aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tribus urbanas se apropian de espacios a falta de ellos

La adopción de lugares obedece a los sectores sociales de donde vienen los jóvenes; crecen y se transforman a la velocidad de las redes sociales, su instrumento

Tuvieron que crearse una identidad para pasar por esta etapa de la vida Yadín Xolalpa /EL UNIVERSAL

Han decidido coincidir con alguna tribu urbana, en donde encuentran gustos en común; ideología, música, vestimenta, formas de vivir Adrián Hernández /EL UNIVERSAL

Felipe, Itzel, Elena, Martín, Montserrat, Flor e Irving son siete jóvenes capitalinos que coinciden en que son tantos que tienen que darse una identidad para pertenecer a algo Yadín Xolalpa /EL UNIVERSAL

Todos coinciden en que aman vivir en el DF. Se consideran urbanos y son parte de los dos millones y medio de jóvenes con distintas identidades Adrián Hernández /EL UNIVERSAL

"Los jóvenes del Distrito Federal son desiguales, no tienen las mismas oportunidades ni capacidades económicas" reconoce Javier Hidalgo, director del Instituto de la Juventud capitalino Adrián Hernández /EL UNIVERSAL

Además, Hidalgo menciona que "el DF es la ciudad con el mayor número de jóvenes de todo el país y donde es más visible la desigualdad con la que viven los mexicanos" Adrián Hernández /EL UNIVERSAL

En pocos rubros la juventud se democratiza. Uno de ellos es el uso de redes sociales con 80%, pues en el DF no importa si un joven vive en Iztapalapa o en Las Lomas, los dos usan Facebook Adrián Hernández /EL UNIVERSAL

También coinciden en que dejaron de ser receptores pasivos y que han logrado que los medios de comunicación hablen de ellos Yadín Xolalpa /EL UNIVERSAL

Los jovenes pertenecientes a alguna tribu buscan puntos de encuentro para dirigirse a bares donde re

PUNTO DE REUNIÓN. Los jovenes pertenecientes a alguna tribu buscan puntos de encuentro para dirigirse a bares donde realizan tocadas con gustos específicos como el Monumento a la Revolución, en el Palacio de Bellas Artes, en inmediaciones del Metro, o la Glorieta de Insurgentes. . (Foto: Ariel Ojeda )

Lunes 27 de agosto de 2012 Karla Mora y Víctor Adrían Espinosa | El Universal00:10
Comenta la Nota

metropoli@eluniversal.com.mx

Las identidades juveniles persisten en el escenario urbano, espacios públicos del Distrito Federal se llenan de estoperoles, crestas, piercings o gabardinas y ojos delineados de negro, sobre todo los fines de semana, cuando los integrantes de las llamadas tribus urbanas llegan y deambulan con vestimenta distintiva, con actitud acorde al ritmo de su caminar.

Ante la falta de espacios para ellos, los grupos de jóvenes como punks, emos, skaters o darks, han adoptado varias plazas y calles para reunirse a escuchar música y compartir intereses. Tienen puntos de encuentro para dirigirse a bares donde realizan tocadas con gustos específicos como el Monumento a la Revolución, en el Palacio de Bellas Artes, en inmediaciones del Metro Garibaldi, o la Glorieta de Insurgentes.

A decir de los especialistas, estos lugares persisten como puntos de reunión, aunque las tribus actuales están muy dispersas en las delegaciones capitalinas.

Alfredo Nateras, investigador y profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana y especialista en culturas juveniles, menciona que ante la falta de lugares específicos para estas adscripciones identitarias, los jóvenes adoptan zonas donde, en ocasiones, confluyen más de una tribu, sin que haya una mezcolanza, indica que cada quien se junta con los de su misma forma de vestir e ideología, sin convivir con los miembros de otras identidades.

La adopción de lugares obedece a los sectores sociales de dónde vienen los jóvenes, por tal razón los reggaetoneros se caracterizan por reunirse en las instalaciones del Metro, donde han adoptado a las estaciones como sus hogares, y los hipster prefieren lugares en colonias como la Condesa o la Roma.

"La premisa sería la siguiente: dime a que adscripción identitarias perteneces y te diré a que espacio habitas", asegura.

El coordinador del seminario de investigación en juventud de la UNAM, José Antonio Pérez Islas, indica que son los propios jóvenes que se apropian de espacios en términos simbólicos, por lo que representa y significa tener un lugar de reunión. Estas manifestaciones culturales, dice, siguen siendo vehículos de identidad y pertenencia.

Un fenómeno ocurrido en últimos años, es la adopción de lugares por más de una tribu urbana, sin que éstas convivan entre sí.

Esto ocurre en el Monumento a la Revolución, donde hay góticos a ciertos horarios, skaters y reggaetoneros. Antes de la recuperación de la Plaza de la República, ya se reunían colectivos punks.

En la Glorieta de Insurgentes y en el Parque México ocurre algo similar, no obstante de que en el primer caso el distintivo es que abundan jóvenes con tendencias diferentes a la heterosexual, y en el segundo se pueden encontrar grupos de hipster y skaters, sin que convivan entre ellos, incluso comparten la zona con cierta indiferencia, señala.

Pérez Islas comenta que las culturas urbanas del siglo XXI nacen, crecen y se transforman a la velocidad de las redes sociales, su instrumento fundamental, donde también deciden los lugares y bares para reunirse y cuentan sus anécdotas.

Álvaro Detor Escobar El Toluco, autor del libro México Punk y especialista en este movimiento, indicó que existe exclusión entre los mismos grupos juveniles, aunque compartan los lugares, lo mismo ocurre en el tianguis del Chopo, donde hay secciones del corredor que ven con cierto rechazo a quienes son diferentes a ellos.

Ambos especialistas consideraron que es "imposible" tener un mapa donde focalizar a las identidades juveniles.

"Es imposible porque son mutantes, son itinerantes porque van cambiando según los contextos. Por ejemplo actualmente hay muy pocos emos en la glorieta de Insurgentes, y ahora la mayoría están en recintos escolares, se mueven", opinó Nateras.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD