aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




SSP: sabíamos de la fiesta en la narcomansión

Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal, informó que se contaba con información de inteligencia que indicaba que en la mansión del Desierto de los Leones se realizaría una fiesta en la que se concentrarían presuntos narcos
Martes 21 de octubre de 2008 Julián Sánchez | El Universal

julian.sanchez@eluniversal.com.mx

Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, informó que se contaba con información de inteligencia que indicaba que en la mansión del Desierto de los Leones se realizaría una fiesta en la que se concentrarían presuntos narcos.

“Éstos —dijo en una entrevista para un noticiero radiofónico— tienen enlace directo con Arturo Beltrán”.

“Estamos trabajando para acabar de armar la red de seguimiento, tanto en la parte de operación como la de enlace. Tenían un respaldo en la ciudad de México para los Beltrán Leyva. Ellos eran la base en cuanto a comunicación y enlace para la parte de los Beltrán con Colombia. Ellos eran los que tenían el trasiego de la droga el seguimiento, tanto para el embarque como para la parte que hay de transporte, y también tenían parte de la responsabilidad del envío de dinero producto del cobro de esa droga”.

Además de un pequeño zoológico, la mansión donde el pasado fin de semana fueron capturados 15 presuntos narcotraficantes —11 de ellos colombianos ligados al cártel de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas— contaba con una minidiscoteque, con un equipo de sonido, mesas de billar y un salón de juegos.

En el kilómetro 30 del camino al Desierto de los Leones, bajando por el empedrado de la calle Temascaltitlán, se puede observar la entrada de dos residencias.

En la de la derecha, las personas procuraban no ser vistos por los periodistas; la de la izquierda, con una reja de herrería de unos tres metros, decorada con hojas de árbol hechas de latón, tenía en sus marcos diversos labrados, en su mayoría uvas y aves, como muchas de las que se están tallados en madera que decora muros, pisos y techos de la lujosa propiedad.

Dentro se observan —además de la vistosa alberca— restos y basura que dejó la fiesta a la que asistieron varias personas el pasado viernes, entre ellas, los 15 detenidos.

Paquetes de tortillas sin abrir, botes desparramados de basura en la cocina y en seis de los baños; latas, vasos, platos, botellas de vino, estaban también regados por todos los rincones del comedor y en una de las salas, en la que está instalada una enorme pantalla con servicio de cable.

El desorden imperaba por los espacios donde se permitió el acceso a los representantes de los medios de comunicación.

 



PUBLICIDAD