aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Hay pruebas de cura contra el VIH-sida

2012 ha marcado un antes y un después: avances científicos alientan la esperanza de erradicar el virus que ha matado a 60 millones
Las pruebas de sangre, en la imagen, han sido superadas por los nuevos test de saliva que dan result

NOVEDAD. Las pruebas de sangre, en la imagen, han sido superadas por los nuevos test de saliva que dan resultados en minutos. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Sábado 04 de agosto de 2012 Guillermo Cárdenas Guzmán | El Universal00:15
Comenta la Nota

guicardenas@hotmail.com

Cuando se detectaron los primeros casos de VIH-sida en EU, en 1981, la entonces rara infección equivalía a una sentencia de muerte; años después, los antirretrovirales la convirtieron en un mal crónico. Ahora la meta es curarla o erradicarla.

¿Podrá lograrse? 31 años después de iniciarse la epidemia global que ha matado 60 millones de personas, la investigación científica y los avances farmacológicos recientes (que se revisaron en la XIX Conferencia Internacional en Washington) aportan nuevas armas para atacar al virus.

"Por primera vez hay pruebas del concepto, como lo llaman los científicos, de que una cura efectiva es posible", indica un reporte de la International AIDS Society difundido en el marco de la conferencia en EU.

"La ciencia nos ha dicho desde hace tiempo que conseguir la cura de la infección por VIH podría ser una posibilidad realista. Es el momento adecuado para intentarlo", escribió en la revista Science en julio pasado Francoise Barré-Sonoussi, ganadora del Nobel de Medicina 2008 por identificar, con Luc Montagnier, a ese agente.

Con esta visión coincide Raúl Romero Cabello, infectólogo de la Facultad de Medicina de la UNAM: "Hoy tenemos más recursos y mejores opciones diagnósticas y terapéuticas para el manejo de la infección".

 

Ensayos alentadores

Dos hitos recientes sustentan el optimismo de especialistas. El primero es el resultado del estudio Visconti Cohort, de la Agencia Nacional Francesa de Investigadores del Sida, con 14 pacientes, a quienes suspendieron un tratamiento antirretroviral que habían llevado por tres años.

En otros casos los niveles del VIH en la sangre se habrían disparado y la infección habría dado paso al sida. Pero los pacientes no tuvieron rebrote y la proporción del virus estaba en niveles muy bajos. Charline Bacchus, líder del estudio, recomendó iniciar la terapia lo antes posible.

Otro hallazgo relevante, publicado en Nature en junio pasado, es que una dosis de un fármaco empleado originalmente contra el cáncer (vorinostat) y que inhibe una enzima involucrada en el "silenciamiento" del VIH puede sacar a éste de su estado de latencia en los glóbulos blancos.

El experimento, realizado con ocho pacientes, probó que reservorios del virus antes inalcanzables ahora serían el blanco de estrategias curativas. Por ejemplo, en combinación con tratamientos que mejoren el sistema inmunitario, el fármaco puede "desenmascarar" al VIH latente y así permitir su eliminación.

Este trabajo "prueba la idea de que el virus puede ser atacado en forma específica con fármacos y podría ser el primer paso hacia la curación", dijo David Margolis, el autor principal del ensayo, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

 

Arsenal farmacéutico

Está por verse si estos estudios podrán extenderse a grandes grupos de población y a los países de bajos ingresos, donde se registran las mayores tasas de infección. Según la ONUSIDA, hacia 2010 había unos 34 millones de personas viviendo con el VIH en el mundo; 68% se concentraba en África subsahariana.

En los últimos 15 años, la epidemia está relativamente estable, con 50 mil nuevas infecciones al año. Según el Informe Nacional de Avances en la Lucha contra el Sida 2012, hacia fines de 2010 había 1.5 millones de personas con VIH en América Latina.

En México -con 173 mil casos de infectados- la epidemia se concentra en poblaciones como trabajadores sexuales, usuarios de drogas y hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

Por lo pronto, la Administración de Fármacos y Alimentos en EU aprobó en julio un fármaco (Truvada) con fines preventivos, así como un kit de detección casero.

Gilead Sciences, fabricante de Truvada, que cuesta unos 11 mil dólares al año, lo introdujo al mercado en 2004 como tratamiento para gente infectada. Desde 2010, dos estudios mostraron que sirve para reducir el riesgo de adquirir VIH en gente con parejas infectadas (serodiscordantes).

En México el sector salud administra este fármaco a enfermos, pero no como medida de prevención. Quien desee usarlo así debe erogar el costo. Además, puede generar efectos secundarios como insuficiencia renal e inducir resistencia, según José Antonio Izazola, director del Censida.

Romero Cabello también destaca este riesgo del producto (que debe tomarse con otras medidas como condón), además de posibles efectos secundarios: "El VIH desarrolla resistencia a los antirretrovirales, Mientras más se utilice, hay más posibilidad de generarla".

Otras de las armas antiVIH es el kit casero Ora Quick de Orasure, que de 30 a 40 minutos detecta anticuerpos contra el virus en la saliva. Romero dice que esta prueba (disponible en octubre en Estados Unidos por más de 18 dólares) "es prácticamente tan eficiente como la prueba en sangre ELISA, pero al igual que ésta también debe confirmarse".

 

Vacunas, gran reto

Un ensayo clínico con 16 mil adultos en 2009 en Tailandia mostró que la prevención del VIH mediante vacunas es posible (la transmisión se redujo en 50%). Sin embargo, el reto ha mostrado ser mayúsculo, pues el VIH es muy cambiante y da paso a nuevas versiones de sí mismo.

Así, los investigadores esperan contar con una vacuna efectiva (que tenga al menos 50% de eficacia) hasta dentro de dos años, según el director de los Institutos Nacionales de Salud en EU, Anthony Fauci.

Una luz de esperanza es el estudio de Barton Haynes, de la Universidad de Duke, publicado en el New England Journal of Medicine. Halló entre mujeres y hombres vacunados anticuerpos contra una región externa de la cubierta del VIH, lo cual sugiere que ésta podría ser un importante objetivo. "El problema de las vacunas -dice el biólogo Antonio Lazcano, de la UNAM- es que se requieren no sólo las que prevengan la infección, sino que eviten que el virus siga replicándose en personas infectadas".



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD