aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Caso Madeleine, toda una historia de suspenso

Las investigaciones para descubrir qué pasó la noche del 3 de mayo cuando la pequeña de 4 años desapareció de su dormitorio mientras sus padres cenaban en un restaurante en Portugal, han dado giros impresionantes

El 7 septiembre se declararía que los padres de Madeleine son sospechosos de lo que llaman "muerte accidental" tras ser interrogados por separado. (Foto: Archivo/EL UNIVERSAL )

Ciudad de México | Lunes 24 de septiembre de 2007 Redaccción EL UNIVERSAL.com.mx | El Universal01:37

La desaparición de Madeleine se ha convertido en una historia de suspenso. Las investigaciones para descubrir qué pasó la noche del 3 de mayo cuando la pequeña de 4 años desapareció de su dormitorio mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano al complejo turístico de Algarbe, en Portugal, han dado giros impresionantes.

¿Pero cómo empezó el misterio?

Según fuentes policiales, los padres de Madeleine salieron a cenar, dejando a sus tres hijos dormidos en un cuarto de hotel. Los McCann fueron varias veces al cuarto para cerciorarse de que los pequeños estuvieran bien, pero en la última visita se percataron de que la niña había desaparecido. En ese momento amigos y empleados del centro turístico empezaron la búsqueda, sin embargo, Gerry McCann se dio cuenta de que estaban forzados los barrotes de una ventana.

A partir de este indicio se movilizaron las autoridades lusas, pues todo apuntaba a que Maddie había sido raptada.

La pareja McCann orquestó una campaña que velozmente se hizo internacional para dar con el paradero de la pequeña. Figuras deportivas como Cristiano Ronaldo y David Beckham aparecieron en televisión pidiendo información que pudiera ayudar. Incluso, el empresario Stephen Winyard ofreció un millón de libras (más de 22 millones de pesos) de recompensa.

En unos cuantos días la suma se duplicó gracias a la labor del presidente de la compañía Virgin, Richard Branson, la escritora J.K. Rowling (creadora de Harry Potter) y el futbolista Wayne Rooney, quienes aportaron fondos hasta reunir 2.5 millones de libras (más de 55 millones de pesos).

El 17 de mayo se lanzó un sitio web dedicado a recabar fondos para buscar a Madeleine. La página muestra imágenes de la pequeña y un recuadro de conteo donde se informa cuántos días lleva la desaparición. Pulseras con la frase “Look for Madeleine Bands” y teléfonos de la policía portuguesa, entre otras autoridades, también figuran en internet. Incluso, Kate y Gerry McCann se reunieron el 30 de mayo con el papa Benedicto XVI en una audiencia general en Roma, donde el Pontífice bendijo el retrato de la pequeña.

En tanto, las investigaciones siguieron sin obtener buenos resultados, pues se pasaba de un sospechoso a otro, como Robert Murat, un británico que tras ser interrogado ocho horas fue puesto en libertad.

La conmoción por este caso persistía, trascendiendo incluso las fronteras del viejo continente europeo.

El diario holandés De Telegaaf dio a conocer la segunda semana de junio el contenido de una carta que había recibido donde se daban pistas del lugar donde presuntamente estaba el cuerpo sin vida de la pequeña. Autoridades portuguesas se dieron a la tarea de buscar el supuesto cadáver, sin embargo, tras intensas labores abandonaron el lugar sin hallazgo alguno.

Pero las indagatorias de pronto dieron un giro “terrorífico” pues según el periódico portugués “Diario de Noticias”, que cita fuentes de la investigación, dijo en su momento que las versiones contradictorias de los McCann, familiares y amigos sobre el suceso contribuyeron a que se dude de la hipótesis de secuestro, llevando a sospechar de Kate y Gerry.

Fue así como perros adiestrados para detectar cadáveres se desplazaron junto con agentes británicos hasta el cuarto de hotel donde dormía Maddie junto con sus hermanos la noche en que desapareció. Los canes permitieron descubrir restos de sangre, mismos que fueron analizados para ver si correspondían al ADN de la niña británica.

De igual manera, pertenencias de Kate y Gerry fueron indagadas, descubriendo nuevos rastros de olor a cadáver que el detectado en el apartamento de los McCann.

Pero el 7 septiembre se declararía que los padres de Madeleine son sospechosos de lo que llaman “muerte accidental” tras ser interrogados por separado.

De acuerdo con el diario La Tercera, la tía de Madeleine y hermana de Gerry McCann , Philomena McCann, reveló que la policía judicial ofreció un trato a Kate si confesaba el crimen.

"Si aseguras haber matado a Madeleine por accidente, y que luego la escondiste y te deshiciste de su cuerpo, entonces te garantizamos dos años de prisión...incluso menos", detalló. Sin embargo, la policía hasta el momento no ha hecho declaraciones sobre esta información.

La historia ha conmocionado tanto que incluso el estreno de la película “Gone, baby, gone” del actor y director de cine estadounidense, Ben Affleck, fue cancelada en Reino Unido por las similitudes con el caso de la niña británica.

El 14 de septiembre la prensa británica dijo que Madeleine murió de una sobredosis de somníferos que le administraron sus propios padres, pues según los fluidos corporales encontrados en el maletero del coche que los McCann alquilaron 25 días después de su desaparición indican que fue sedada con una cantidad significativa de píldoras.

Esta información fue recogida por los tabloides de Gran Bretaña del diario “France Soir”. Las acusaciones, fueron calificadas como ridículas por Kate y Gerry .

Las especulaciones de la prensa acosan cada vez más al matrimonio McCann y las hipótesis aumentan, pues también se habla de que la pequeña pudo haber sido arrojada al mar o que incluso está enterrada en la iglesia a la que Kate y Gerry asistían a rezar.

Los escenarios de esta misteriosa historia son diversos y aún hay cabos sueltos en las investigaciones, sin embargo, los McCann planean lanzar una campaña informativa de 80 mil libras (160 mil dólares) para solicitar al público que ayude con la búsqueda de la pequeña que hasta el momento lleva cuatro meses y medio desaparecida.

Y mientras Gerry y Kate analizan su caso, los detectives portugueses buscan interrogar de nuevo a los testigos importantes, pero ahora sin dar a conocer la información en torno al caso.

sgf / jcm



PUBLICIDAD