aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Buscaremos pruebas contra los Bribiesca”

Es un hecho la riqueza desmesurada de los hijos de Marta Sahagún, afirma titular de comisión investigadora

PROTEGIDOManuel Bribiesca (i). Hubo presiones de Vicente Fox sobre las pesquisas a los hijos de la ex primera dama, afirman. (Foto: Archivo EL UNIVERSAL )

Ciudad de México | Domingo 20 de mayo de 2007 Ricardo Gómezy Andrea Merlos | El Universal00:25

“Hay una riqueza desmesurada en unos jóvenes (los hermanos Bribiesca) que tenían tal vez un simple Vocho y salieron del sexenio en jet”, resume Elías Cárdenas, diputado federal, quien explica la razón de ser de la comisión encargada de investigar a la empresa Construcciones Prácticas.El legislador de Convergencia preside la tercera comisión especial de la Cámara de Diputados, encargada de investigar a la empresa, a la que se vincula con los hijos de Marta Sahagún, esposa del ex presidente Vicente Fox.

“La tercera es la vencida”, señala con un tono de confianza.Y aunque asegura que no “prejuzgaría en lo absoluto” sobre este tema, de entrada asegura no temerle a Sahagún de Fox, quien se enfrentó en la legislatura pasada con su compañero de partido Jesús González Schmal por estas investigaciones.

El órgano legislativo fue presidido anteriormente por la ex diputada del PRD Marta Lucía Micher Camarena y por el ex diputado por Convergencia González Schmal; ahora su titular espera encontrar elementos para probar el presunto enriquecimiento de los Bribiesca y aprovechar la coyuntura de un nuevo gobierno.Acepta que será difícil que no interfieran intereses políticos y económicos, pero también admite que sería “decepcionante” no encontrar nada.

Elías Cárdenas considera que las dos anteriores comisiones no obtuvieron resultados concretos por la “simulación” de los actores involucrados y por la “presión” del poder presidencial en la figura de Vicente Fox, al tratarse de la familia de su esposa.

Desde su punto de vista, la sociedad ya no permite “enriquecimientos públicos explicables”, mucho menos justificados al amparo del poder presidencial.

—¿Qué tan grande es esta responsabilidad que ahora sume?

—Yo asumo que este es un asunto de una gran responsabilidad porque ha lesionado mucho la conciencia de la sociedad.

Encuentro muchas manifestaciones que me hacen incluso en lo personal, en el sentido de que estas cosas no deben ya suceder en este país. Las anteriores comisiones hicieron un gran esfuerzo y una gran labor, pero entiendo que en el fondo siempre toparon con la simulación, uno de los grandes vicios de la vida en la República, de parte de quienes asesoraron a los directivos de Construcciones Prácticas y algunas otras empresas, haciendo triangulaciones de créditos para obtener un beneficio personal.

La ley admite mucha simulación y creo que la simulación es lo más difícil de probar.—¿Qué piensa sobre los que dicen que si hay algo, que se llegue al fondo, pero si no hay nada, tener valor para decirlo?—Yo no prejuzgaría en absoluto sobre este asunto. El hecho es contundente: los señores Bribiesca, que eran jóvenes de fortunas muy modestas, en el sexenio pasado adquirieron unas fortunas enormes y este hecho es justamente el que tiene indignada a la sociedad, porque dichas fortunas al vapor en este país, tan golpeado por la pobreza y la desigualdad, son verdaderamente ofensivas e inusitadas; eso es un hecho.

Pero admite que el problema básico es probar, y que ahí está la clave.

“Probar la ilegalidad de las acciones de enriquecimiento, por esto no estoy de acuerdo... pero obviamente todavía es muy prematuro hacer un juicio de esta naturaleza, en primer lugar, ante hechos que la sociedad percibe como evidencias de que hay una riqueza desmesurada en unos jóvenes que tenían tal vez un simple Vocho y salieron del sexenio en jet”, opina.

—Esta es la tercera comisión que se crea. ¿Cuál es su pronóstico? ¿Se corre el riesgo de que se cree una cuarta comisión o una quinta?

—Efectivamente se puede correr ese riesgo, pero yo tengo mucha confianza que un trabajo profesional de la comisión, muy objetivo y dentro de la ley, nos lleve a algunas conclusiones donde aparezcan los responsables de esas acciones. No digo culpables porque no es la instancia para declarar culpabilidades, sino simplemente para establecer responsabilidades que serán motivo del conocimiento de las autoridades jurisdiccionales o algunas otras.

Dijo tener confianza en que se desarrolle bien este asunto y se llegue a conclusiones de responsabilidad.Destaca un ánimo benéfico y democrático por el apoyo que han mostrado algunas dependencias oficiales para coadyuvar en el caso.

“Creo que las anteriores comisiones estuvieron inhibidas por el poder presidencial, y hoy como ya no existen estos compromisos, los actores son distintos, hay un nuevo gobierno que ha señalado que no va a solapar la corrupción ni la impunidad en ningún caso”, dijo.

Según Cárdenas, hay un espíritu de colaboración distinto de las autoridades en relación con las anteriores comisiones, “que tuvieron que luchar contra decisiones de muy alto nivel, por no decir presidenciales”.

Pero asegura que esta vez sí lograrán avances para demostrar que los hermanos Bribiesca utilizaron el poder presidencial y el de Marta Sahagún para enriquecerse.

—¿No teme usted al poder de Marta Sahagún?

—No, realmente no tengo ningún temor de la señora, porque ella en primer lugar creo que está en su derecho de defender a sus hijos, pero en lo que no tiene derecho es en verter amenazas contra la autoridad, y si yo estoy en una posición de actuar en forma imparcial, objetivo y legal, no tengo por qué tener miedo al poder de Marta Sahagún, si es que todavía tiene algún poder.

—¿No teme alguna represalia legal o denuncia?

—No, y si la interpone simplemente la contestaríamos. No tengo ningún temor, ni de ella (Marta Sahagún) ni de nadie.

—¿Esto quiere decir que la comisión no se va a amedrentar?

—No, no, de ninguna manera, no soy un hombre valiente pero no soy un hombre de temores...

—¿Hay riesgo de repetir estos episodios en este sexenio?

—Sí se corre el riesgo porque el aparato basado en la corrupción, burocracia y en la discrecionalidad, que se mantenía, no ha sido desmontado, se sigue operando con las mismas reglas que operaron en los regímenes priístas, no ha habido diferencias.

En su opinión, el presidente Felipe Calderón no tiene hijos de la edad de los Marta Sahagún, pero hay que tener cuidado también con los hijos políticos, con los amigos, con los leales y con toda esta gente interesada en hacer negocios que rodea al poder.



PUBLICIDAD