aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Aumenta número de diabéticos en México

Provoca la mala alimentación de la población nacional que los índices de enfermedades cardiovasculares y diabetes crezcan entre la población nacional
Ciudad de México | Sábado 19 de abril de 2008 Notimex | El Universal11:27

La mala alimentación de los mexicanos genera que se disparen los índices de diabetes y enfermedades cardiovasculares, así como los gastos de las instituciones públicas de salud y de los patrones, ya que estos padecimientos ocasionan ausentismo y baja en la productividad.

En un comunicado, Christopher Wanjek, especialista de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sostuvo que la dieta de los mexicanos contiene muchas calorías y no existe una alimentación equilibrada y nutritiva.

Señaló que en México, a diferencia de otros países, la buena alimentación de los trabajadores no se ha visto como una necesidad, lo que marca una prioridad para el gobierno.

Por ello, consideró que la iniciativa de Ayuda Alimentaria para los Trabajadores es una muestra de interés de los diputados y senadores.

Además, dijo, es muy favorable que el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, manifestará su apoyo y el del gobierno federal para sacar adelante un programa tripartita que permita mejorar la alimentación de los trabajadores mexicanos y con ello, el nivel de vida de las familias.

Calificó como "positivo" que el encargado de la política laboral del país se interese por el tema. Por eso, subrayó, la gente de la OIT ha venido desde Ginebra, para ver cómo operaría este modelo.

Expuso que la inversión en los trabajadores con un programa que garantice la alimentación y eleve el nivel de vida de los mexicanos podría ser un factor de reducción del fenómeno migratorio hacia Estados Unidos.

Por ello, celebró el interés del Congreso de la Unión, del gobierno federal, del sector empresarial y de la sociedad civil por mejorar el nivel nutricional de los obreros.

El autor del libro "Food al Work", editado por la OIT, consideró que los programas de alimentación para los trabajadores aplicados en diversos países en la última década "no revolucionarán" el mundo laboral de este siglo, pero son el primer paso para prevenir enfermedades y elevar la productividad.

Indicó que en la OIT siempre ha existido desde su fundación una preocupación por la alimentación adecuada de los trabajadores y recordó que desde los años 20 cuando empezó a operar este organismo, había preocupación por la alimentación de los trabajadores.

En la medida en que se han contemplado programas de ayuda alimentaria que garantizan la nutrición adecuada del trabajador, aseguró, se elevó la productividad de las industrias y disminuyó el ausentismo y costos por enfermedades.


mzr



PUBLICIDAD