aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Debe ONU revisar prohibición sobre drogas: Calderón

El Presidente señaló que ello no quiere decir que se baje la guardia en el combate al crimen organizado
En su última participación como presidente de México en Naciones Unidas, Felipe Calderón urgió a tod

COMBATE En su última participación como presidente de México en Naciones Unidas, Felipe Calderón urgió a todos los países miembros a abrir el debate sobre el enfoque prohibicionista del consumo de drogas, pero sin bajar la guardia en el combate a los grupos criminales. (Foto: Reuters )

Nueva York | Miércoles 26 de septiembre de 2012 Jorge Ramos Pérez | El Universal13:03

En su última participación como presidente de México en Naciones Unidas, Felipe Calderón urgió a todos los países miembros a abrir el debate sobre el enfoque prohibicionista del consumo de drogas, pero sin bajar la guardia en el combate a los grupos criminales, que al traficar causan miles de muertes.

En su discurso en la 67 Sesión de la Asamblea General de la ONU, Calderón afirmó que si los países consumidores, en particular Estados Unidos, de plano son incapaces de frenar el consumo, entonces se debe abrir el debate, y anticipó que México va a liderar una estrategia multinacional a través de un tratado para detener el flujo de armas.

"Hoy, propongo formalmente que la Organización de las Naciones Unidas se comprometa en el tema y haga una valoración profunda de los alcances y los límites del actual enfoque prohibicionista en materia de drogas.

"Eso no implica que se deba bajar la guardia, nosotros no lo haremos, ni ceder un sólo milímetro a las organizaciones criminales. Lo que significa es que los países debemos asumir las responsabilidades comunes que tenemos en el problema pero diferenciadas que nos corresponden para enfrentar este problema", expresó.

En su última actividad tras una gira de trabajo de cuatro días, Calderón añadió que "si ellos no pueden o no quieren reducir el consumo de drogas, al menos deben detener el flujo exorbitante de recursos que financia a los criminales".

Pero "si esto no se puede, es el momento de explorar otras alternativas diferentes al propósito no logrado de reducir el consumo", dijo.

El mandatario, quien antes de su intervención todavía pulió su discurso, aseveró que "es el momento de que la ONU no sólo participe en este análisis, sino que encabece y en serio y profundo debate internacional que permita hacer un balance, por una parte, de los alcances y limitaciones del actual enfoque prohibicionista, y por otra, acerca de la violencia inhumana que genera la producción, el tráfico y la distribución de drogas y que ha convertido a América Latina en la región más violenta en el mundo".

Este balance, añadió, "finalmente debe examinar con honestidad y rigor académico cuáles pueden ser esas alternativas, explorando específicamente las alternativas regulatorias o de mercado, que nos permitan terminar, a todas las naciones juntas, con este flagelo que está costando miles y miles de vidas cada año".

Por ello " urjo, respetuosamente exijo, a Naciones Unidas a que no sólo participe, sino que encabece una discusión a la altura del siglo XXI que, sin falsos prejuicios, nos pueda llevar a todos a encontrar las soluciones a este problema grave bajo nuevos enfoques".

Felipe Calderón aseveró que en foros latinoamericanos como el Mecanismo de Tuxtla se llegó a la conclusión de que si no es posible reducir la demanda de drogas por parte de las autoridades de esos países, entonces "se deben entonces, explorar todas las alternativas para eliminar las ganancias exorbitantes de los criminales, incluyendo opciones regulatorias o de mercado, orientadas a ese propósito.

Manifestó su pesar porque México observa que "la determinación con la que combatimos a las organizaciones criminales no encuentra una respuesta similar en todos los páises".

Por ejemplo, "lamentamos que la Conferencia Diplomática realizada aquí en julio pasado no lograra un acuerdo para la adopción del Tratado sobre Comercio de Armas, lo que habría sentado bases para controlar la venta irresponsable de armas de alto poder al crimen organizado trasnacional", recalcó.

"Por ello, México impulsará un Tratado que limite o prohíba la transferencia de armas convencionales cuando exista el riesgo de que éstas puedan ser utilizadas para cometer violaciones al derecho internacional", dijo.

Calderón enlistó al menos 4 retos para el mundo: la crisis económica, abatir rezagos sociales, el cambio climático y la delincuencia organizada.
Proteger a los ciudadanos mexicanos ha sido imperativo categórico y se ha hecho sin ambages, señaló.

El mandatario mexicano recordó que esta es la última vez que participa en la Asamblea General de la ONU como Presidente de México.

Balance: México más justo

"Mi gobierno concluye dentro de pocos meses. Me enorgullece que México cuente ahora con una economía sólida, estable, y cada vez más competitiva y generadora de empleos. Con satisfacción puedo afirmar que México es hoy más fuerte, justo y próspero", presumió.

"En el tema de seguridad hemos combatido con determinación a las bandas criminales, actualizado las leyes y emprendido una profunda restructuración institucional", dijo en su balance.

"Me enorgullece dejar un México que mantiene profundas relaciones de amistad y cooperación con todas las naciones; un México que participa activamente en la construcción de un mundo de paz, justicia, seguridad y desarrollo", expuso.

xag

 



PUBLICIDAD