aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Crece pánico por leche contaminada en China; ya son 4 bebés muertos

La última víctima mortal fue confirmada por la Administración de Salud de Xinjiang, región del noroeste del país donde se han registrado 55 de los más de seis mil 200 casos de la intoxicación
Beijing | Jueves 18 de septiembre de 2008 EFE | El Universal07:22

Miles de madres chinas esperan durante horas en hospitales de todo el país para examinar si sus bebés han quedado intoxicados por leche adulterada con melamina, en un escándalo que crece día a día después de que hoy se anunciara el fallecimiento de un cuarto niño.

La última víctima mortal fue confirmada por la Administración de Salud de Xinjiang, región del noroeste del país donde se han registrado 55 de los más de seis mil 200 casos de la intoxicación, un escándalo que ha vuelto a poner en duda la calidad de los alimentos chinos y que amenaza con afectar a sus exportaciones.

Con anterioridad se había informado de un fallecimiento en la provincia de Zhejiang (este del país) y dos en Gansu, los primeros casos de muerte de niños intoxicados, ocurridas en mayo y julio, aunque no se dieron a conocer hasta la semana pasada.

Entretanto, la policía china anunció hoy que ha detenido hasta el momento a 18 personas e interrogado a decenas por su supuesta implicación en la contaminación de leche de la firma estatal Sanlu, primera en la que se detectó la adulteración con melamina.

Seis de los detenidos vendieron presuntamente la melamina a los tratantes de leche, actividad a la que se dedican los otros 12 arrestados, que revendían el alimento a compañías lácteas.

El escándalo ha causado además la expulsión de cinco funcionarios locales, el último Ji Chuntang, alcalde y jefe del Partido de Shijiazhuang (Hebei), donde se ubica la planta de Sanlu, por no reaccionar cuando Fonterra, gigante lácteo neozelandés que participa en un 43 por ciento en la compañía china, informó el mes pasado a sus socios de que había detectado leche contaminada.

Por su parte, el Gobierno neozelandés advirtió en varias ocasiones a Beijing del escándalo en los días previos a los JO.

La melamina es un compuesto químico prohibido para el consumo humano que da mayor consistencia a los líquidos y, al ser rico en nitrógeno, puede engañar los detectores del nivel de proteínas.

Mezclada con la leche en polvo, ha causado problemas renales, como cálculos, a los bebés que la han consumido en toda China.

El pánico y la desconfianza ha llevado a muchas madres a trasladar a sus hijos a los hospitales, que en algunos lugares han prometido pruebas gratuitas (en China la sanidad es de pago).

El caso, que muestra de nuevo la lentitud de China para hacer frente a emergencias sanitarias (ya pasó con la gripe aviar y el SRAG), evidencia además que la melamina no es algo extraño en la industria alimenticia china.

Una inspección nacional lanzada tras destaparse el escándalo descubrió que el 20 por ciento de los fabricantes de leche en polvo chinos utilizan el compuesto, entre ellos los dos principales del país: Mengniu y Yili, éste último patrocinador de los JO de Beijing, aunque no se detectó melamina en las partidas para los atletas.

La actividad de Mengniu fue suspendida ayer en la Bolsa de Hong Hong, donde cotiza, mientras que las acciones de Yili bajaron un 10 por ciento en la de Shanghai.

Al igual que Sanlu, ambas tienen el título gubernamental de "marca famosa", lo que las exime de inspecciones, una medida puesta en marcha en 2000 para compañías con un "registro calidad prolongado, amplia participación en el mercado y estándares a nivel nacional o internacional".

El primer ministro chino, Wen Jiabao, reconoció ayer, en una reunión del Consejo de Estado (Ejecutivo), la existencia de lagunas jurídicas y negligencia en la supervisión de la seguridad de los productos lácteos.

El escándalo ha traspasado fronteras, pues aunque en un principio la marca con mayores niveles de melamina, Sanlu, dijo que no había exportado sus productos, nuevas productoras acusadas de adulterar su leche (Yashili y Suokang-Suncare) sí la vendieron a Myanmar (Birmania), Bangladesh, Gabón, Burundi y Yemen.

Las autoridades de Bangladesh ya han comenzado a analizar la leche importada de China, y también se investigan partidas en otros países aparentemente no afectados, como Corea del Sur.

Además, Taiwán detuvo la importación de leche de las marcas chinas implicadas y la empresa láctea danesa Arla paró su producción en China.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Jiang Yu aseguró hoy que la leche exportada a los cinco países mencionados "no es problemática", pero se mostró parca a la hora de comentar el asunto.

Este escándalo vuelve a sembrar dudas en países importadores de productos chinos como ocurrió el año pasado, con numerosos escándalos relacionados con juguetes, pasta de dientes, fármacos y comida para mascotas exportados por China al extranjero.

"Manejaremos el asunto de acuerdo con la ley", se limitó a señalar la portavoz.

jigh



PUBLICIDAD