aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ejecutivos Toyota advirtieron problemas en 2006

También, un vicepresidente de la empresa en Washington advirtió en 2008 de que la reputación de Toyota iba en caída, debido a esos problemas y un mayor escrutinio de las autoridades federales
Washington | Martes 02 de marzo de 2010 EFE | El Universal19:26
Comenta la Nota

Ejecutivos de Toyota en Estados Unidos advirtieron a sus superiores en Japón de problemas con la calidad y seguridad de los vehículos en 2006 y 2008, indicaron documentos presentados este martes en el Senado y que dieron hierro a las quejas sobre la respuesta a la crisis de la empresa.

Documentos divulgados en una audiencia del Comité de Comercio del Senado reflejan la frustración en 2006 del ex presidente de las operaciones de Toyota en EU, Jim Press, sobre los problemas de calidad y seguridad de algunos vehículos.

En un documento confidencial de 20 páginas, del 20 de septiembre de 2006, Press instó a los ejecutivos en Japón a que la multinacional japonesa fortaleciera sus relaciones con la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras (NHTSA, por su sigla en inglés) y "organizaciones relacionadas".

Eso se lograría, según Press, mediante una colaboración con las investigaciones de NHTSA, tomando en cuenta el impacto publicitario de sus "respuestas técnicas".

En aquella fecha, Press también advirtió de que, según una encuesta encargada por Toyota, la lealtad de los consumidores sufriría si continuaban las llamadas a revisión de los vehículos.

"Más del 50% de los encuestados que nunca habían tenido problemas de llamadas a revisión apoyarían cambiarse de fabricante", advirtió Press, quien recomendó que Toyota hablara "de forma franca" y con una sola voz sobre las medidas de seguridad en los vehículos.

Según su presentación, la cobertura mediática en EU ese año daba cuenta de que los problemas en los vehículos le estaban restando brillo al mayor fabricante de autos en el mundo.

Press no fue el único en sonar la alarma. También Chris Pinto, un vicepresidente de Toyota en Washington advirtió en 2008 de que la reputación de la empresa iba en caída debido a esos problemas y un mayor escrutinio de las autoridades federales.

El presidente del Comité, el demócrata Jay Rockefeller, dijo que la llamada a revisión de 8.5 millones de vehículos de Toyota, iniciada en octubre de 2009, subrayan la necesidad de fortalecer las leyes vigentes para impedir más problemas en el futuro.

Al inicio de la audiencia, Rockefeller dijo que estudiará una legislación que amplíe la autoridad del Gobierno en la regulación de la industria automotriz.

Estados Unidos es el principal mercado de Toyota en el mundo, seis millones de vehículos fueron llamados a revisión en este país, y el incesante goteo de quejas por los problemas de aceleración de los vehículos parecen estar colmando la paciencia del Congreso y de la opinión pública.

En la misma audiencia, el secretario de Transporte de EU, Ray LaHood, dijo que el Gobierno sopesa exigir que todos los automóviles que circulan en el país tengan una nueva tecnología de frenos.

"Lo estamos estudiando (...) creemos que es un buen dispositivo de seguridad y estamos tratando de determinar si deberíamos recomendarlo", dijo LaHood, al explicar que esta tecnología deberá garantizar que el vehículo frene cuando se activan simultáneamente los pedales de aceleración y de freno.

Según LaHood, el Gobierno estudia recomendar el sistema para todos los vehículos que circulan en EU, no sólo para los modelos de Toyota.

Su dependencia investiga un total de 52 quejas sobre muertes causadas por problemas de aceleración súbita no intencionada desde 2000.

Por su parte, el presidente de Toyota para América del Norte, Yoshimi Inaba, reiteró las disculpas por la llamada a revisión de millones de vehículos, y prometió responder con más eficacia a las quejas de los consumidores.

"Nos queda claro que no escuchamos con la debida atención ni respondimos con la rapidez que debimos hacerlo", dijo Inaba en su testimonio.

Agregó que el comité que supervisará la calidad de los vehículos -uno de los cambios anunciados por Toyota la semana pasada, será encabezado por el ex secretario de Transporte de EU, Rodney Slater.

Inaba también informó al Congreso de que Toyota proveerá a la NHTSA tres aparatos electrónicos que le permitirá a los reguladores "leer" el contenido de las "cajas negras" de los vehículos que han registrado problemas de aceleración súbita no intencionada.

Toyota, que ha recurrido a Twitter y ha lanzado una campaña publicitaria multimillonaria para limpiar su imagen, enviará a ingenieros desde Japón para enseñar el funcionamiento de esos dispositivos a los expertos de la NHTSA, dijo Inaba.

eal



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD