aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La disputa por el penacho de Moctezuma

El penacho de Moctezuma, que se exhibe en el Museo de Viena, es considerado una de las reliquias más emblemáticas de la cultura mexicana

El danzante Ixokonoschtletl Gomora, ha realizado durante más de 20 años gestiones para que el penacho de Moctezuma sea devuelto a la capital mexicana. En 2006, participó en una conferencia donde se informó que el presidente Vicente Fox solicitaría oficialmente la devolución del penacho, cosa que no sucedió.. (Foto: EFE / Nelly Salas )

México D.F. | Miércoles 19 de noviembre de 2008 Carlos Rojas Urrutia | El Universal14:16

El penacho de Moctezuma es una de las piezas de la Colección Thompson que ha permanecido en Europa por casi 500 años y actualmente se exhibe en el Museo Etnográfico de Viena.

Originalmente, este penacho formó parte de un paquete de 158 piezas que el emperador Moctezuma regaló a Hernán Cortés para distinguirlo como un visitante importante. Cuando Cortés hizo llegar dichos regalos a los reyes de España, éstos se mostraron poco interesados en el penacho; lo que les atrajo, fue un conjunto de discos metálicos representando al Sol, la Luna y Venus; uno de esos aros, hecho de oro puro, medía dos metros de diámetro y pesaba 17 kilos, tal como consta en el inventario realizado en la Villa Rica de la Vera Cruz, el 5 de noviembre de 1519, cuya acta se encuentran en la Biblioteca Nacional de Viena.

Como las plumas del penacho no interesaron a nadie, un personaje desconocido de la corte francesa conservó este adorno de plumas. 50 años después, pasó a manos de la Familia de Ambrás, de España, en una subasta realizada en Venecia.

Posteriormente, hacia el 1600, el penacho reapareció en una exhibición en Bruselas. Fernando, conde de Tirol, lo adquirió para incluirlo en su colección de arte mexicano, que tras la muerte del conde viajó por varios países protegida de los estragos de las guerras.

Finalmente, el penacho quedó bajo resguardo del museo de Viena en 1817, de cuyas bodegas fue rescatado 60 años después, cuando la norteamericana Zelia Nuttal, del Museo Peabody de Harvard, inició las gestiones para restaurarlo hasta su forma actual: las plumas originales deterioradas no pudieron reintegrarse debido a que todos los pájaros de la época del emperador Moctezuma, con excepción del quetzal, se habían extinguido. Esas plumas fueron repuestas por las de aves europeas; las piezas de oro que había perdido el penacho se repusieron con discos de bronce dorado.

Durante la Revolución Mexicana, el penacho se convirtió en uno de los símbolos de las raíces prehispánicas; ahora, se considera una de las reliquias en el extranjero más emblemáticas de la cultura mexicana. En 1958, en México, el entonces oficial mayor de la Secretaría de Hacienda, Raúl Noriega, ordenó la elaboración de una copia fidedigna del penacho original, que actualmente se exhibe en el Museo Nacional de Historia de Chapultepec.

El danzante Ixokonoschtletl Gomora, oriundo de la zona maya, ha realizado durante más de 20 años gestiones con diplomáticos, artistas y políticos para que el penacho de Moctezuma sea devuelto a la capital mexicana. En 1999 el gobierno del entonces presidente de México, Ernesto Zedillo, comenzó las gestiones oficiales para pedir su devolución.

El 10 de enero del 2006, Gomora acompañó al entonces asambleista por el PAN; Ernesto Herrera, a una conferencia donde la fracción de este partido en la Cámara de Diputados informó que el presidente Vicente Fox solicitaría oficialmente la devolución del penacho, cosa que no sucedió.

 



PUBLICIDAD