aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Cómo te afecta la inflación al bolsillo?

La economía mexicana se ha visto vulnerada por varios años por la inflación, pero ¿qué es y qué provoca que los precios de los productos aumenten considerablemente?
Ciudad de México | Viernes 22 de agosto de 2008 Notimex | El Universal11:24

Durante varias décadas México ha vivido constantes altibajos en el poder adquisitivo de su población, por lo que el uso de la palabra inflación se ha hecho común, aunque en realidad existen otros fenómenos económicos que al igual que éste, son un termómetro de la salud de la economía de un país.

Para poder entender mejor en qué consiste el fenómeno de inflación debemos comprender las cualidades y alcances de éste, así como su diferencia con su contraparte, la deflación.

La inflación, es el aumento sostenido y generalizado de los precios de bienes y servicios, y que por lo mismo pueden mermar el poder adquisitivo de la población al no poder adquirir los mismos insumos.

Lo anterior se produce principalmente cuando la demanda de bienes y servicios supera la oferta de los mismos o cuando la oferta disponible está limitada por una escasa productividad o por restricciones del mercado.

Es aquí que se aplica la norma de mercado "a menor oferta, mayor demanda" y "a mayor demanda, mayor precio" , de manera que entre más escaso sea un producto su valor se incrementará.

Hasta la década de los 80, cuando se presentaba un fenómeno de inflación por lo general la primera medida que se aplicaba era la de aumentar los salarios para poder hacerle frente al incremento de los precios.

No obstante, esta medida sólo empeoraba la situación pues con el incremento a los ingresos se propiciaba una mayor circulación de dinero, sin embargo, continuaba la carencia de bienes para comprar por lo que nuevamente volvían elevar su costo ante una demanda que no bajaba.

Por ese motivo, durante los últimos años, en México se recurrió al famoso "corto" , consistente en retirar de la circulación una fuerte cantidad de dinero a fin de evitar que la demanda fuera mayor que la oferta, con lo que se mantenía controlada dicha inflación.

Actualmente, los economistas han dejado esta medida y ahora recurren al control de déficits fiscales y las tasas de interés, con lo que se busca la forma de asegurarse de que no sea fácil obtener préstamos que faciliten una mayor demanda, ni tampoco que se endeude el gobierno significativamente.

Contraria a la inflación es el fenómeno de deflación, el cual consiste en la caída generalizada del nivel de precios de bienes y servicios en una economía, y suele venir acompañado por una prolongada disminución del nivel de actividad económica y elevadas tasas de desempleo.

En pocas palabras, este fenómeno se produce cuando la oferta es mayor que la demanda, lo cual es resultado de una sobreproducción que ha saturado el mercado de determinados bienes, o por la disminución de demanda, lo que ocasiona que los insumos a vender se queden sin circular.

Ante esta situación, las empresas se ven en la necesidad de abaratar los precios de sus mercancías para recuperar por lo menos los costos fijos, ya que no puede pagar los costo variables, lo que a su vez genera un círculo vicioso que puede empeorar la situación.

Esto se debe a que con los precios bajando de forma generalizada, la demanda disminuye más porque los consumidores entienden que no vale la pena comprar determinado artículo si al día siguiente todo será todavía más barato.

En la inflación ocurre todo lo contrario, dado que los consumidores prefieren comprar antes los bienes de larga duración, para anticiparse a subidas de precios.

 

fllq



PUBLICIDAD