aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Caso Paulette Un mes de misterio

ELUNIVERSAL intentó conocer avances de la investigación y personal de comunicación social del Edomex dijo que no habrá comentarios por el momento
CIUDAD DE MÉXICO | Sábado 01 de mayo de 2010 Redacción | El Universal00:03
Comenta la Nota

Había seis personas en el departamento de Huixquilucan, estado de México, el domingo 21 de marzo. Pero por la mañana, sólo había cinco, una de ellas, menor de edad.

Ericka reportó a la patrona que Paulette no estaba. Era hora de ir a la escuela, y la más pequeña de esa casa no amaneció en su cama, donde su mamá le dio la bendición, le puso su pijama y la acostó, luego de un paseo en Valle de Bravo entre las menores y el papá, según contó Lizette.

Ese fin de semana, la madre de familia Lizette Farah, de profesión abogada, pero de ocupación ama de casa, se fue con una amiga a Los Cabos, Baja California, a festejar el cumpleaños de su camarada.

El domingo en la noche, esperó la llegada de su esposo, Mauricio Gebara, inversionista inmobiliario, quien acomodó el automóvil, mientras ella recibió a sus hijas, Lizet y Paulette, en el lobby de su edificio.

Para el lunes, la más pequeña de la casa había desaparecido.

¿Harry Potter?

Arlette Farah, tía de la menor, envió mails y subió la foto de la niña a Twitter pidiendo ayuda. La noticia corrió como pólvora en el ciberespacio. Posteriormente, Arlette daba entrevistas a los medios para dar información sobre la desaparición.

Todos los periódicos difundieron la información y la imagen de Paulette. En Facebook y Twitter cientos de internautas se avocaron en la búsqueda de la niña.

Lizette y Mauricio también aparecían en los medios pidiendo que les regresarán a su hija. Que la dejarán en un centro comercial, decía ella. Él recordaba que había salido a ejercitarse la mañana del lunes 22 de marzo.

Después de la notificación de la ausencia de Paulette, la madre la buscó "debajo de su cama", "en la alberca", "barrancas... ¿Harry Potter o qué?", respondía en entrevista para ELUNIVERSAL.

Lizette aseguraba que no tendría represalias contra quien tuviera a la niña. No lloraba, pero se veía nerviosa en los videos y repartió volantes con la cara de Paulette, mandó poner espectaculares, anuncios en la televisión y en el transporte público.

Mauricio tampoco derramaba lágrimas cuando se le preguntaba sobre su hija.

Todos se preguntaban, ¿dónde está Paulette?

Madeleine y Paulette

Pero fue hace un mes exactamente que las investigaciones dieron un vuelco. De víctimas, los padres de la niña cayeron en inconsistencias en sus declaraciones, por lo que fueron arraigados en un hotel bajo supervisión de la Procuraduría mexiquense.

Ericka y Martha Casimiro, las nanas de Paulette, también fueron sujetas a la misma figura.

La sociedad especuló en torno a todos: la madre no lloraba en las entrevistas, el padre salió del departamento durante las primeras horas de la investigación, las nanas la vendieron... De todos se habló. Incluso se dijo que Paulette era la Madeleine mexicana, por el parecido al caso ocurrido en Portugal, pero que movilizó a casi toda Europa.

"En este momento podemos decir que derivado de estas exhaustivas investigaciones, podemos determinar que por lo menos los cuatro adultos que estuvieron en la casa, vertieron en distintas ocasiones versiones distintas y contrarias, y por lo tanto existen inconsistencias que nos implica hacer un análisis más profundo de los hechos", dijo en conferencia de prensa el procurador del Edomex, Alberto Bazbaz.

"Cada uno de ellos en determinado momento ha falseado su declaración, lo cual ha dificultado conocer la verdad de los hechos y establecer una firme línea de investigación", subrayó.

"La solicitud de arraigo en este momento no implica de ninguna forma que exista certeza de que alguno de ellos hubiera participado en la sustracción; simplemente es para resolver las inconsistencias en sus declaraciones", precisó.

Dónde menos se pensaba

A partir de ese momento, la tía de Paulette advirtió que las entrevistas cesarían y la procuraduría mexiquense mantuvo, desde ese momento hasta hoy, un hermetismo total.

Apenas ayer, ELUNIVERSAL intentó conocer avances de la investigación y personal de comunicación social del Edomex dijo que no habrá comentarios por el momento en torno al caso Paulette.

Pero lo más dramático de la investigación estaba apunto de revelarse. El cuerpo de la niña fue hallado la madrugada del 31 de marzo en su misma cama, el mueble desde donde su mamá dio entrevistas y peritos de la procuraduría local entraron con perros policías para olfatear y no hallaron rastro.

Al principio, se manejó la versión de que el cadáver de la pequeña estaba adentro de una bolsa plástica negra, pero finamente se supo que la niña estaba envuelta entre sábanas ensangrentadas en un espacio entre su cama y el pie de la misma.

Una amiga de Lizette Farah y su esposo durmieron en ese lugar mientras la niña estuvo desaparecida. Reporteros también entraron al sitio y las nanas recrearon cómo hicieron la cama en los días de incertidumbre.

La madre, indiciada

La familia Gebara Farah ocupaba el garden house del conjunto habitacional Porto Vita, ubicado en el número11 de la calle Hacienda del Ciervo, el cual se caracteriza por su amplitud de 300 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas, lugar que fue prácticamente sitiado para sacar el cadáver de la niña hacia el forense del Edomex.

La procuraduría mexiquense anunció ese 31 de marzo que al mediodía daría una conferencia de prensa para revelar la causa de la muerte de la menor, pero ésta fue aplazada hasta que finalmente, el procurador Bazbaz, junto a una psicóloga de la dependencia a su cargo salieron al ruedo.

"Asfixia mecánica por obstrucción de fosas nasales y compresión toracicoabdominal", fue la conclusión del forense sobre el fallecimiento. Pero la mayor revelación hasta ese momento fue que la madre de la pequeña pasaba de testigo a indiciada, con lo que se provocó un linchamiento social hacia la señora Farah de Gebara.

"En este momento podemos darle, sin duda, el carácter de indiciada en la investigación a Lizette", dijo Bazbaz Sacal, en lo que calificó como un caso "atípico".

El funcionario mostró videos y grabaciones en los cuales se escucha a la mujer sosteniendo un diálogo con su hija mayor, a quien le precisa que no debe seguir preguntando porque "a como están las cosas, se puede interpretar a que tú la echaste fuera", y concluye diciendo "si no hay evidencia, no hay nada".

La especialista en psicología, Sandra Yadeum Angulo, quien colabora en las investigaciones de la Procuraduría estatal para dar con él o los responsables del homicidio, precisó que probablemente Lizette tiene un trastorno de personalidad, que para el caso se convierte en una fuerte línea de investigación.

"Sí tiene características de personalidad que sorprenden, y por eso es una línea de investigación que estamos fortaleciendo. Estamos frente a una abogada, inteligente, audaz, astuta, fría, siempre se ha mantenido muy distante de la parte afectiva, sin apego (familiar), que ha mentido. Son características que hablan de un trastorno", comentó la experta.

Aunque dicha conducta y personalidad de la abogada y madre de la menor, no implica que necesariamente una persona como ella pudiera haber incurrido "en una violación a la ley" como es un asesinato, subrayó Yadeum Angulo.

No revisaron bajo la cama

El procurador reconoció que al inicio de las investigaciones -es decir, durante los primeros cinco días posteriores a la desaparición de la menor-, los 100 agentes judiciales y 40 peritos de la Procuraduría, quienes recabaron 30 declaraciones y participaron en tres inspecciones realizadas en el hogar de la familia Gebara Farah, no tuvieron indicios que apuntaran a que la menor probablemente siempre estuvo en la casa.

El 30 de marzo en la habitación se pudo percibir un olor a putrefacción, y fue así como horas más tarde, en la madrugada del miércoles 31, se localizó el cuerpo de Paulette.

Reconoció que aunque él estuvo en la habitación, no pudo percatarse de su presencia pues nunca levantó el colchón. "Yo estuve ahí, quiero ser sincero, en una plática con Lizette respecto del hecho... Yo no levanté el colchón", admitió.

Show televisado

Tras el entierro de Paulette, la confrontación entre los padres de la niña se hizo evidente. Cada uno realizó un funeral por separado para la pequeñita.

"Cobarde", "culpable", "tú metiste un bulto", "no fue un accidente", fueron sólo algunos de los intercambios verbales que los ahora, Gebara y Farah se soltaron.

Televisa fue el escaparate principal para las descalificaciones y argumentos de Lizette y Mauricio, quien no era señalado como el principal sospechoso de la muerte de la menor y no recibía el mismo escarnio público que su esposa.

Pero hace una semana, Gebara pasó a ser también indiciado por la muerte de Paulette. Luego de las declaraciones en que dijo supuestamente que la menor aparecería "debajo de una camita" y que la niña "estaba con una enfermera".

Mauricio se deslindó de presuntos nexos o amistades con el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto y del ex presidente, Carlos Salinas.

Lo cierto es que la familia Gebara tiene a la niña Lizette, luego del conflicto desatado por la muerte de su hermanita.

Ciberturba

El caso resultó mediáticamente incontenible. La gente se volcó en las redes sociales al grado de pedir en ellas pena de muerte para los responsables del asesinato de la niña.

Las condenas a ambos padres no se hicieron esperar, puesto que se desataron desde el arraigo. Todos los seguidores del caso se volvieron peritos, todos especulaban si la mamá veía para arriba, mintiendo, si el papá había dicho esto o aquello.

En Google, Paulette aparece con cinco millones 160 mil resultados.

Hermetismo y tortugismo

Pero donde no hay resultados es en la investigación que no termina de responder la dudas sobre cómo es que la niña apareció en su cama si ahí estuvieron varias personas sin notarlo, entre ellos el procurador mexiquense, quien aunque dijo que no levantó el colchón, envió peritos con perros adiestrados días antes del hallazgo.

Además, Bazbaz habló al principio de un "homicidio" en el caso Paulette, pero como según reveló Carlos Loret en una columna de esta semana, las conclusiones podrían apuntar a un accidente de sábanas de la propia menor, quien cabe recordar que sufría discapacidad motriz y de lenguaje.

El caso es que a un mes de la muerte de la pequeña no hay avances ni respuestas certeras en la investigación que respondan si fue un accidente o un asesinato y cómo llegó el cuerpo de la niña a su cama.

cg

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD