aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Justifica Riyo Mori prueba de traje de baño en Miss Universo

Asegura la nueva reina de belleza que mostrar el cuerpo durante la competencia es para que se note cuánto se ejercitan las participantes, y de ninguna manera se trata de un acto denigrante para las mujeres

La japonesa Riyo Mori, de 20 años, se convirtió en la nueva Miss Universo. (Foto: AP )

Muestra el video

Video Sorprende Japón en Miss Universo 2007.

Ciudad de México | Martes 29 de mayo de 2007 AP | El Universal13:50

A sólo horas de haber sido coronada Miss Universo, la japonesa Riyo Mori ya tiene vida de reina: está rodeada por un batallón de asistentes que le ayudan con lo que debe decir, con su cabello, su ropa, su maquillaje y hasta le amarran los zapatos.

A un costado de la habitación donde la preparaban para los medios, había una mesa repleta de alimentos digna de un festín real.

Mori con gran aplomo, un porte envidiable y nuevamente luciendo un diseño de la marca Gucci, dijo estar preparada mental y físicamente para el calendario apretado que le espera durante todo un año, que incluye viajes alrededor del mundo, reuniones con dignatarios y ser portavoz de campañas para recaudar fondos para combatir el VIH/Sida.

"Soy una persona realmente paciente y creo que esa es mi mejor arma, así que me siento confiada de poder sobrellevar la presión que conlleva el título", dijo en entrevista en una habitación del hotel que patrocinó la competencia.

La bailarina de 20 años afirmó que por estar acostumbrada desde muy niña a subirse a los escenarios, sintió una ventaja sobre otras competidoras.

"Me encanta actuar sobre los escenarios, así que anoche ni siquiera me sentía que se trataba de una competencia", que fue vista por mil millones de personas alrededor del mundo, según expresó en un inglés muy pausado.

Donald Trump, dueño del concurso, la describió como una "campeona, una gran mujer".

La representante de Brasil Natalia Guimaraes ocupó el segundo lugar, mientras la venezolana Ly Joainits el tercero.

La japonesa aseguró no sentirse incómoda con la estructura del concurso en que las participantes primero modelan en traje de baño y traje de gala, antes de que el jurado tenga la oportunidad de entrevistarlas, lo que según algunos críticos es degradante para las mujeres.

"Enseñar el cuerpo en la competencia de traje de baño es sólo para ver cuánto nos ejercitamos, si eres una persona activa... si estás feliz y te ejercitas eso se va a reflejar en tu figura".

El año pasado la ganadora, Zuleyka Rivera, se desmayó después de ser coronada. En una entrevista, la ex soberana reconoció luego que se había "extralimitado" con las dietas de cara a la noche final.

Mori señaló que no tenía una opinión de si el concurso impone un estándar de belleza alejado de la realidad, al escoger siempre las chicas más altas y más delgadas.

Sobre sus compañeras dijo que nunca vio problemas de desordenes alimenticios y que para tener un cuerpo saludable "sólo tienes que comer saludable y comer bien" y que esa es la regla que sigue.

En 10 años dijo que se ve a sí misma celebrando su cumpleaños rodeada de sus estudiantes de danza y que está segura de que su vida continuará ligada a esa disciplina, que es su "pasión".

Reconoció que el lunes en la noche temió perder la corona valorada en unos 250 mil dólares y que pudo reaccionar rápido cuando se le cayó de la cabeza segundos después de ser declarada ganadora porque estaba consciente de que no estaba ajustada.

Su abuela, quien le había pedido hacía años que lograra convertirse en Miss Japón, así como su mamá y más de 25 estudiantes de danza llegaron al Auditorio Nacional para apoyarla y eso le dio fuerza.

Su estilo, que llamó la atención desde el principio por incluir lo último de las colecciones de famosos diseñadores, se logró gracias a una inversión de 1.3 millones de dólares, reveló su entrenadora Inés Ligron.

Además de las responsabilidades como portavoz para combatir el sida, Mori se llevará una gran cantidad de premios incluyendo la tiara de perlas y diamantes que le entregaron en la víspera, una beca de dos años de la Academia de Cine de Nueva York, ropa de noche, trajes de baño, jeans y zapatos a la medida de varias marcas, suplementos para el cabello y la piel por un año y un portafolios del famoso fotógrafo Fadil Berisha, un entrenamiento intensivo en relaciones públicas, entre otros.

Sus primeros viajes serán a Canadá e Indonesia, para luego hacer un regreso triunfal a su país natal, se informó.

Esta es la segunda vez que Japón gana la corona de la belleza mundial y la primera en 48 años desde la victoria de Akiko Kojima en 1959. El año pasado, la candidata japonesa estuvo a punto de alcanzar el premio, pero perdió por un estrecho margen.

mzr/cvtp



PUBLICIDAD