en unas cuantas horas y con un ahorro significativo de dinero.

Así como las cámaras digitales y las computadoras revolucionaron la industria y facilitaron la vida cotidiana a fines del siglo XX, las impresoras 3D están cambiando las pautas de producción y consumo de objetos tanto a nivel personal como industrial, pues permiten diseñar y armar desde prototipos industriales hasta prótesis dentales o réplicas de arte.

Desde 1995, cuando los investigadores Tim Anderson y Jim Bredt, del Instituto Tecnológico de Massachusetts inventaron estos productos se han hecho cada vez más populares. Ambos adaptaron una impresora convencional de inyección de tinta para obtener ya no las típicas hojas grabadas, sino objetos sólidos.

Ahora esas máquinas son hechas y distribuidas por varias compañías especializadas en todo el mundo -y también en México- para que prácticamente cualquier individuo o entidad, y con el apoyo de programas de diseño, pueda imprimir capa por capa y a bajo costo prototipos, modelos a escala, piezas faltantes o refacciones de todo tipo.

"Casi no hay límite para el tipo de objetos que podemos imprimir. Eso lo dejamos a la voluntad y la imaginación de quienes nos encargan las piezas", dice el físico Miguel Enrique Patiño Salazar, responsable del Laboratorio de Detectores del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM, donde operan una de estas impresoras.

Fuera del laboratorio

El técnico académico informa que esta máquina, de capacidad de producción intermedia (entre la casera e industrial), fue adquirida por el ICN para fabricar (y no tener que importar de Europa o EU) dispositivos de optoelectrónica, es decir, que permiten emitir, detectar o controlar luz visible o rayos X o gamma.

Patiño Salazar comenta que la empresa proveedora del software para hacer las proyecciones, Solidworks, les proporcionó la capacitación requerida y con ello aprendieron no sólo a diseñar piezas únicas de manera más rápida y precisa, sino también simular virtualmente movimientos de rotación de engranes o el acoplamiento de piezas.

Otras compañías como Estereolitografía de México ofrecen a particulares servicios de modelado y edición de archivos digitales en 3D, además de impresión rápida de prototipos y venta de materiales, programas e impresoras nuevas y seminuevas de la marca Z Corporation.

"Antes se mandaba a hacer un molde por inyección de plásticos. El proceso tarda de tres semanas a un mes. Pero con esta tecnología, que es diez veces más barata, se entrega el prototipo en un promedio de tres a cinco días, según la carga de trabajo que tengamos", comenta Karina O Cervantes, directora de la empresa.

A partir de un archivo 3D (en programas como Autocad, Archicad, 3D Studio, Maya, entre muchos otros) y con las información obtenida mediante aparatos de resonancia magnética o tomografía, la empresa puede imprimir incluso modelos de cráneos, huesos o tejidos blandos para usos en la investigación científica.

Para fabricar las piezas Estereolitografía utiliza una impresora que funciona con polvos de sulfato de calcio, un aglutinante y colorantes para formar modelos aun de geometría muy compleja, con un 99% de exactitud según el diseño. Karina Cervantes señala que incluso escultores les han pedido escanear algunas de sus obras para hacer réplicas exactas.

Electrónica "a la carta"

El físico Enrique Patiño Salazar calcula que en unos 4 años esta herramienta de impresión, que ya está facilitando el trabajo en disciplinas como física, arqueología, medicina e ingeniería, va a revolucionar los patrones de producción y consumo de objetos de uso cotidiano, pues ya no habrá piezas decontinuadas para juguetes o aparatos electrónicos.

"En el largo plazo, esta tecnología va a revolucionar la forma en que producimos, al permitir hacer objetos como electrónicos mucho más individualizados y únicos, con la posibilidad de reducir la basura de este tipo", describe en un documento el científico Simon Leigh, del Departamento de Energía en la Universidad de Warwick (Reino Unido).

Leigh y sus colegas desarrollaron un plástico conductor especial para impresoras 3D con el cual será posible fabricar dentro de pocos años componentes electrónicos como palancas de juegos, consolas, botones o controles remotos que se ajusten a las dimensiones de los muebles e incluso la mano del usuario.

Y en el corto plazo, el investigador inglés pronostica que esta tecnología tendrá su mayor impacto en la educación superior, pues "permitirá a los estudiantes de ingeniería manufacturar piezas de alta tecnología dentro del mismo salón de clases".



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD