aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México busca afianzar derechos en ''hoyo de dona''

México adoptó acciones legales ante la ONU para formalizar jurídicamente su soberanía en el llamado ''Hoyo de dona occidental'', una región del Golfo de México con grandes reservas de petróleo a gran profundidad
Ciudad de México | Martes 18 de diciembre de 2007 AP | El Universal03:48

México adoptó acciones legales ante la ONU para formalizar jurídicamente su soberanía en el llamado ''Hoyo de dona occidental'', una región del Golfo de México con grandes reservas de petróleo a gran profundidad.

La zona _en el oeste del Golfo de México_ se encuentra fuera de las 200 millas (320 kilómetros) del mar patrimonial de México y Estados Unidos.

El gobierno mexicano dijo que el jueves presentó información ante la Comisión de Límites de Plataforma Continental de la ONU para que sean reconocidos los derechos de México en la región.

''Una vez que la CLPC formule sus recomendaciones, los límites de la plataforma continental extendida de México en el polígono occidental del Golfo de México serán definitivos y obligatorios frente a terceros Estados'', indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores en un comunicado el lunes.

''De esta manera, México podrá ejercer plenamente sus derechos de soberanía para la exploración y explotación de los recursos naturales'' en ''la zona reivindicada'', añadió en el texto sin mencionar el nombre de ''hoyo de dona'' ni los supuestos enormes yacimientos petroleros en el área.

Los ''hoyos de dona'' son zonas entre mares territoriales de dos o más países que de manera formal no pertenecen a ninguno. Su aprovechamiento depende de acuerdos entre los países colindantes regidos por la Convención sobre Derechos del Mar de la ONU.

Estados Unidos y México se dividieron el ''Hoyo de dona occidental'' en el 2001 mediante un acuerdo que concede a México derechos sobre casi el 60% de los 16.835 kilómetros cuadrados (6.500 millas cuadradas) de la zona.

El convenio tiene la intención de resolver los derechos potencialmente lucrativos en la exploración petrolera marina.

Pero los dos países determinaron también aplazar por 10 años los eventuales trabajos de extracción para que ambos estudien los sitios de los posibles yacimientos y tengan las mismas oportunidades de explotarlos. Por ahora se desconoce el estado de esos estudios.



PUBLICIDAD