aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Obesidad infantil, un problema social

El hecho de que haya cada vez más niños con sobrepeso debe ser preocupante, pues cuando los menores lleguen a la adultez podrían adquirir padecimientos difíciles de curar, señala un especialista

PREOCUPANTE. La Ssa ha señalado que la dieta que llevan los menores es otro factor que contribuye al sobrepeso. (Foto: Archivo )

Ciudad de México | Miércoles 27 de enero de 2010 Notimex | El Universal18:30
Comenta la Nota

El crecimiento de la obesidad infantil en México es un problema social alarmante, que puede tener como consecuencia una población futura con enfermedades crónicas y calidad de vida deficiente.

El hecho de que haya cada vez más niños con sobrepeso debe ser preocupante para los padres, pues cuando los menores lleguen a la adultez podrían adquirir padecimientos difíciles de curar, por lo que es urgente cambiar su estilo de vida y hábitos alimenticios.

Según estudios que el Hospital General de Zona Troncoso lleva a cabo cada tres años desde el año 2000, a partir de 2003 se desencadenó el aumento de la obesidad infantil.

En entrevista, la jefa de Pediatría de esa institución, Graciela López Juárez, afirmó que entre las causas principales de ese mal se encuentran los hábitos alimenticios basados en comida chatarra, la desorganización de los horarios para comer y el sedentarismo.

La especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) comentó que la obesidad también puede ser provocada por herencia o por algunas enfermedades, entre ellas las alteraciones de tipo metabólicas; sin embargo, dijo que estas causas son menos frecuentes que las relacionadas con la ingesta nutricional del paciente.

Además de las consecuencias en el aspecto psicológico, ya sea por cambios de conducta, depresión o aislamiento, los niños obesos pueden desarrollar diabetes e hipertensión y tener niveles altos de colesterol y triglicéridos, que para un menor de edad son trastornos riesgosos, añadió.

Por ello, advirtió que si el niño presenta aumento de peso anormal y se tienen antecedentes familiares con enfermedades metabólicas o rutinas inadecuadas en la comida, deben llevarlo al médico para que se detecte a tiempo el sobrepeso u obesidad.

Si el estudio revela que está por arriba del índice de masa corporal que corresponde a su peso, edad y talla, el médico le sugerirá que sea tratado por un nutriólogo, para que le diseñen una dieta adecuada y personalizada.

García Juárez aseveró que tanto la obesidad como el sobrepeso de los menores 'se puede prevenir con la ayuda de los padres, que deben de estar al pendiente de las conductas de sus hijos y que pueden cambiar sus hábitos estratégicamente para que los niños no sientan un cambio brusco'.

Sin embargo, subrayó que esos cambios se deben aplicar a toda la familia, para que el infante tenga un ejemplo claro y no sienta que el esfuerzo lo está haciendo sólo el y se tiene que mejorar la convivencia fuera de la casa, en la que se practiquen deportes.

La especialista recomendó también condicionar el tiempo que los niños dedican a la televisión o los videojuegos, así como dejar menos accesible la comida chatarra e idear formas atractivas para comer nutritivamente.

Con acciones que comienzan desde el hogar, los niños tendrán una cultura de alimentación sana, que no los perjudicará en un futuro y les permitirá una vida saludable, con mejor rendimiento y mejores oportunidades.

vsg



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD