aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Descubre niña después de 12 años que era niño

Revelan estudios que la pequeña campesina de Valdivia era un hombre atrapado en un cuerpo extraño que se asemejaba al de una mujer, producto de una malformación congénita genital
Medellín | Sábado 09 de febrero de 2008 El Tiempo/ GDA | El Universal10:19

Después de 12 años de vestir blusas y faldas largas, de jugar con sus amigas y hasta de cuidar con esmero su cabello castaño que le llegaba a la espalda, Mariana*, una niña campesina de Valvidia, norte de Antioquia, descubrió que era un hombre.

Unos exámenes de cariotipo, hormonas y testosterona mostraron que la pequeña, en realidad, era un hombre atrapado en un cuerpo extraño que se asemejaba al de una mujer producto de una malformación congénita genital.

El peculiar caso fue presentado el jueves por las directivas de la Clínica Noel de Medellín, donde el próximo martes se realizará la cirugía de reconstrucción genital del órgano masculino del menor.

Aunque sólo en la capital antioqueña se registran 20 casos al año de malformaciones congénitas genitales que, por la falta de un desarrollo completo del órgano reproductor ante la deficiente producción de testosteronas impiden determinar el sexo del recién nacido, en este caso la falta de recursos de la familia y la ausencia de un diagnóstico médico acertado condenaron a Mariana a vivir 12 años como toda una mujer.

"Fue algo muy extraño. Cuando nació tenía una llaga pequeña en su zona genital. Y después de dos años de tratamiento quedó como una vagina normal y por eso decidimos vestirla y criarla como una mujer. Y los médicos que lo atendieron dijeron que estaba bien", dice hoy la madre del menor mientras recorre los pasillos de la Clínica Noel de Medellín.

Todo comenzó, precisamente, al momento del nacimiento del menor. Un parto de escasos seis meses de gestación y unos problemas en la piel luego de 17 días en incubadora fueron la primera señal. Luego, los médicos diagnosticaron la malformación congénita genital y un trastorno de aprendizaje que le impedía leer y escribir de forma normal.

"Como era un sexo ambiguo, el médico que lo vio en primer término pudo asignarle el carácter femenino y así lo tomó la familia. Y en este caso, la naturaleza asemejaba a que era una mujer", explica José David García, especialista en cirugía y urología infantil, encargado de la operación que demorará cinco horas.

Al parecer, el escroto (piel donde se ubican los testículos) se desarrolló en el cuerpo del menor de forma parcial al igual que el orificio por donde debería haber salido el pene. Así, por esta peculiar malformación podía orinar de forma normal, lo que para sus padres y médicos que lo atendieron en principio se asemejaba a una vagina, pero nunca le hicieron exámenes científicos para corroborar su sexo.

Por eso, a Mariana le compraron todo lo de una niña: muñecas, vestidos largos y blusas. "Pero hace como tres años le empezó a salir vello, a cambiarle la voz. Además, le encantaba jugar futbol y estar con caballos", recuerda un tío del menor.

Ante esto, sus padres decidieron consultar a la A.R.S. Coosalud para unos exámenes. Sin embargo, solo por medio de una tutela que se falló en agosto del 2006 lograron conseguirlo. "Apareció que tenía el 99 por ciento de sus cromosomas masculinos", asegura la madre, quien con otra tutela consiguió la operación de reconstrucción del órgano masculino de su hijo.

La familia espera que desde el martes, cuando se realice la operación, el menor pueda recuperar los años que pasó viviendo como una mujer.

Nombre cambiado

"Nos dijo que no nos preocupáramos porque él sabía que era hombre. Y luego se vistió con camiseta y bluyín y él mismo se cortó el cabello".

Dijo su madre al explicar la reacción del menor.

Así será la operación

1. La operación, que demorará 5 horas, comienza con la reubicación de los testículos que se quedaron al momento del nacimiento en la zona abdominal (se le denomina criptopquidia) hacia el escroto en la parte genital.

2. De allí, se sacará el glande para, a través de una microcirugía, comenzar a reconstruir el pene del menor con un tamaño adecuado para su normal desarrollo. Además, se reconstruirá la conexión con la uretra.

3. En este caso los médicos aseguran que el menor podrá tener erecciones y una vida masculina normal. Sin embargo, los más probable es el joven no pueda tener hijos por problemas en su escroto.

sgf



PUBLICIDAD