aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La paz verdadera empieza en la familia: Arquidiócesis

La Arquidiócesis Primada de México, a través del periódico Desde la fe, dijo que el bienestar familiar es el primer paso para erradicar la violencia
Ciudad de México | Domingo 03 de julio de 2011 Notimex | El Universal18:17
Comenta la Nota

La paz se genera en la aplicación justa y necesaria de la ley y en la búsqueda del bienestar material y espiritual de la sociedad, señaló la Arquidiócesis Primada de México, que preside el cardenal Norberto Rivera.

En su editorial 'El primer paso de la paz', publicado en 'Desde la fe', reiteró , tal como lo ha hecho a lo largo de los últimos días, que el bienestar de las familias, tanto en su aspecto material como espiritual es el primer paso para erradicar la violencia y recobrar la paz.

Señaló que es imposible no sentir horror y condenar las acciones del crimen organizado, o no sentir dolor profundo por las pérdidas irreparables de vidas humanas.

Pero subrayó que en el difícil camino para consolidar la paz, la justicia y la dignidad entre los habitantes de este país, el primer paso es incubar los valores humanos en el seno familiar.

'Si en la búsqueda de la paz no se contempla la protección de la familia sana y funcional, o si en la demanda de justicia y dignidad no se exige también la defensa de la vida humana en todas sus condiciones poco, muy poco, se hace por la paz verdadera'.

El editorial agrega que sencillamente la paz se genera en la familia, por ello dice que aun cuando los gobiernos hablen de paz, si no procuran el bienestar de ésta, en realidad lo que hacen es destruir la paz social.

Hace notar que las consecuencias de una familia disfuncional, sin valores ni ética se observan todos los días en los brutales crímenes y en la atroz violencia que lastiman a la sociedad.

En ese sentido, subrayó que el egoísmo, la autodefensa o la apatía frente al sufrimiento ajeno, no son los caminos para obtener la paz sino el amor al prójimo, la caridad con el necesitado y el perdón y la esperanza.

crs



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD