aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




10 diferencias entre los niños de ayer y los de hoy

Suspiran los nostálgicos por los juguetes de madera, pero otros ven positiva la herramienta de la tecnología. Lectores de EL UNIVERSAL.com.mx opinan sobre la infancia actual, sus ventajas y desventajas

Se quejan padres en foro de ELUNIVERSAL.com.mx de falta de respeto, pérdida de inocencia, agresividad y sobrepeso en niños. Reconocen agudeza en la inteligencia y esperanza al futuro. (Foto: Archivo/ELUNIVERSAL.com.mx )

Ciudad de México | Miércoles 30 de abril de 2008 Redacción EL UNIVERSAL.com.mx | El Universal14:42

La infancia difumina cada vez más sus líneas con la adolescencia, e incluso, con la edad adulta, según las opiniones que los usuarios de ELUNIVERSAL.com.mx virtieron en el foro con motivo del Día del Niño.

Las aristas para definir a la niñez actual se contraponen, pero se conjugan a la vez.

Aquí, el top ten de las diferencias entre las canicas de ayer y los Xbox de hoy, según los lectores.

  • Juguetes de madera vs tecnología de punta: los tiempos cambian y los juguetes, icono característico de los niños también.

    Mientras los nostálgicos suspiran por los trompos y boxeadores de madera, algunos vanguardistas creen que es positivo la interacción temprana con herramientas para el futuro, pero otros le atribuyen poderes enajenantes a los videojuegos y computadoras.

  • Sopita caliente vs maruchans: si consumir una sopa, tradición del hogar, ya se puede hacer en la calle, eso quiere decir que la comida ha cambiado, aunque no para bien, según los lectores, ya que los niños han incrementado el consumo de comida chatarra y por ello tienden a la obesidad.

  • Picnic en el campo vs chateo kilométrico: la vida sedentaria producto de un cambio en el entretenimiento se traduce en kilos de más —junto a las fritangas.

    Los padres se quejan de que sus hijos prefieren interactuar con un amigo de Argentina que con su vecino en el parque, lo que también provoca menos actividades físicas y aislamiento.

  • Reyes Magos vs Rebelde: la inocencia, el suspiro que un niño siempre debe poseer, se acaba más pronto, según las opiniones.

    Antes, la gente tenía 15 años y seguía creyendo en el Ratón de los Dientes o los Reyes Magos y ahora, los niños sólo creen en cómo se besan los actores de Rebelde, en las noticias, y en caricaturas violentas.

  • Resortera vs armas de uso exclusivo del Ejército: las quejas sobre la violencia son varias. Desde que los niños son contestones hasta que de verdad utilizan armas.

    La gente culpa de esto a los contenidos en los medios de comunicación y los factores de la vida sedentaria que los niños resienten.

  • Modelo clásico vs modelo posmoderno: la idea de que los niños respetan a sus mayores se desvanece. El exceso de soledad provoca que los padres los recompensen con regalos, que algunas veces los aislan más.

    En consecuencia, los niños sólo ven a sus padres como proveedores de productos y no de afecto. Los pequeños se vuelven consumistas y además, contestones y consentidos.

  • Desinformados vs informados: ser niño no significa ser ignorante y actualmente las posibilidades de acceder a la información son diversas, pero los niños toman la vía rápida, su autopista generacional: Internet.

    Algunos se quejan de que la niñez no investiga en libros, pero otros comprenden la ventaja de tener una cantidad de información a la mano.

  • Lentos vs rápidos: afortunadamente para los mayores, no todo es malo. Los niños son más despiertos porque descubren el mundo antes, en comparación de cómo se hacía años atrás.

    Es la compensación de los medios de comunicación y la tecnología.

  • Los abandonados vs los atendidos: A pesar de que los abusos contra niños son una realidad en el mundo, la gente opina que la infancia actual tiene más oportunidades que antes.

    Simplemente, tener un día para ellos es un logro. Aunque eso lo conquistaron con luchas ya de mayores.

  • Esperanza: a pesar de todas las ideas negativas que las nuevas generaciones provocan, para sus padres son el motor de sus vidas y la gente cree que se debe luchar por ellos, tanto en educación, como en medio ambiente, salud, y todos los medios que provoquen una mejora en su vida.

    Hay coincidencia: son la esperanza.

    cgb



  • PUBLICIDAD